El mayor problema enérgetico de México es la caída de la producción de petróleo. La empresa estatal en la que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador quiere sostener la industria enérgetica del país, es una de las menos productivas y una de las más endeudadas del mundo. ¿Qué hacer? Hay que decir adiós al petróleo.


Geología, dinero y política

Juan E. Pardinas

Viento y sol: Los nuevos dioses energéticos

Manuel J. Molano

Energías renovables: El futuro ahora

Rafael Cabrera

Ilustración: Víctor Solís