Hace añares me volví feminista y ya entonces, en el horizonte de la emancipación social, muchas personas luchaban en pos de la libertad sexual y los derechos reproductivos para las mujeres. Hoy, cuando recuerdo aquel pasado y levanto la vista, muy a mi pesar veo tan sólo complicidades de los políticos y empresarios con el clero. Abatida por la ausencia de lo que yo presumía que debería estar ocupándonos ahora, me pregunto: ¿qué nos deparará todavía el futuro?

Ilustración: Kathia Recio

Pues bien, y a riesgo de resultar pesimista, les confieso lo siguiente: lo que veo y entreveo es un panorama cada vez más deprimente y peligroso. Si en este país, ¡en pleno siglo XXI!, cada día se embarazan más adolescentes, incluso niñas de 9 y 10 años, ¿cómo es posible que no se haya podido llevar a cabo una indispensable y urgente educación sexual en las escuelas? ¿Será para evitar que la Asociación Nacional de Padres de Familia se alebreste? Aventuro, como probablemente ustedes también, la descorazonadora respuesta. Del mismo modo, ¿por qué no se difunde y se sigue obstaculizando la anticoncepción de emergencia, cuando supuestamente esa batalla —tan heroicamente dada por Julio Frenk— ya había sido ganada? ¿Dónde se ha visto que los derechos, una vez adquiridos, deban ser reconquistados nuevamente? A falta de una mejor respuesta, supongo que, por un lado, para mantener contento y tranquilo al Episcopado; y por otro, porque nuestro gobierno desprecia la mayoría de edad de la ciudadanía. ¿Por qué la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA) sigue necia en solo “prevenir” y se niega a “remediar” con la interrupción legal del embarazo? Conjeturo que porque el aborto sigue viéndose como una interferencia diabólica en lo que las Iglesias consideran el destino “natural” de las mujeres: “ten todos los hijos que Dios te mande”. ¿En qué lógica cabe que el Partido Revolucionario Institucional, que votó en 2007 la despenalización del aborto en la Ciudad de México, prohíba ahora a los hospitales federales y las clínicas del IMSS y el ISSTE ubicadas en esta misma ciudad realizar la interrupción legal del embarazo? Tal parece que su lógica, tristemente electorera, coincide con la de las televisoras, que no abren sus espacios para un debate público sobre estos problemas pues a los empresarios tampoco les interesa pelearse con los obispos. Y ya mejor ni hablo de los obstáculos para la reproducción asistida que enfrentan parejas lesbianas y homosexuales, porque mi desolación no haría sino aumentar.

Además de ser pesimista, como se puede notar, estoy enojada y decepcionada. Si en algún momento creí que ya estaba claro el lugar que las creencias religiosas debían ocupar en un Estado laico, hoy veo con espanto que el poder eclesiástico, católico y evangélico, avanza rampante y sin pudor sobre el laicismo en la vida pública. Y lo más reprobable es que lo hace financiado por no pocos “grandes empresarios” que deberían, en vez, ser ejemplo de civilidad laica para el cambio que este país precisa. Con desaliento miré, por ejemplo, cómo Andrés Manuel López Obrador nombró al empresario “provida” Alfonso Romo para “coordinar” su proyecto de nación, y hoy me aterra su nefasta alianza con el Partido Encuentro Social. Me indigna que el PRD se una con el PAN en un Frente que indudablemente no defenderá la agenda de libertades sexuales y reproductivas. Y, para rematar este cuadro grotesco, con frustración advierto que todos los aspirantes a la presidencia evitan nombrar siquiera importantes asuntos de interés social como los derechos de las personas LGBTTIQ, el comercio sexual y la interrupción legal del embarazo.

¿Qué puede venir? No lo sé. En cualquier caso, no se me hace difícil imaginar a los evangélicos del Partido de Encuentro Social armando una bancada parlamentaria para competir con la bancada católica del PAN. Imagino también a más adolescentes obligadas a parir, y a dejar sus estudios, y a mujeres en otros estados de la República corriendo riesgos por no poder abortar legalmente. Avizoro igualmente, sin mucho esfuerzo, los dolores y contratiempos de las lesbianas, los homosexuales y las personas transexuales para hacer valer sus derechos ciudadanos. O sea, entreveo el triunfo del fanatismo religioso sobre los principios democráticos de respeto por la libertad ajena.

Por si esto no resultara ya de por sí suficiente, y para colmo de mi depresión más personal, también entreveo a una generación de jóvenes feministas, hartas de una violencia sexual que aumenta, reaccionar enardecidas con odio e intolerancia. Ciegas a su propia misandria, y haciendo oídos sordos a la parte de violencia que también afecta a los hombres, ven en todo una conspiración misógina. Encuentran violencia en todas las expresiones del comercio sexual y hasta viven los piropos y las insinuaciones sexuales como acoso. ¡Ay, el nuevo puritanismo!

Desde el movimiento en que sigo inserta, veo con gran preocupación un avance de esas posiciones mujeristas, que visualizan a todas las mujeres como “víctimas” y a todos los hombres como potenciales victimarios. Esas creencias esencialistas del mujerismo, que no es sino otra forma de fundamentalismo, pervierten el anhelo libertario del feminismo.

Hace años un amigo cercano me dijo que por qué no dejaba el activismo feminista y me dedicaba a “cultivar mi jardín”. He de ser masoquista porque no he podido hacerlo.

 

Marta Lamas
Antropóloga. Directora de la revista Debate Feminista y profesora-investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM. Acaba de publicar Fulgor de la noche. El comercio sexual en las calles de la Ciudad de México.

 

5 comentarios en “Masoquista y sin jardín

  1. Estoy 80 % de acuerdo con lo que dices.
    Algo en lo que no coincido es en la promoción de la pastilla de emergencia que muchas niñas y adolescentes se autoprescriben sin saber usarla, la consumen como si fueran dulces, sin conocerlas o informarse de los riesgos.
    Se necesita Educación Sexual Integral !!!

  2. Los análisis sobre los avances del conservadurismo y su impacto en los procesos políticos tienen ya varios años. Desde la década de los noventa se han producido distintos textos que dan cuenta de ello. En México, desde el gobierno de Calderón el PAN asumió un liderazgo para imponer su ideología en toda la región latinoamericana. Y no, no se enfrentarán evangélicos y católicos, porque están unidos en la misma lucha. Sería importante tener una mirada más amplia y valorar lo que está sucediendo en América Latina y Europa para comprender mejor el panorama.

  3. Las consecuencias de vivir la captura corporativa del estado con empresarios mochos :(

  4. El dilema es que una prentende preservar sus ideales llevandolos al campo de una realidad compleja. Es una profunda reflexion que hace Marta Lamas ante la evidencia cada vez mas indignante que acontece en Mexico. Lo que se ha ido ganando con lucha y diversos movimientos pareciera que se se ve ensombrecido por una epoca decimononica y cerrada a cualquier tipo de libertad.

  5. Marta, gracias por tu inteligente y ya muy necesaria reflexión sobre los movimientos “mujeriles” que desvirtuan la lucha contra la violencia y por la libertad de las mujeres