canetti

Canetti anheló toda su vida escribir un libro contra la muerte. Pero ese libro no fue escrito, y es en sus múltiples apuntes donde dejó su rastro. El libro contra la muerte (Galaxia Gutenberg) reúne por primera vez, ordenados cronológicamente de 1942 a 1994, los apuntes de Canetti sobre la muerte, tanto los publicados como los inéditos. Presentamos un texto incluido en este volumen de reflexiones luctuosas.


Los propios años, como reintegro para los demás. Alguien regala a otras personas, cuyo valor intuye, algunos años de su vida para que prolonguen las suyas. Le han vaticinado una larga vida, sabe que llegará a cumplir cien años. Entonces decide enterarse, viajando e informándose a fondo, de quiénes necesitan sus años. Los reparte con mucha cautela y parsimonia, nunca muchos ni demasiado pocos; es una profesión agotadora. Durante el tiempo que se reserva para vivir, tiene que decidir cuál es la mejor forma de utilizar lo que sacrifica. Pronto se propaga la noticia de su extraña dedicación. Él mismo cae en manos de especuladores que quieren hacer dinero a costa de sus años. Intentan persuadirlo del valor de la vida de sus clientes, de su importancia y de su utilidad para los demás; pero en realidad se trata de mujercitas viejísimas y ridículas, que tienen mucho dinero y están ávidas de vivir unos cuantos añitos más. Los especuladores producen, pues, personas importantes, ya que al benefactor, un personaje puro, lo último que le interesa es el dinero. El limitado número de sus años hace que éstos sean cada vez más valiosos; cuanto menos le quedan, tanta más gente se afana por disfrutar de ellos. Surgen una especie de acciones o títulos secretos que circulan de mano en mano y alcanzan cotizaciones absurdas. Los que habían recibido años antes de que los especuladores interviniesen son ahora buscados y presionados de todas las maneras para que cedan sus derechos. Los años se dividen en meses y en semanas. Aquellos que han adquirido venalmente sus derechos fundan una asociación, con presidencia y elecciones, cuyo cometido principal es vigilar el momento en que al benefactor se le acabe el plazo de vida que le fijaron mucho tiempo atrás. A partir de entonces, les pertenecerá a ellos.

 

Elias Canetti
Escritor. En 1981 obtuvo el premio Nobel de Literatura. Autor de: La lengua absueltaLa antorcha al oídoEl juego de ojos, Auto de Fe y Masa y poder, entre otros libros.

Traducción del alemán de Juan José del Solar y Adan Kovacsics.

Texto establecido por Sven Hanuschek, Peter von Matt y Kristian Wachinger, con la colaboración de Laura Schütz.

Edición en español adaptada y anotada por Ignacio Echevarría.

literal-reparteanos