LÍDERES Y ACTORES POLÍTICOS

¿DÓNDE ESTABAN Y DÓNDE ESTÁN?

LOS LÍDERES

RAÚL ALVAREZ GARÍN

Nexos le encargó a Héctor de Mauleón —reportero del diario La Crónica y autor de! libro de cuentos La perfecta espiral—que confeccionara una guía biográfica de los líderes y las autoridades de gobierno que vivieron el 68. Para ampliar el panorama, le encargo lo mismo con el gabinete del presidente Ernesto Zedillo y con los actores políticos de hoy. Así que dónde están los que estuvieron en 68 y dónde estaban los que protagonizan el 98.

Se le considera uno de los dos autores de la idea que propició la creación del Consejo Nacional de Huelga. En 1968 tenía 27 años de edad; había pasado por la Facultad de Ciencias de la UNAM y cursado la licenciatura en Físico-matemáticas en el IPN. Detenido el 2 de octubre, y acusado de daño en propiedad ajena, sedición, asociación delictuosa, robo, invitación a la rebelión, homicidio y lesiones, entre otros delitos, consideró su proceso tan aberrante que durante su estancia en la cárcel propuso la formación de los grupos de trabajo que elaboraron el libro Los procesos del 68, que junto con el de Elena Poniatwoska y Luis González de Alba se constituyó en elemento central para la liberación de más de doscientos estudiantes detenidos. En Lecumberri formó parte de varios grupos de estudio, las autoridades penitenciarias terminaron por nombrarlo “mayor” de la crujía C.

En 1972, poco después de salir de la cárcel, lanzó junto con Adolfo Sánchez Rebolledo, Rolando Cordera y José Blanco, entre otros, el primer número de la revista Punto Crítico, que dirigió por varios años. En 1988 tomó parte en la fundación del PRD. partido del que fue diputado.

Actualmente es editor de la sección Laboral y Sindical del semanario Corre la Voz.

Sócrates Amado Campos Lemus—

Aunque en 1968 tenía sólo 22 años de edad, había desfilado por una amplia gama de organizaciones políticas, entre la que figuraba la Juventud Comunista. Durante el movimiento estudiantil fungió como delegado de la Escuela Superior de Economía del IPN. El 2 de octubre estuvo en la Plaza de las Tres Culturas. Cuando una bengala roja partió en dos el firmamento, se apoderó de un micrófono. Gritó: “¡No corran, compañeros! ¡Es una provocación!”. Al segundo siguiente comenzaron a escucharse los primeros tiros. El Batallón Olimpia lo detuvo en el Edificio Chihuaha. Recibió tortura en el campo militar, proporcionó nombres y datos acerca de los líderes del CNH. Por una declaración publicada el 6 de octubre de 1968, en laque afirmó que el movimiento estudiantil disponía de “columnas armadas de seguridad”, fue llamado “mentiroso y delator”, cargos que negó siempre.

En enero de 1969, sin embargo, firmó una carta —dada a conocer recientemente— en la que apeló al “alto sentido patriótico y grandeza de alma” del señor Presidente Díaz Ordaz. a quien ofreció, a cambio de su libertad, organizar “un acto público de desagravio y solidaridad con usted, en unión de todos nuestros compañeros”. Permaneció en Lecumberri hasta 1971. Tiempo después coordinó el Plan Huicot durante el gobierno de Luis Echeverría, fungió como delegado del FONAFE en Zacatecas y dirigió la Casa de Artesanías del Estado de Hidalgo.

Actualmente es articulista político de la revista Impacto.

LUIS Tomás Cervantes Cabeza de Vaca

Delegado de la Escuela de Agricultura de Chapingo ante el Consejo Nacional de Huelga (CNH), tenía 25 años de edad en 1968 y era señalado como uno de los líderes más radicales del movimiento estudiantil. Entre otras cosas, se le acusaba de haber izado una bandera rojinegra en pleno Zócalo, lo que provocó, días más tarde, que las autoridades organizaran un acto público de desagravio. El 27 de septiembre de 1968, después de un mitin en Tlatelolco, cayó en manos de la policía y fue enviado al Campo Militar Número Uno, donde sufrió tortura y varios simulacros de fusilamiento. Preso en Lecumberri —acusado de una docena de delitos—, un celador le hizo borrar con la lengua un letrero que decía “Chingue a su madre el asezino Díaz Ordaz” (sic). Salió de prisión en 1971.

Tres años más tarde entró a trabajar en Conasupo, bajo la dirección de Jorge de la Vega Domínguez, que en 1968 había sido representante del gobierno ante el movimiento estudiantil. De ahí pasó a ocupar un cargo en la subsecretaría forestal: estuvo dos años en la selva lacandona, donde el general José Hernández Toledo lo detuvo y acusó de tráfico de armas. Fungió durante un tiempo como consultor de la Sedesol. Imparte clases en la Universidad de Zacatecas.

Roberto Escudero

Estudio Filosofía y tuvo una militancia espartaquista que lo acercó mucho a José Revueltas y al pensamiento marxista radical. No haber estado en Tlatelolco el 2 de octubre lo salvó de la cárcel. Así que enfrentó el derrumbe del CNH y el levantamiento de la huelga. Después ha sido maestro universitario en la UAM-Xochimilco y editor de varias revistas. Es profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Pablo Gómez Alvarez

Aquella tarde del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas, pensó que no llegaría a cumplir los 22 años. Era presidente de la sociedad de alumnos en la Facultad de Economía y desde los diecisiete militaba en el Partido Comunista. Cuando los “manos blancas” del Batallón Olimpia abrieron fuego a mansalva contra la multitud que enloquecía en la Plaza, intentó buscar una salida en la amplia terraza del tercer piso del Edificio Chihuahua, desde donde los oradores habían pronunciado sus discursos. Antes de refugiarse en un departamento del quinto piso vio a varios compañeros, con peor suerte que la suya, caer bajo el fuego asesino. Las balas rompían los cristales, despedazaban las cortinas, hacían llover pedazos de yeso. Estaba tirado en el suelo cuando lo agarraron los agentes. Permaneció, como los otros, preso durante más de dos años en el penal de Lecumberri.

Al salir de la cárcel ingresó en el Comité Central del PC y más tarde fue líder nacional del PSUM. Se graduó como economista en 1975. Desde entonces ha sido diputado federal en tres ocasiones. Es miembro del Consejo Nacional del PRD y diputado federal.

Luis González de Alba

Le decían El Lábaro: era estudiante de psicología en la UNAM y presidente de la Sociedad de Alumnos. Cuando el Batallón Olimpia irrumpió en el Edificio Chihuahua, masticó las páginas de su agenda. El “mano blanca” que lo detuvo le quitó los zapatos. Vio cómo a otros compañeros los dejaban sin ropa. Pensar que los militares hacían esas cosas para evitar que los estudiantes pudieran escaparse, le pareció ridículo. Por eso, cuando le leyeron los veinte delitos por los que finalmente habrían de sentenciarlo, le dijo al secretario del juzgado: “Ponga otro delito en mi lista: faltas a la moral en la vía pública por andar en cueros”. Nadie celebró el chiste. Tendido sobre los pasillos del Edificio Chihuahua había visto correr un río de sangre y se tocó el pecho porque pensó que él era el herido. Una noche, oyó tiros en el campo militar. Preguntó qué estaba ocurriendo. Le dijeron: “Estamos matándolos, ahorita sigues tú”. Durante el tiempo que permaneció en Lecumberri escribió una novela testimonial, Los días y los años, que se convirtió en un texto imprescindible para la comprensión del movimiento estudiantil.

Después del 68 ha ejercido la docencia universitaria, la divulgación científica, la literatura, y el periodismo: fue colaborador de los diarios Unomásuno y La Jornada y actualmente es articulista del periódico La Crónica.

Gilberto Guevara Niebla

Se afirma que por iniciativa suya —y del ex estudiante politécnico Raúl Alvarez Garín— el 2 de agosto de 1968 se creó formalmente el Consejo Nacional de Huelga. Como representante de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UNAM. Guevara Niebla estaba en el tercer piso del Edificio Chihuahua aquella tarde de principios de octubre en la que se perpetró la matanza. Desde su posición, sin embargo, le era imposible advertir la maniobra que estaba realizando el ejército y durante los primeros minutos el pánico de la multitud le pareció inexplicable. Vio solamente una gigantesca ola humana que rebotaba a uno y otro lado de la Plaza. Cuando volvió el rostro, encontró frente a sí el cañón de una ametralladora. Un militar le destrozó el esternón de un culatazo. Con las manos en alto y la nariz pegada a la pared, se le prohibió volver la cara mientras abajo el tiroteo y los gritos iban cobrando intensidad. Preso en Lecumberri, no tardó en comprender que su generación había quedado marcada por la sombra de la violencia y de la derrota —según afirmaría más tarde.

Al salir de prisión realizó un posgrado en Educación en París, y poco después un doctorado en Londres. Maestro universitario, Guevara Niebla fungió durante algunos meses como subsecretario de Educación Pública, durante el sexenio anterior.

Actualmente dirige la revista Educación 2001 y el Instituto Mexicano de Investigaciones Educativas.

Salvador Martínez della Roca

El 27 de agosto de 1968 más de 400,000 personas se congregaron en el Zócalo para exigir el cumplimiento del pliego petitorio que el CNH había dado a conocer semanas atrás. Al día siguiente. Salvador Martínez della Roca, El Pino, fue detenido junto con otros diez estudiantes por la policía. Los diez alumnos fueron dejados en libertad en diciembre de ese mismo año, pero El Pino permaneció en Lecumberri dos años, seis meses y nueve días. Durante su estancia en la cárcel hizo deporte y, gracias a los grupos de estudio organizados por Luis González de Alba, Raúl Alvarez Garín y Eduardo Valle, entre otros, se educó políticamente como militante de izquierda.

Al obtener la libertad estudió antropología, cursó una maestría y también un doctorado en sociología. Trabajó en la Universidad de Guerrero, fue miembro fundador de la revista Punto Crítico y formó la agrupación “Convergencia Comunista Siete de Enero”. Fungió más tarde como jefe del Departamento de Difusión del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Es delegado de Tlalpan en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas.

Marcelino Perelló

Representante de la Facultad de Ciencias ante el CNH, y militante de la Juventud Comunista, Marcelino Perelló se contó entre los pocos líderes estudiantiles que no fue arrestado tras los sucesos ocurridos el dos de octubre en Tlatelolco. Había pasado esa tarde, diría después, escondido en un departamento al sur de la ciudad. Al tener noticia de la matanza se refugió en el domicilio de Andrés Caso Lombardo, que junto con Jorge de la Vega Domínguez figuró como representante del gobierno en las pláticas con el CNH: ahí ofreció una conferencia de prensa en la que afirmó que “en un principio los soldados habían disparado balas de salva”. Esta y otras actuaciones más o menos públicas —en las que solicitó que los estudiantes regresaran a clases— pusieron en entredicho su imagen. Perelló era distinguible porque se desplazaba en una silla de ruedas; esa fue la razón por la que. en la puerta del periódico E.xcélsior, la policía confundió al escritor Juan García Ponce con él, y lo trasladó a Tlaxcoaque.

A principios de 1969. “con la ayuda de diferentes grupos”, cruzó la frontera por Tijuana y permaneció más de diez años en el extranjero: primero en Rumania, y luego en España. Volvió a México en 1985 como investigador y profesor de Matemáticas de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Desde hace años imparte clases en la UNAM, y es director de Difusión Cultural de la Facultad de Ciencias.

Ayax Segura Garrido

Era representante de la Escuela Normal Oral. Se afirma que estuvo detenido en el Campo Militar número 1. y que ahí se le mostraron fotografías de su esposa y sus hijos para obligarlo a declarar lo que los militares deseaban. Fue uno de los líderes más cuestionados del movimiento: siempre se sospechó que filtraba información a la policía política del gobierno.

En 1978 seguía siendo “estudiante” en la UAM Azcapotzalco, donde se le consideraba provocador y agente policiaco. En realidad, había ingresado desde tiempo atrás a la dirección de Asuntos Políticos de la Secretaría de Gobernación, como agente especial. Actualmente vive en Aguascalientes y. al parecer, está relacionado con El Barzón.

Eduardo Valle Espínoza

Una miopía galopante le valió el apodo de El Buho. En 1968 tenía 21 años de edad: fue uno de los tres representantes de la Facultad de Economía ante el Consejo Nacional de Huelga. El 2 de octubre, cuando la metralla comenzó a caer sobre la Plaza de las Tres Culturas, logró colarse en un departamento del Edificio Chihuahua. Ahí, con las ropas mojadas —las balas habían destrozado las tuberías— fue detenido por los “manos blancas” del Batallón Olimpia. Un militar le rompió los lentes para dejarlo “doblemente preso”. El Búho comenzó a temblar y entonces alguien le dijo: “No tiembles, mano, no se lo merecen”. Fue torturado en el campo militar y remitido, bajo veinte cargos, al Palacio de Lecumberri. Alcanzó la libertad con la amnistía de 1971.

Tres años más tarde comenzó a impartir clases en la UNAM y aceptó un cargo de asesor del entonces subsecretario de Hacienda. Fue militante del PMT. el PMS y el PRD, y también secretario general de la Unión de Periodistas Democráticos. Diputado plurinominal entre 1985 y 1989, durante parte del sexenio salinista fungió como asesor del procurador general de la República. Jorge Carpizo. Después de denunciar la venta de plazas en la PGR y realizar investigaciones que vinculaban el tráfico de drogas con las altas esferas del poder, huyó del país.Vive en algún lugar de los Estados Unidos.

El gabinete de Díaz Ordaz

Gustavo Díaz Ordaz

Tenía cincuenta y tres años cuando alcanzó la Presidencia de la República, y cincuenta y siete cuando se desató el movimiento estudiantil. A finales de julio de 1968 había ofrecido su “mano tendida” a los estudiantes. Poco después la retiró porque, según Heberto Castillo, “estaba enfermo de autoritarismo y los estudiantes lo ponían verde”. Pasado el 2 de octubre asumió, “íntegramente, la responsabilidad personal, ética, social, jurídica, política e histórica” por la matanza de Tlatelolco. El 12 de abril de 1977, al ser nombrado embajador de México en España, afirmó ante un grupo de periodistas: “Mis manos están limpias de sangre”. Y preguntó: “

¿Dónde están los cientos, los miles de muertos, señores periodistas?”. Murió de cáncer en 1979.

Antonio Carrillo Flores

Secretario de Relaciones Exteriores de Gustavo Díaz Ordaz. tuvo que justificar ante el mundo los hechos ocurridos el 2 de octubre. En 1971 fue nombrado director del Fondo de Cultura Económica, y un año más tarde ingresó en El Colegio Nacional. En 1972 se le designó embajador de México en la URSS. Volvió al país en 1979 para recibir una curul en la Cámara de Diputados. Durante su estancia en Moscú escribió un libro titulado “¿Qué son los derechos del hombre?”. Murió en 1986.

Andrés Caso Lombardo

Representante presidencial ante el movimiento estudiantil, era en 1968 presidente de la Comisión de Recursos Humanos y Reforma Administrativa del PRI, y gerente de personal de Petróleos Mexicanos. Tras el 68 fue nombrado oficial mayor de la Secretaría de Obras Públicas, en donde permaneció hasta 1976. Después fue director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares y. de 1982 a 1986. de Ferrocarriles Nacionales de México. Fue el primero de los dos secretarios de Comunicaciones y Transportes que tuvo el gobierno salinista. Fue sustituido por Emilio Gamboa.

Alfonso Corona del Rosal

En 1968 tenía sesenta años, y apenas dos al frente del Departamento del Distrito Federal. Abogado y militar de larga trayectoria —miembro del comité de propaganda durante la campaña de Manuel Ávila Camacho. diputado federal, secretario del Trabajo en el DDF, y presidente del CEN del PRI—, aspiraba seriamente a suceder a Díaz Ordaz en la presidencia de la República. Como regente capitalino le tocó iniciar las obras del metro, pero también solicitar la intervención del ejército para que éste reprimiera el movimiento estudiantil. A resultas de aquella petición, la madrugada del martes 30 de julio tanques ligeros y jeeps provistos con bazukas sitiaron la zona de San Ildefonso y volaron la puerta de la Preparatoria 1: un comando especial entró a bayoneta calada en aquel recinto. Según algunos cálculos, la refriega dejó cuatrocientos lesionados y más de mil detenidos. “Fue el tronido de un cartucho de salva lo que asustó a los estudiantes”, afirmaría después Corona del Rosal. Y añadiría: “Reprobamos siempre que un policía o granadero penetre en los planteles educativos. Lo tiene terminantemente prohibido y lo tendrán” (sic). Con la misma facilidad verbal, el hombre que soñó con gobernar a México aseguró en una entrevista concedida veinticinco años más tarde: “Todos los cuentos que se han hecho del 68, libros, fantasías, son puro cuento”.

Tras la manifestación del 27 de agosto, en la que los estudiantes izaron una bandera rojinegra en el Zócalo, convocó a las “fuerzas vivas” a un acto de desagravio. Pero los burócratas lo abuchearon. El regente los desalojó con tanquetas y balazos. Aunque se mantuvo en el cargo hasta el fin del sexenio diazordacista, los saldos del movimiento estudiantil lo alejaron no sólo de la presidencia, sino también de la función pública. Antes de abandonar el cargo, dejó a la ciudad un nuevo legado: el grupo paramilitar conocido como Los Halcones. En 1986, en un solemne acto, el PRI le impuso la medalla al Mérito Revolucionario.

Luis Cueto

Militar de carrera, Luis Cueto nació en el lejano año de 1901. Durante la administración de López Mateos había ocupado por primera vez la jefatura de policía del Distrito Federal. En 1965 Díaz Ordaz lo llamó para repetir en el cargo. Después de la manifestación multitudinaria del 26 de julio de 1968, que culminó en el Zócalo con un enfrentamiento entre estudiantes y granaderos, alumnos de las diversas escuelas del IPN solicitaron, a través de un pliego petitorio, su renuncia. El gobierno lo sostuvo en el cargo, sin embargo, hasta 1969. No volvió a saberse de él hasta su muerte, ocurrida en 1977.

Jorge de la Vega Domínguez

Representante de Díaz Ordaz durante las pláticas con la dirigencia del movimiento estudiantil, el miércoles 2 de octubre, a las nueve de la mañana, sostuvo una reunión con algunos líderes del CNH. Mientras el otro representante gubernamental, Andrés Caso Lombardo, pedía a los estudiantes sentarse a platicar como amigos. De la Vega Domínguez se limitó a mirarlos “con sus fríos ojos azules”, y dijo que el gobierno no estaba dispuesto a aceptar condiciones de ninguna especie. Cuando el estudiante de Ciencias Biológicas Gilberto Guevara Niebla sostuvo que líderes y negociadores no podían tratarse como amigos. De la Vega sonrió: “Se han puesto los puntos sobre las íes —dijo—. Ahora sí han marcado una línea con la que estoy totalmente de acuerdo”. Ocho horas más tarde, las balas caían sobre la Plaza.

Director de la Escuela Superior de Economía del IPN. cargo que desempeñó entre 1963 y 1965. después del 68 De la Vega dirigió el IEPES del PRI. Tenía frente a sí una larga trayectoria política: después de pasar por CONASUPO. gobernó Chiapas de 1976 a 1977, y fungió como secretario de Comercio durante el resto del gobierno de José López Portillo.

También fue presidente del CEN del PRI entre 1986 y 1988. y secretario de Agricultura y Recursos Hidráulicos en tiempos de Salinas de Gortari. Lo sustituyó en el cargo Carlos Hank González.

LUIS Echeverría Alvarez

Ocupaba la cartera de Gobernación desde 1963. A los cuarenta y siete años de edad se le consideraba el miembro más gris del gabinete diazordacista. No se ha aclarado nunca su relación con los sucesos del 2 de octubre. Aunque liberó a los presos políticos del 68, intentó ganarse a los intelectuales y puso en práctica una política de acercamiento a las universidades, la “apertura democrática” por la que propugnó al ocupar él mismo la Presidencia de la República, nunca se llevó a cabo: en junio de 1971 hizo sofocar a sangre y fuego una nueva manifestación de estudiantes. En 1976 se convirtió en presidente del Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo. Entre 1977 y 1980 fue embajador de México en la UNESCO, Australia, Nueva Zelanda y Fiji. Actualmente tiene setenta y seis años de edad. Este año, ante una comisión de diputados, declaró su nula responsabilidad en los sucesos de 1968.

Marcelino García Barragán

Militar desde 1913, Gobernador de Jalisco de 1943 a 1947, Marcelino García Barragán era en 1968 secretario de la Defensa Nacional. Cuando el ejército tomó las instalaciones de Ciudad Universitaria y se suscitaron varios enfrentamientos entre civiles y militares, se justificó con esta frase: “Los estudiantes recriminaron a la fuerza pública y las tropas ya no están para aguantar casos como éstos”. Alrededor de los sucesos de Tlatelolco declaró en una entrevista: “El 2 de octubre la acción de los provocadores llegó a su máximo grado de maldad y el ejército fue agredido por gente que estaba dispuesta a llevar las cosas hasta las situaciones extremas que llegaron (sic), y fueron ellos los únicos responsables del derramamiento de sangre”. Siempre le fue leal al Presidente. Le confió alguna vez al periodista Julio Scherer: “Si el soldado discrepa del Presidente en cuestiones fundamentales, se aparta y se le enfrenta con lealtad. Pero si está a su lado, a su lado se mantiene pase lo que pase”. Marcelino García Barragán murió en 1979.

Juan Gil Preciado

Antiguo maestro normalista y mayor del ejército tras la revolución, Gil Preciado gobernó Jalisco de 1959 a 1964. En 1968 rondaba los sesenta años de edad y fungía como secretario de Agricultura. No volvió a tener cargos.

José Hernández Toledo

Nacido en 1919, comandó el batallón de fusileros paracaidistas que masacró a la multitud el dos de octubre. Durante la refriega, una bala perdida lo alcanzó en la espalda. “Si quieren sangre, aquí está la mía”, dijo desde su cama en el Hospital Militar. Hernández Toledo había dirigido el asalto a la Preparatoria 1. Tenía experiencia en esa clase de tareas: en 1965 coordinó el ataque al cuartel de Ciudad Madera, Chihuahua, y poco después el asalto a las universidades de Sonora y Michoacán. En los años posteriores al 68 ocupó la jefatura de diversas zonas militares —Tampico, Saltillo, Tuxtla Gutiérrez y Oaxaca— y hasta 1986 fue director general de Personal de Ejército y Fuerza Aérea en la SEDEÑA. Comandó, por otra parte, la Fuerza de Tarea Cóndor Uno contra la siembra y tráfico de enervantes.

Emilio Martínez Manatou

Era, en 1968, secretario de la Presidencia. Tres días después de la matanza de Tlatelolco asistió a una reunión con los representantes de los medios de comunicación. Ahí acusó al director de Excélsior, Julio Scherer, de traicionar con su política editorial a México y al Presidente, y suplicó a los directores de los diarios posponer las querellas hasta el fin de las Olimpiadas. “La factura la cobran terminados los Juegos”, dijo. Los periodistas celebraron el chiste a carcajadas. Durante el gobierno de López Portillo fue designado como secretario de Salubridad y Asistencia. Entre 1981 y 1987 pasó a gobernar el estado de Tamaulipas.

Antonio Ortiz Mena

En 1968, el autor del plan conocido como “Desarrollo Estabilizador” repetía en el cargo de secretario de Hacienda, que había ejercido por primera vez durante el sexenio de López Mateos. Al terminar el sexenio diazordacista. Ortiz Mena se fue a presidir durante dieciséis años el Banco Interamericano de Desarrollo. En 1986 fue elegido para dirigir el BID durante un nuevo periodo. No aceptó. Y en 1988 fue director general de

BANAMEX.

José Antonio Padilla Segura

Ingeniero electricista por el IPN, del que fue director entre 1962 y 1964, Padilla Segura fungió durante la administración de Díaz Ordaz como secretario de Comunicaciones y Transportes. Después del 68 fue director de Altos Hornos de México. Se desempeñó como senador de la República entre 1982 y 1988, y como miembro de la Asamblea de Representantes entre 1988 y 1991.

Agustín Yáñez

Mientras José Revueltas se declaraba culpable de todos los delitos que el gobierno quisiera imputar a los estudiantes y era encerrado en el penal Lecumberri —donde escribiría su novela El apando—, Agustín Yáñez, autor de una de las más importantes novelas de la Revolución, guardó silencio en 1968. Flamante secretario de Educación Pública, no sólo no movió un dedo en favor de los estudiantes: instrumentó una política de represión administrativa contra los miembros de su dependencia que habían participado en el movimiento.

Miembro del PRI desde la juventud, el autor de Al filo del agua había gobernado su estado natal, Jalisco, y fungido como subsecretario de la Presidencia entre 1962 y 1964. Aunque después del 68 no tuvo cargos de importancia, se desempeñó como asesor de José López Portillo. A partir de 1973 presidió la Academia Mexicana de la Lengua. En 1977, un año después de la muerte de Revueltas, recibió el Premio Nacional de Letras; murió tres años más tarde.

El gabinete actual

Ernesto Zedillo Ponce de León

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. En 1968. hijo de un especialista en instalaciones eléctricas y una empleada pública, tenía 17 años de edad y cursaba el último año en la Escuela Vocacional Número 5. De acuerdo con uno de sus compañeros de aquella época, el contador público Leobardo Sánchez, Ernesto Zedillo tenía la figura desgarbada, la tez pálida y grandes ojeras. Se sabe que en aquel tiempo Zedillo vivía en la Unidad Kennedy, al oriente de la ciudad, y era un apasionado del jazz y la música de Los Beatles. Aunque no participó activamente en el movimiento estudiantil, según confesó él mismo a un reportero a finales de 1993, fue golpeado durante un enfrentamiento entre estudiantes y granaderos. En 1969, bajo un clima de represión, se inscribió en la Escuela Superior de Economía del IPN y trabajó como auxiliar de auditoría en el Banco del Ejército y la Armada. En 1971 comenzó a trabajar como investigador económico en la Secretaría de la Presidencia —que luego sería de Programación y Presupuesto—. Al año siguiente se graduó como economista y fue becado para estudiar en Bradford, Inglaterra. Una beca del CONACyT le permitió cursar estudios de maestría y doctorado en la Universidad de Yale. Después de desempeñar durante nueve años diversos cargos en el Banco de México, en 1987 se hizo cargo de la subsecretaría de Planeación y Control Presupuestal de la SPP. Un año más tarde fue designado titular de esta dependencia: de ese modo comenzó a recorrer el camino que lo llevaría hacia la Presidencia de la República.

Romarico Daniel Arroyo Marroquín

Secretario de Agricultura. En 1968 el actual secretario de Agricultura tenía veinticuatro años de edad y desde hacía dos fungía como jefe de Análisis del Centro de Cálculo de la Secretaría de Recursos Hidráulicos.

Herminio Blanco Mendoza –

Secretario de Comercio y Fomento Industrial. Durante el movimiento estudiantil de 1968 el jefe de la Negociación del Tratado de Libre Comercio, Herminio Blanco, cursaba la carrera de Economía en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, de donde se graduó en 1971 para ir a estudiar maestría y doctorado en la Universidad de Chicago. En 1978 se integró al equipo de asesores del secretario de Hacienda, David Ibarra, donde también trabajaba Jaime Serra Puche.

Julia Carabias

Secretaria del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca. En 1968 tenía catorce años. Participó en la creación del movimiento sindical de académicos en la UNAM. Es maestra en Ciencias.

Enrique Cervantes Aguirre

Secretario de la Defensa Nacional. Desde 1964 trabajaba como ayudante del entonces secretario de la Defensa, Marcelino García Barragán. Se ignora si desempeñó alguna comisión durante el conflicto estudiantil de 1968. Lo cierto es que, ese mismo año, fue enviado a Washington como ayudante del agregado militar de la Embajada de México.

Al iniciar el sexenio de Luis Echeverría fue nombrado jefe de instrucción del 27 Batallón de Infantería. En 1972, cuando la guerrilla de Lucio Cabañas entraba en su máximo periodo de efervescencia, se hizo cargo de la zona militar de Chilpancingo. Durante el sexenio de López Portillo se desempeñó como secretario particular de Félix Galván López, entonces secretario de la Defensa. El 13 de septiembre de 1993 pronunció el discurso conmemorativo del aniversario de los Niños Héroes. Desde entonces se entendió que sustituiría en la SEDEÑA al general Antonio Rivello Bazán.

Juan Ramón de la Fuente

Secretario de Salud. En 1968 tenía diecisiete años y estaba terminando el bachillerato. Al año siguiente se inscribió en la UNAM. donde cursó la carrera de medicina. Luego realizó una especialidad en psiquiatría en la Clínica Mayo de Rochester, en Minnesota, EU. Ahí obtuvo la Maestría en Ciencias e inició actividades docentes. Fue investigador del Instituto Nacional de Nutrición y del Instituto Nacional de Psiquiatría. En la UNAM trabajó de cerca con los rectores Guillermo Soberón y Jorge Carpizo. Desde 1991, hasta el momento de ser designado Secretario de Salud, fue director de la Facultad de Medicina.

Oscar Espinosa Villarreal

Secretario de Turismo. En 1968 tenía quince años de edad. En 1972 ingresó en la Facultad de Contaduría de la UNAM. Trabajó durante años como supervisor de agentes de seguros. No terminó la licenciatura sino hasta 1979. Al año siguiente llegó a ser director general de la Asociación Mexicana de Casas de Bolsa. En 1981 ingresó en la administración pública como asesor de la Comisión Nacional de Valores, dependiente de la Secretaría de Hacienda. Fue regente del departamento del Distrito Federal.

Arsenio Farell Cubillas

En 1968 tenía 47 años de edad: era profesor y consejero técnico de la Facultad de Derecho de la UNAM y catedrático de la Universidad Iberoamericana. También socio de Rodolfo Echeverría en un poderoso bufette de abogados con el entonces secretario de Gobernación. Luis Echeverría, había trabajado hasta graduarse. Al alcanzar el poder, el propio Echeverría lo hizo director general de la Comisión Federal de Electricidad. López Portillo lo nombró director del IMSS; Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, secretario del Trabajo y Previsión Social, cargo que ocupó durante doce años. Desde enero de 1996 es secretario de la Contraloría.

José Antonio González Fernández

En 1968 acababa de cumplir 18 años y estaba cursando el bachillerato. En 1975 se graduó con mención honorífica en la Escuela Libre de Derecho y realizó una maestría en Administración Pública y Finanzas en la Universidad de Warwick, Inglaterra. Ha ocupado más de veinte cargos en las secretarías de Gobernación. Hacienda. Educación Pública. Relaciones Exteriores y Salud. Diputado y miembro de la Asamblea de Representantes, fue procurador de Justicia del Distrito Federal entre 1995 y 1997. Tras un breve paso por el ISSTE se le nombró secretario del Trabajo y Previsión Social.

Rosario Green Macías

Secretaria de Relaciones Exteriores. En 1968 acababa de terminar un posgrado en la Universidad de Columbia —donde se especializó en Economía Internacional y Problemas Latinoamericanos—, así como un curso especializado en el Instituto para la Integración Latinoamericana, en Buenos Aires. A finales de ese año ingresó como profesora e investigadora en El Colegio de México, donde impartió cursos de economía internacional y problemas contemporáneos de América Latina.

José Angel Gurría Treviño

Secretario de Hacienda y Crédito Público. En 1968. el tamaulipeco José Angel Gurría tenía dieciocho años de edad, empezaba a cursar la licenciatura en la Escuela Nacional de Economía de la UNAM. y simultáneamente ingresaba en el servicio público como analista del área internacional de la Comisión Federal de Electricidad. A los veinte años se convirtió en secretario particular del director de Nacional Financiera. En 1973 viajó a Inglaterra para hacer una maestría en desarrollo económico y finanzas públicas en la Universidad de Leeds. y en 1975 hizo un diplomado en administración en Harvard, la misma universidad donde Carlos Salinas de Gortari cursaba su maestría en economía política y gobierno. Entre 1994 y enero de 1998 fue secretario de Relaciones Exteriores. Desde el cinco de enero de 1998 ocupa la cartera de Hacienda.

Francisco Labastida Ochoa

Secretario de Gobernación. A los 26 años de edad, en 1968. Francisco Labastida Ochoa poseía una larga trayectoria política. En 1962. dos años antes de egresar de la carrera de Economía —que cursó en la UNAM— había ingresado al gobierno federal como analista de la Secretaría de Hacienda.

en donde estuvo hasta 1965; de ahí, entre 1966 y 1967, pasó a ocupar la jefatura de la Oficina de Autotransportes de la SCT. En 1968, año del movimiento estudiantil, fue nombrado jefe del Departamento de Bienestar Social de la Secretaría de la Presidencia, donde desempeñó diversos cargos. En 1979 su carrera política dio el primer salto importante: fue nombrado subsecretario de Programación en la SPP, donde sirvió bajo las órdenes de Miguel de la Madrid. Durante la administración de éste último se le designó como secretario de Patrimonio y Fomento Industrial. Ha sido gobernador, embajador, director de Caminos y Puentes Federales, y secretario de Energía, así como de Agricultura. Desde enero de 1998 es secretario de Gobernación.

Miguel Limón Rojas

Secretario de Educación Pública. En 1967 terminó la carrera de Derecho en la UNAM. Se recibió con una tesis titulada “El derecho a la revolución”. No estaba en México durante los meses del movimiento estudiantil: estudiaba un doctorado en derecho público en la Universidad de Aix, en Francia. Volvió en 1971 a fungir como jefe del Departamento Demográfico en Gobernación.

Esteban Moctezuma Barragán

Secretario de Desarrollo Social. Hijo de uno de los principales constructores de obras públicas durante el gobierno de Echeverría, tenía catorce años de edad en 1968. A los diecinueve decidió su futuro: llegó simultáneamente al PRI, a la Facultad de Economía de la UNAM, y aun puesto de analista en la Presidencia de la República. En esta dependencia coincidió con Guillermo Ortiz, Miguel Limón Rojas y Ernesto Zedillo. José López Portillo lo mantuvo en el cargo. Se recibió en 1977 y realizó una maestría en Economía Política en Cambridge. En la presente administración, antes de ocupar la Secretaría de Desarrollo Social, fue secretario de Gobernación, secretario técnico del Consejo Político Nacional del PRI y senador de la República.

Carlos Ruiz Sacristán

Secretario de Comunicaciones y Transportes. En 1968 estudiaba una licenciatura en Administración de Empresas por la Universidad Anáhuac y se preparaba para salir rumbo a la Northwestern University de Chicago, donde realizaría una maestría en Finanzas y Educación. Desde 1974 desempeñó diversos cargos en el Banco de México, donde también trabajaba Ernesto Zedillo. 1988 fue su año clave: pasó a ocupar una subsecretaría en Hacienda.

Luis Téllez Kuenzler

Secretario de Energía. El 13 de octubre de 1968 estaba cumpliendo diez años de edad. Su ingreso al PRI data de 1980. Fue Director de la Secretaría Técnica de la Presidencia.

Arturo Warman

Secretario de la Reforma Agraria. El año del movimiento estudiantil cumplió treinta y un años. Egresado de la carrera de etnología, era profesor e investigador en la Universidad Iberoamericana. Se opuso a la renuncia del rector Barros Sierra, luego de que el ejército tomó la universidad, y consideró que el silencio de los intelectuales —Vicente Lombardo Toledano, Alfonso Caso, Jaime Torres Bodet y Agustín Yáñez entre otros—, después de los sucesos del 2 de octubre, era inexplicable, “más bien inaceptable”. Cuando fue nombrado director general del Instituto Nacional Indigenista, abandonó la academia universitaria.

Otros actores políticos de hoy

Manuel Bartlett Díaz

En 1959 se tituló en la facultad de derecho de la UNAM . Obtuvo un posgrado en la Facultad de Derecho, en la Universidad de París, entre 1959 y 1961. Entre 1963 y 1964 una beca del gobierno francés le permitió estudiar en la Escuela de Derecho Internacional Comparado. Al volver al país fungió como secretario auxiliar de Carlos Madrazo. a la sazón presidente del CEN del PRI. En 1968 se encontraba realizando un doctorado en Administración Pública en la Universidad Victoria, en Manchester. Regresó al país al año siguiente como secretario auxiliar de Mario Moya Palencia, entonces secretario de Gobernación; en esta misma dependencia, de 1970 a 1976, ocupó el cargo de director general de gobierno. Simultáneamente, se desempeñó como secretario general de la Comisión Federal Electoral. Durante la administración de José López Portillo fue director de asuntos políticos de la SRE y asesor de Miguel de la Madrid en la SPP. Entre 1981 y 1982 coordinó la campaña presidencial de De la Madrid y fue secretario general del CEN del PRI. Durante los últimos cuatro años del gobierno delamadrista ocupó la secretaria de Gobernación. Durante la primera etapa del gobierno de Carlos Salinas de Gortari fue secretario de Educación Pública y, desde 1992, gobernador de Puebla, su estado natal.

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa

Presidente nacional del PAN. El 18 de agosto de 1968, Felipe Calderón cumplió seis años de edad. Hijo de Luis Calderón de la Vega, uno de los fundadores e historiadores del PAN, el 2 de octubre se hallaba cursando el primer año de primaria en el Instituto Valladolid de Morelia. Trabajó durante muchos años en el bufete Goodrich, Riquelme y Asociados, y en Multibanco Comermex. En 1985 fue diputado federal suplente y en 1988 ganó por mayoría el cargo de Representante a la Asamblea del Distrito Federal. Fue electo presidente nacional del PAN en 1996.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

El 2 de octubre de 1968 Cuauhtémoc Cárdenas estaba conversando con su padre, el general Lázaro Cárdenas del Río. en su casa de las Lomas. Ahí se enteró de lo que estaba ocurriendo en Tlatelolco. Cárdenas Solórzano tenía entonces treinta y cuatro años de edad y cinco de casado con Celeste Batel. Acababa de regresar de un viaje por el extranjero, entre julio y agosto de ese año. Desde 1964 Cárdenas era director de Estudios de la Comisión del Río Balsas —su tesis profesional, presentada en 1957, había versado sobre el aprovechamiento de los recursos de esa cuenca—. A partir de 1967 se había desempeñado como presidente del Consejo Técnico Consultivo de la Confederación Nacional Campesina, pero en julio de 1968 había decidido renunciar al cargo debido a las campañas de prensa que intentaban involucrar al general Cárdenas con los conflictos estudiantiles. Militó en el PRI —partido que lo hizo senador y gobernador de Michoacán— hasta 1987. año en que, junto con un antiguo compañero de kínder, Porfirio Muñoz Ledo, encabezó la “corriente democrática” que culminó con la fundación, en 1988-89, del PRD.

DlEUO FtRNÁNDEZ DE CEVALLOS

Participó por primera vez en un mitin político a los once años de edad, durante la campaña del panista Efraín González Luna. Hijo de un socio fundador del PAN, cursó la secundaria y el bachillerato en el Instituto de Ciencias de Guadalajara. Realizó estudios de Derecho en Universidad Iberoamericana, de la que tuvo que salir; pasó a la UNAM, donde terminó la licenciatura. En 1968 tenía 26 años, había sido secretario juvenil del PAN y litigaba en el despacho jurídico de Manuel Gómez Morín, en el cual pasó más de diez años. En agosto de 1968, pese a que el PAN había pedido a sus militantes no intervenir en actos celebrados en recintos universitarios —”para que no se pensara que queríamos llevar agua a nuestro molino”—, contravino esta indicación y figuró como orador en un mitin de apoyo al movimiento estudiantil realizado en la explanada de Ciudad Universitaria. Al poco tiempo, en compañía del michoacano Hiriam Escudero, abrió su propio despacho de abogados.

Vicente Fox Quezada

Gobernador de Guanajuato. En 1968 tenía 26 años. Egresado de la carrera de Administración de Empresas por la Universidad Iberoamericana, trabajaba como gerente regional en Coca-Cola de México. No sería sino hasta veinte años más tarde que inició sus actividades políticas. Acaba de iniciar una campaña para obtener la candidatura del PAN a la Presidencia de la República.

Andrés Manuel López Obrador

En 1968 vivía en Tabasco y tenía quince años de edad. No fue sino hasta principios de la década siguiente cuando ingresó en la facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Inició su carrera política en 1976. apoyando la candidatura del poeta Carlos Pellicer. que deseaba convertirse en senador por Tabasco. Más tarde coordinó la campaña de Enrique González Pedrero para la gubernatura de Tabasco en 1982, y en 1983 fue nombrado presidente del PRI en ese estado. En 1988 se unió a la “corriente democrática” que encabezaban Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas. Desde 1996 es presidente nacional del PRD.

Fernando Antonio Lozano Gracia

Ex-secretario general del PAN y ex-Procurador General de la República. Lozano acababa de cumplir 15 años de edad y era el segundo de los hijos de un sastre. En 1968 ingresó, o estaba por ingresar, en la Preparatoria 1. Trabajó en un taller mecánico y al poco tiempo se colocó como instructor en una escuela de manejo. Desde 1972 cursó la carrera de Derecho en la UNAM. 1976 fue. tal vez. uno de los años más importantes de su vida: se graduó y luego se convirtió en socio del despacho Abogados Asociados, que poseían Diego Fernández de Cevallos e Hiram Escudero. Fue miembro del staff jurídico del laboratorio Ciba Geygy entre 1979 y 1982. Ese mismo año se afilió al PAN.

Porfirio Muñoz Ledo

En 1968 hacía trece años que Porfirio Muñoz Ledo se había graduado en la Facultad de Derecho de la UNAM. diez de que había terminado un posgrado en la Universidad de París, nueve de que había impartido cursos de Civilización Latinoamericana en la Universidad de Toulousse, y dos de que había dejado el cargo de consejero cultural de la embajada de México en Francia. El 23 de julio, mientras tres mil estudiantes se enfrentaban a doscientos granaderos en la Ciudadela. cumplió treinta y cinco años de edad. Era secretario del Consejo Consultivo del IEPES del PRI. en el que militaba desde 1963. y fungía como secretario general del Instituto Mexicano del Seguro Social. Luis Echeverría lo convirtió en subsecretario de la Secretaría de la Presidencia, secretario del Trabajo y Previsión Social y presidente de la Comisión Nacional Tripartita. Fue. también, presidente del CEN del PRI entre 1975 y 1976. y secretario de Educación Pública entre 1976 y 1977. Fundó la “corriente democrática” que en 1988-89 dio origen al PRD. del que fue presidente en 1993. Preside la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados. n

Héctor de Mauleón.