Esquina de José María Marroqui e Independencia.
En este lugar estuvo la casa de don José María Marroqui, estudioso excepcional de nuestras tradiciones y nuestras calles.


Don José María Marroqui gastó 20 años de su vida en escribir La Ciudad de México, uno de los documentos raros e inauditos sobre el pasado de la ciudad. Escribió solo y contra su destino esos tres gruesos volúmenes en los cuales presenta escrituras, trazos, datos curiosos, personajes. “Nació en 1824”, cuenta Artemio de Valle Arizpe, “estudió en el Seminario; se graduó de Bachiller en la Universidad y de Médico en 1847. Cuando la invasión norteamericana tomó por asalto a la nación, se afilió con entusiasmo entre los polkos y combatió con gran ardimiento y coraje al enemigo. Acompañó a Juárez en su azarosa y larga peregrinación”. Fue cónsul en Barcelona. Un día dejó de llegarle su salario dada la grave crisis política. La mala sombra lo perseguía. “Cedió su obra al Ayuntamiento sin pedirle nada a cambio. Cuando después de mil largas el Ayuntamiento resolvió editarlo, ocurrió un gran incendio en los talleres tipográficos que acabó con todo”. La obra de Marroqui ardió entre las llamas. El destino, esa forma del azar, quiso que el canónigo Andrade conservara en su poder los borradores originales. La obra apareció en 1900. Marroqui murió el 24 de abril de 1898, cuando terminaba el siglo en la ciudad a la que dedicó su vida.

09-marroqui

Ilustración: Kathia Recio

 

Rafael Pérez Gay
Escritor y periodista. Entre sus libros: El cerebro de mi hermano, El corazón es un gitano, Nos acompañan los muertos y No estamos para nadie. Escenas de la ciudad y sus delirios.

 

2 comentarios en “Esquina de José María Marroqui e Independencia

  1. Tengo una duda prosódica. Toda mi vida escuché el apellido de Don José María así: Marroquí (con acento en la i). Hay muchos lugares en donde lleva el acento y en otras no lo lleva. ¿Cuál es la pronunciación correcta?
    Gracias anticipadas

    • Bueno, en vista del absoluto silencio, investigué por mi cuenta y el apellido se escribe Marroquí, con acento. De paso, así lo pronuncia la mayoría de la gente. Me parece.