1. ¿Importa discutir al porfiriato hoy?

Importa, porque el porfiriato es el momento de arranque de la historia contemporánea de México. Es, en primer lugar, cuando se consolida el Estado mexicano; segundo, es el periodo en que México inicia su integración con Estados Unidos; y tercero, fue un tiempo en que se experimentó con una fórmula de desarrollo clara, que tuvo éxitos y fracasos notables, por lo que sirve como punto de referencia para pensar las estrategias de desarrollo subsecuentes. El porfiriato es a la historia del Estado y de la modernización de México lo que la restauración Meiji es a la historia de Japón: un punto de inflexión de referencia obligatoria.

03-porfiriato-01

Durante muchos años el porfiriato tuvo una función algo limitada en el pensamiento histórico mexicano: su significado se reducía a ser la causa de la Revolución mexicana. Y como la Revolución era “buena”, el porfiriato era “malo”. Más recientemente, por ahí de los años ochenta, hubo un movimiento revisionista que buscaba valorar al porfiriato como un gobierno orientado al desarrollo económico y a la modernización. Incluso se llegó a decir que en él había poca corrupción, y que la corrupción en forma había sido invento de la Revolución.

El uso crítico del porfiriato como un tiempo y lugar desde donde pensar a México evita ambas lecturas. El interés del porfiriato hoy no reside en identificarlo con el neoliberalismo, por ejemplo, ni tampoco en pensarlo como la encarnación de un mal vencido por la Revolución. Ya no resulta demasiado interesante juzgarlo ni como “bueno” ni como “malo”: queda claro que fue un periodo con logros importantes, que fueron realizados con costos sociales y políticos altísimos. La mirada al porfiriato resulta útil hoy, más que para salvarlo o condenarlo, porque las contradicciones centrales de la historia contemporánea de México ya están todas ahí, cosa que no se puede decir de los periodos anteriores. El porfiriato sirve —o, mejor dicho, nos puede servir— para pensar el presente de México, porque es una época que es a la vez propia y ajena. Vieja y moderna.

2. ¿Importa la figura de Porfirio Díaz?

En uno de los momentos abyectos de la historia política de México, entre su tercera y cuarta reelecciones, se formuló la idea de que Porfirio Díaz era “El Príncipe de la Paz” y “El Hombre Necesario”: una especie de monarca de la República. La clase política y buena parte de la opinión pública parecía convencida de que México no podía vivir sin Porfirio Díaz. Se formó, entonces, un culto a su persona y de su personalidad, y Díaz comenzó a encarnar una imagen de poder absoluto: amable pero distante, un padre benigno pero firme, que gobernaba melancólicamente desde la soledad del pináculo. La diosificación de Díaz se consolidó de la mano de un elaborado teatro de Estado. Por ejemplo, las tres salas de espera que se habían dispuesto en Palacio para quienes esperaban audiencia con el presidente eran conocidas como “El Purgatorio”, “El Limbo” y “La Gloria”. Llegar al lado del presidente era un encuentro de lo sagrado. Charles Lumis, un observador norteamericano que describió el tránsito por estas antesalas, habla de los efectos psicológicos de este poder tan elaboradamente mistificado: “Un secreto de la carrera maravillosa de Díaz”, nos dice, “es que resulta imposible dudar de su sinceridad”.1 El encuentro con lo sagrado era también un momento de verdad.

De hecho, uno de los logros más notables del porfiriato, muy ambivalente, sin duda, es precisamente la mistificación del poder del Estado, y del presidente como jefe de Estado, lo que no era poca cosa en un país donde se había desacrado el poder político, revolución trás revolución: la pierna momificada de Santa Anna había sido arrancada de su monumento y arrastrada por la ciudad, y Maximiliano había sido fusilado. Por otra parte, los triunfadores de la guerra de la Intervención (1867) eran gente del vulgo, no demasiado aristocráticas.

Francisco Bulnes hace una descripción colorida la desilusión del público de la ciudad de México trás el triunfo liberal:

El ejército acabó de desprestigiarse entre las clases superiores y las inferiores… porque aparecieron numerosos generales y coroneles con mando, sin camisas limpias, que al comer metían el cuchillo en su boca, limpiaban sus bigotes atacados por las rojas salsas mexicanas, con el mantel o con el dorso de la mano negra por falta de jabón, masticaban con ruido de guayín que marcha sobre empedrado, bebían pulque ya pútrido, dormían siesta con botas y acicates, daban escándalos en las cantinas y en las casas públicas, asistían a los teatros en compañía de toda clase de rameras, escupían por el colmillo, se alojaban en hoteles de tercer orden y en los mesones de Peralvillo, comían en la fonda de San Agustín y daban días de campo en Santa Anita, que terminaban siempre con la sacada de la pistola y el alarido de ‘soy muy hombre y a mí nadie me ningunea’…2

Es éste el trasfondo social de la mistificación del Estado en que tanto invirtió Porfirio Díaz que explica su preocupación por los uniformes, y por crear antesalas, de preferencia con alfombras, candelabros y retratos. Por construir palacios para el poder político: palacios de justicia, palacios de enseñanza… incluso un “palacio negro” para la rehabilitación del elemento criminal. Y todo aquello —todo aquel escenario— lo tenía a él, al presidente de la República, como pieza central.

El esfuerzo porfirista fue de hecho tan exitoso que la mitología de un Díaz-todo-poderoso fue “comprada” incluso por la oposición a Díaz, que gustaba de imaginar que en México “ni una hoja se movía” sin el consentimiento del dictador. O sea que tanto aduladores como críticos coincidían en representar a un Díaz-todo-poderoso, y ver en él a un zar, un káiser o un Napoleón. Un hombre cuyo cuerpo y vida se llegó a identificar con el cuerpo de la patria misma.

Pero la realidad fue siempre otra: Díaz fue un hombre hábil, astuto, con grandes dones políticos, sin duda, pero jugaba un juego con piezas que él no había creado ni inventado, y se tenía que adecuar siempre a ellas. El culto a su personalidad era, al final, una dramatización del culto al nuevo Estado mexicano. Pero ese Estado era en realidad todavía bastante pequeño y endeble. Ni toda la pompa de una entrada de Porfirio Díaz podía aliviar la miseria de los mesones de la ciudad de México, por ejemplo, y Díaz se dedicó a deportar pobres de las ciudades, porque no podía mejorar su condición ni ocuparlos de mejor modo. Tampoco su régimen pudo enseñarle a leer y a escribir a las grandes mayorías, ni reducir los números de prostitutas que pululaban por la ciudad de México, y que según Luis Lara Pardo duplicaban en número a las de París, en una población que era entonces cinco veces menor. Vaya, Díaz ni siquiera conseguía dominar del todo la arbitrariedad de los jefes políticos —tenía que dejarles un amplio margen de maniobra.

Por todo eso, es justo decir que la personalidad de Díaz fue importantísima —un aspecto central del régimen— pero que es a la vez también fácil exagerar su poder.

3. ¿Porfirio Díaz tuvo ideólogos?

Díaz le encargó la redacción del Plan de Tuxtepec a intelectuales liberales como Vicente Riva Palacio e Ireneo Paz. Sin embargo, el trabajo ideológico de ese grupo no era en realidad demasiado importante, porque el Plan de Tuxtepec se limitó a reafirmar la sacralidad de la Constitución del 57 y las Leyes de Reforma, y, sobre todo, insistía en reinstaurar la no-reelección. Los ideólogos de Tuxtepec imaginaban su movimiento como un impulso regenerador. Una reinstauración del liberalismo. O sea que no proponían nada nuevo.

Mucho más originales y, más importantes, fueron los ideólogos de la segunda generación de intelectuales porfiristas, los llamados “científicos”, que armaron una plataforma de la cuarta reelección de Díaz (1892) inspirada en el positivismo. Seguramente el ideólogo más importante de ese grupo haya sido Justo Sierra quien, como ha mostrado Carmen Sáez Pueyó, elaboró una ideología para un posible partido liberal único, que Díaz nunca acabó de adoptar, pero que puede entenderse como verdadera precursora intelectual del PRI.

Justo Sierra y los demás científicos hicieron explícito por qué apoyaban una dictadura —contra sus principios liberales, pero consonante con sus ideales liberales. La decisión —y la explicaron bastante— venía porque para ellos la democracia tiene precondiciones económicas y políticas, no se puede inventar simplemente con un manojo de leyes y constituciones. Para los científicos no puede haber libertad ni democracia sin paz ni un mínimo de progreso material. Tampoco se podían conseguir los ideales liberales sin buenas comunicaciones, ni sin un Estado central mínimamente funcional. Sin aquello, el liberalismo de la generación de Juárez degeneraba fatalmente en demagogia, y para los científicos la demagogia había sido el mal del siglo.

Por eso Díaz era “el hombre necesario”: para los científicos la dictadura no era un ideal, sino una necesidad. Y Díaz, con su supuesta nobleza y sus credenciales impecables de patriota, era la personalidad perfecta para el caso. Para los científicos Díaz sería una figura de transición. Su patriotismo, su valor y sus caulidades de caballero lo hacían digno de ser el dictador que México necesitaba, y único garante de un regreso eventual de la nación al liberalismo ya cabal, ya real, que llegaría cuando la paz fuese un hecho consolidado, y se hubiera conseguido el nivel de progreso mínimo requerido por las democracias realmente existentes.

Ésta fue la ideología central del porfiriato. Porfirio Díaz la adoptó y la hizo suya, aunque no hizo caso de mucho de lo que le pedían sus ideólogos: no formó el partido liberal que Sierra quería, ni se preocupó por dejar el poder cuanto antes.

Mucho menos hizo caso de Bulnes, que en su discurso en pro de la reelección de Díaz, pronunciado en 1903, habló de la importancia de formar también un partido conservador. A diferencia de Sierra, Bulnes no imaginaba posible un sistema unipartidista. Pensaba que se necesitaba establecer la competencia política, cosa que implicaba legalizar al partido conservador, que había quedado liquidado y proscrito detrás de su papel ignominioso con los franceses.

Pero en todo lo que tuviera que ver con la institucionalización del poder, Díaz le hizo poco caso a Sierra y a Bulnes. No quiso hacerse de lado. Estaba dispuesto a ser una figura de transición, sí, pero no a dejar el poder ni tampoco a cedérselo a un partido político.

El positivismo de Sierra fue la ideología de paz y progreso del porfiriato, pero Díaz estuvo más interesado en eternizarse que en trabajar por la transición de una dictadura a una democracia.

03-porfiriato-02

4. ¿Porfirio Díaz fue un liberal? ¿Fue un conservador?

Importa entender por qué resulta difícil contestar estas preguntas. De origen, Díaz fue liberal. Eso está clarísimo. La dificultad de responder no tiene tanto que ver con las convicciones del personaje, sino con sus circunstancias.

Después de la derrota de los franceses, en 1867, México se quedó sin partido conservador. Como los conservadores habían traicionado al país invitando una fuerza extranjera, y por eso quedaron proscritos. A partir de entonces todos los políticos mexicanos eran liberales hasta que se demostrara lo contrario.

Al mismo tiempo, era necesaria una política de reconciliación para reintegrar las elites mexicanas, que habían quedado fracturadas por la guerra civil. El culto del Estado de Porfirio Díaz pasaba por la reintegración de las elites, proceso que de hecho había iniciado ya desde tiempos de Juárez y que quedó materializado en el plano simbólico durante la presidencia de Lerdo de Tejada con la creación de la Rotonda de los Hombres Ilustres, donde se irían concentrando las cenizas de los mexicanos más grandes, independientemente de su filiación política. Pero a Díaz le tocó consolidar la política de conciliación a nivel de elites —evitando incluso la fragmentación de las elites liberales. Su matrimonio con Carmen Romero Rubio fue, de hecho, un acto político de conciliación entre liberales, que sirvió para reintegrar a una fracción derrotada de lerdistas y unirlos a los militares de Tuxtepec.

La segunda razón para adoptar una política de reconciliación tenía que ver con la Iglesia y con la religión popular. El anticlericalismo liberal sirvió para arrancarle el Estado a la Iglesia, proceso que gozó incluso de cierto apoyo popular —el anticlericalismo mexicano no fue simplemente un movimiento de elites. Pero también es verdad que el secularismo del Estado liberal se erigió de frente a un pueblo que en su gran mayoría era religioso. Por eso el anticlericalismo iba de la mano de un buen nivel de tolerancia frente a la religiosidad popular. De hecho, la palabra “tolerancia” se ajusta bien al espíritu liberal, porque no había entre los liberales una aprobación de la religiosidad popular, sino un reconocimiento de la necesidad de convivir con ella. Había ahí, también, cierta práctica de reconciliación.

Por otra parte, esta necesidad de convivencia con la religiosidad popular también hacía que la Iglesia fuese un factor político útil, y por eso hubo también una política activa de conciliación con la Iglesia, representada en el catolicismo de la propia esposa de Díaz.

Estos factores de reconciliación fueron los que permitieron que la generación más joven de liberales —a la que pertenecieron Camilo Arriaga, los hermanos Flores Magón, Díaz Soto y Gama, y el Partido Liberal Mexicano— acusara a Porfirio Díaz de ser conservador.

5. ¿Díaz fue un modernizador? ¿En qué sentido sí, y en cuál no?

Esta pregunta todavía pide bastante investigación. No cabe duda que México se modernizó bastante entre 1876 y 1911 —se construyó el ferrocarril, se desarrollaron puertos, se modernizó la ciudad de México y varias otras capitales, se fundaron instituciones de todo tipo, se escribió una nueva historia y se forjó una imagen de lo nacional que todavía hoy circula…—. Pero, por otra parte, el porfiriato fue muy largo, y ocurrió en años marcados por un desarrollo capitalista intenso a nivel global.

Muchas veces Díaz se atribuyó progresos que eran generales de la época, como si hubiesen sido mérito personal de él o de su régimen, cuando quizá hubiesen ocurrido independientemente de quién figurara como presidente. En la España franquista no faltaba quien defendiera al dictador diciendo: “¡Antes de Franco, no teníamos frigoríficos!”, sin percartarse que los países vecinos también los habían adquirido, y sin tener que padecer dictadura alguna.

En buena medida la fórmula de progreso de Díaz se basaba en darle garantías al capital extranjero y nacional, y esperar que el capital trajera el progreso solito. El Estado que construyó Díaz fue de tamaño reducido, y su capacidad de transformación social modesta.

6. ¿Fue racista Porfirio Díaz?

Los tiempos de Díaz fueron también a nivel mundial los tiempos del “racismo científico” —era una época en que el racismo gozaba de plena legitimidad: La era de la eugenesia—, de la idea en que la administración pública de “la raza” era un aspecto central del buen gobierno. El gobierno de Díaz no se sustraía de esa lógica.

Sin embargo, la política migratoria porfirista no fue muy exitosa. No resultó fácil “mejorar la raza” trayendo grandes números de colonos europeos porque en México la mano de obra era demasiado abundante y barata como para atraer obreros de Europa y, por eso, México no pudo competir con Estados Unidos o Argentina, ni con Brasil, Cuba, Venezuela o Chile. Atrajo migrantes, sí, pero pocos.

Esto llevó a que se tuviera que seguir desarrollando cierta ideología indigenista en México aun durante el porfiriato, y algunas fórmulas racistas características de la época buscaban el modo de dejarle aunque fuera un dejo de prestigio posible al mestizo. Fue ésa la fórmula de Andrés Molina Enríquez, por ejemplo, quien consideraba que el mestizo era una raza idealmente adaptada para las condiciones específicas del territorio mexicano. Fue también, aunque de otra forma, algo que iba implícito en las ideas racistas de Francisco Bulnes, que pensaba que las razas eran superiores o inferiores según su alimentación (para Bulnes, había tres grandes razas: la de trigo, que era la superior; la de maíz, que le seguía; y la de arroz, que era la más abyecta). El racismo de Bulnes implicaba que se podía mejorar la raza sin necesidad absoluta de traer extranjeros en grandes números.

Pero además de todo aquello importa recordar que durante el porfiriato se libraron varias guerras de exterminio: la guerra del yaqui, y la guerra de castas en Yucatán, sumadas también a las guerras de la apachería, que todavía operaron durante los primeros años del porfiriato. Para Díaz había indios buenos e indios malos, y a los indios malos había que exterminarlos. Así.

Por último, se puede hablar de racismo porfirista por el lugar simbólico que tenía lo europeo en el teatro del poder y del prestigio. Como tantos dictadores, a Díaz le gustaba ser una especie de maniquí, y se vestía ora como el káiser, ora como un lord inglés, ora como mariscal de Francia. Pero nunca se vistió de huarache y calzón, ni tampoco se presentaba en traje ceremonial disfrazado de Xicoténcatl.

7. ¿Por qué Díaz aguantó tantos años en el poder?

Quizá la mejor radiografía de esto siga siendo el libro de François-Xavier Guerra. El régimen de Díaz fue un sistema de pactos, concesiones y negociaciones muy intrincado, donde barajaba generales que eran sus íntimos con alianzas complejas con diferentes familias de elite regional; intereses de capital extranjero, y nuevos negocios que fueron surgiendo junto al acelerado crecimiento que se dio en las últimas dos décadas del siglo XIX. A partir de las revueltas campesinas de los años 1891-1893 Díaz consiguió reducir la resistencia de importantes familias regionales al poder central —en Guerrero y en Chihuahua, por ejemplo— a cambio de darles participación en los nuevos negocios y de apoyarlos contra el campesinado en sus regiones. Fue precisamente eso, a fin de cuentas, lo que llevó a que tantos pueblos de Chihuahua se levantaran en armas en 1910 y 1911.

Por otra parte, Díaz calibraba cuidadosamente las rivalidades que había entre familias pudientes al interior de cada estado de la federación, y usaba el poder federal para apoyar a unas y marginar a otras, o para establecer los cotos de poder de cada una.

Al interior de la clase política nacional Díaz optó por una política de dividir para gobernar: le dio puestos y prestigio a los científicos, pero también permitió que se le diera rienda suelta al odio a los científicos en la prensa. Por otro lado, sostuvo al gran adversario de los científicos, el general Bernardo Reyes, pero sin dejar de limitarlo y aun a veces de marginarlo. El odio entre estas dos facciones facilitaba la reelección de Díaz porque cada una prefería que siguiera Díaz a que su contrario llegara a la presidencia. Es decir, que el sistema de pactos que hacía que Díaz fuese a la vez un liberal y un conservador, un militarista y un civilista, permitía también que Díaz enfrentara a una facción con la otra, para quedar él siempre como mal menor.

Por último, Díaz consiguió corromper mucha prensa extranjera y hacerla afecta a su régimen. Las loas a Díaz en el extranjero, sumadas a las alabanzas de las colonias extranjeras residentes en México, contribuían a consolidar su imagen de “hombre necesario”. Quitar a Díaz podía, en un momento dado, ser equiparado a poner en riesgo las inversiones que estaban transformando a México.

8. ¿El porfiriato trascendió desde el punto de vista filosófico?

Trascendió mucho más de lo que usualmente se piensa, incluso al interior de las filas revolucionarias. El positivismo (que en realidad fue traído a México por Benito Juárez, pero que no gobernó ideológicamente sino hasta el régimen porfiriano) siguió influyendo la política pública, las leyes, la sociología y el pensamiento social durante la Revolución, y todavía por algunos años posteriores. Las ideas políticas de Justo Sierra en buena medida se transfirieron al régimen posrevolucionario, y su ideal de partido único liberal tiene parentesco con la formación de un partido para “la familia revolucionaria”.

Por otra parte, las ideas políticas de Bulnes fueron importantes para Madero, que le abrió la puerta al Partido Católico, siendo liberal. Como el Partido Católico luego favoreció al golpe de Victoriano Huerta, tuvo un destino no tan distinto del de los conservadores luego de la intervención francesa: los católicos quedaron como traidores y fueron sometidos por la revolución constitucionalista. Pero aun así se puede decir que, en alguna medida al menos, las ideas de la transición democrática, y sobre todo el auge del PAN, algo le debe a la posición de Bulnes.

A nivel estético, el indigenismo modernista que se desarrolló durante el porfiriato se volvió muchísimo más transgresor, y más inovador, con la revolución. Pero el quiebre no es siempre tan absoluto como se piensa. A fin de cuentas el porfiriato fue la escuela en que se formó la Revolución, así como el PRI ha sido la escuela en que se formó la transición democrática. No es correcto pensar que aquello terminó de tajo con la Revolución.

 

Claudio Lomnitz
Profesor de antropología de la Universidad de Columbia. Es autor de El retorno del camarada Ricardo Flores Magón y de Death and the Idea of Mexico.


1 The Awakening of a Nation: Mexico of Today, New York, Harper and Brothers Publishers, 1904, p. 104.

2 El verdadero Díaz y la Revolución, México, Ed. Del Valle de México, 1979 (1920), p. 199.

 

8 comentarios en “II. Preguntas sobre el porfiriato

  1. En la época moderna…….quisiera saber cuándo un Presidente llámese Panista o Príista………sea fácil contactar , ya sea Secretario…….Subsecretario, etc., son inalcanzables……..Don Porfirio se queda corto!!!!

  2. Quisiera saber si tienen información de los cuarteles y manzanas en los poblados o ciudades en especial Ciudad de Porfírio Díaz, ahora Mineral de Pozos Estado de Guanajuato.

  3. Mi abuela materna, Doña Anastasia Rodríguez Ontiveros, a la edad de 14 años se integro al ejercito revolucionario q comandaba Calixto Contreras. Hombre cercano al General Francisco Villa y uno de los llamados Dorados de Villa, de la invencible División del Norte. Mi abuela participó en batallas tan importantes que le dieron el triunfo a la Revolución, como la Toma de Zacatecas y, la de Torreón. Cerca del momento de la muerte de mi abuela, contaba con mas de 90 años; sentada en una silla de ruedas y con su salud lastimada, me confió. “El haber participado en la Revolución al lado del General Francisco Villa, es algo q me ha llenado de orgullo toda mi vida; usted no sabe, hijo (me dijo) de las humillaciones de Porfirio Díaz, para nosotros los pobres”.

  4. Tienes toda la razón Guillermo, mientras muchos escudan diferentes periodos administrativos de la historia de México, en un “progresismo y macroeconomias estables” se olvidan de los costos sociales del mexicano comun y corriente que sufre las carencias. A eso no se le puede llamar de otra forma que “Traición a un pueblo”

  5. El autor del ensayo asienta “…. Por último, Díaz consiguió corromper a mucha prensa extranjera y hacerla afecta a su regímen….”, esta afirmación se percibe muy cuesta arriba, tal parece que Claudio Lomnitz se estuviera refiriendo a la prensa y periodistas mexicanos “chayoteros”, las cosas con la prensa extranjera, en concreto con la europea y la de EE. UU. eran y son de otra manera en su trato, no se corrompen con “el chayo mexicano” que exigen reporteros y magnates de los medios de este desdichado país. Y como anecdota, el novelista León Tolstoi fué uno de los que mayor elogios hizo de Porfirio Díaz, al compararlo con Bismarck, a poco tan bien fué “chayotiado” o “maiceado” como dicen que decía Díaz.

  6. ¿El fin -crecimiento económico- justifica los medios?, a quien le importa que el hombre llegue a la luna si se está muriendo de hambre o si ya pasa el ferrocarril cerca de su pueblo, pero nunca lo utilizará por falta de recursos; si hablamos de las élites ya sea liberales o conservadores, estas solo utilizaron al pueblo para justificar, entonces sí el proyecto de gobierno que pretendieron imponer, los liberales al llegar al poder se olvidaron de las carencias del pueblo mayoritariamente mestizo e indígena, las injusticias, despojos y exclusión fueron el combustible para alimentar el descontento y la rebelión armada como el único lenguaje que entienden las dictaduras. Gracias don Claudio, saludos.

  7. Magnìfico ensayo, no cabe la menor duda, no hay como saber. Saludos. Vale.