Presentamos una galería de retratos de algunos ciudadanos que buscaron un cargo de elección popular sin el cobijo de un partido político. Están los que echaron mano de la experiencia adquirida en campañas anteriores y los que llegaron en blanco, guiados únicamente por inquietudes ciudadanas.


El viernes 17 de enero un grupo de candidatos independientes se reunió en la Fonda San Ángel para dar una conferencia de prensa. El salón donde se presentaron era un cuadro revelador. Sentados uno al lado de otro en un semicírculo, la veintena de candidatos independientes estaba flanqueada por dos estatuas destartaladas de arcángeles. Heroicas figuras tamaño real que parecían representar la santidad y combatividad, reflejaban perfectamente el ánimo de la presentación.

Son muchos los que piensan que los candidatos independientes tienen necesariamente características deseables que les faltan a nuestros políticos. Era ese el mensaje que muchos de quienes se presentaron querían transmitir. Llevaban ya dos semanas haciendo frente a las dificultades de conseguir las firmas de apoyo y las copias de las credenciales de elector que las respaldaran. Se presentaban en esta conferencia para intentar darse a conocer y para quejarse de los obstáculos que persisten para que los ciudadanos vean su nombre en la boleta. Por supuesto, no perdieron oportunidad de criticar el trabajo de políticos y partidos en sus colonias o delegaciones.

“Candidatos Independientes” es la forma de agrupar rápidamente al heterogéneo grupo de individuos que tienen en común la pretensión de buscar un cargo de elección popular sin el respaldo de ningún partido político. En la expresión caben los ciudadanos que efectivamente podríamos calificar como ejemplares. Pero, ¿qué más cabe en ese término paraguas? ¿Existen características colectivas claras?

En el Distrito Federal se registraron como aspirantes 145 ciudadanos. Para lograr el registro debieron reaccionar rápidamente, ya que sólo 15 días después de que el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) publicara las reglas, a mediados de noviembre, los interesados debían entregar por escrito la solicitud en la que manifestaban su intención de participar como aspirantes a candidaturas independientes.

Los requisitos para ser aspirante incluían presentar la credencial para votar vigente y acta de nacimiento del solicitante; constancia de residencia expedida por la autoridad competente —la cual representó el trámite burocrático más complicado de cubrir en tiempo y forma— en la que se precisara el tiempo de residencia en el domicilio, y los datos de identificación de una cuenta bancaria a nombre del aspirante, que sería utilizada para recibir, en su caso, el financiamiento público y privado. Si el cargo para el que buscaban competir era federal, a esta lista había que agregar el registro de una asociación civil y una cuenta de banco a nombre de la misma.

03-candidatos-01

 

Del total de los aspirantes lo único que puedo decir es que alrededor de 25% son mujeres. En adelante narraré la historia de un subconjunto de 35 candidatos que pude conocer gracias a las redes sociales o a candidatos que me fueron poniendo en contacto unos con otros y que acompañé a eventos, a recolectar firmas, o que contestaron a mis preguntas.

De este subconjunto 20% son mujeres, tienen entre 21 y 62 años (con la mitad de ellos en sus cuarenta), todos tienen un título universitario o han estudiado una carrera parcialmente y una tercera parte tiene estudios de posgrado. La mayoría se identifica como liberal o de izquierda y todos se sienten decepcionados de los partidos políticos. De entre los que han militado en algún partido, siete lo han hecho en el PRD, dos en el PRI y dos en el PAN. Sólo uno milita actualmente en el PRD.

Si bien de los datos podría intuirse que la clase media y media-alta fue semillero de aspirantes a candidatos, lo cierto es que las firmas provinieron de otro lado. Uno tras otro los candidatos expresaron que las personas de clases más populares eran mucho más proclives a dar sus firmas. El caso de Óscar Moreno es ilustrativo. Óscar es un abogado y empresario de 40 años que buscaba la candidatura a diputado local por el distrito 20, que incluye Cuajimalpa y Santa Fe.

Padre de dos niños de tres y seis años, Óscar decidió dejar su trabajo durante el mes de enero para recolectar las firmas y lanzarse como candidato independiente. Su idealismo lo llevó a imaginar una campaña en la que todo estaría impreso en papel reciclado y en la que no se gastaría ni un peso, ni siquiera en gasolina. Montado sobre su bicicleta planeaba recorrer las colonias para pedir a sus vecinos, a quienes sospechaba hartos de los partidos políticos, que le dieran su firma y copia de la credencial de elector. Cuando Óscar le contó a sus familiares y amigos sus planes muchos aplaudieron pero al final pocos ayudaron.

Rápidamente cayó en cuenta que para reunir sus firmas había al menos tres obstáculos: primero, superar guardias de condominios para acercarse a los residentes de Santa Fe. Óscar, como otros candidatos, descubrió en los interfones la primera gran barrera. Cuando al tocar no había alguien que le abriera la puerta sino una bocina, el “ahorita no, gracias” pocas veces dejó al precandidato terminar con su petición.

Segundo, la desconfianza. Cuando lograba abordar a algún vecino, éste compartía su desprecio por los políticos, pero lograr que le entregara su copia de la identificación no era fácil.

Había un tercer reto. En la colonia Carlos A. Madrazo, ubicada entre Televisa Santa Fe y el pueblo de Santa Fe, dice Moreno que, por ejemplo, algunos vecinos querían filtrar la entrada y pedir algo a cambio por el acceso. “La gente está acostumbrada a recibir cosas”, dice.

Óscar forma parte del 70% de los candidatos encuestados que no logró juntar las firmas necesarias.

Del otro lado del espectro encontramos a Nazario Norberto Sánchez, a quien conocí en un desayuno que el aspirante a candidato ofreció a los más de 300 líderes que le ayudaron a juntar las 37 mil 470 firmas que reunió —casi el doble de lo que le exigía la ley para lograr su registro a candidato a delegado por la delegación Gustavo A. Madero (GAM) y de las cuales el IEDF validó 27 mil 852.

Lo que habría resultado imposible para un candidato como Óscar y los muchos que había conocido hasta ese momento había resultado relativamente sencillo para un político experimentado como Nazario, quien cuenta que trabajó en la comunidad durante 16 años antes de que en el PRD le dieran la oportunidad de competir por la candidatura a la diputación local, que ganó. Más tarde, también con el Partido de la Revolución Democrática, logró ser diputado federal.

Su rompimiento con el partido sucedió cuando tras acordar con el entonces delegado Víctor Hugo Lobo que Nora Arias Contreras sería la candidata y que Nazario ocuparía nuevamente una diputación, no se lo cumplieron (busqué al secretario de la delegada Nora Arias, quien no contestó mis preguntas sobre este supuesto pacto, al igual que la gente de Víctor Hugo Lobo). Nazario Norberto entonces se fue al PRI y continuó trabajando con su organización “La Unión de Colonos Lázaro Cárdenas en Defensa de tus Derechos y tu Economía”, que fundó oficialmente en 2004.

La fuerza desplegada por Nazario en este mes le ha valido no sólo para registrarse como candidato independiente sino como escaparate para que los partidos Humanista, Encuentro Social, Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza lo invitaran a ser su candidato en la delegación. El PRI también se le acercó y le pidió que entregara sus antecedentes penales y una prueba de antidoping para considerarlo como posible candidato. Dos de los líderes que apoyaron en la recolección de firmas coinciden en que si Nazario se va con algún partido ellos seguirían apoyándolo, al igual que todos los firmantes, pues están comprometidos con él. Al final, Nazario se registró como candidato independiente.

 

Las candidaturas independientes son posibles hoy gracias a la reforma constitucional que se llevó a cabo durante el gobierno del presidente Felipe Calderón, cuando presentó el 15 de diciembre de 2009 lo que se conoció como el “Decálogo Calderonista”. El decálogo incluía reformas como segunda vuelta en la elección presidencial, reelección consecutiva para algunos cargos, reducción del número de diputados, aumento al número de votos para que un partido conserve el registro, iniciativa ciudadana, iniciativas de ley de la Suprema Corte, iniciativa preferente del Ejecutivo y candidaturas independientes. Esta propuesta se presentó después de que en las elecciones intermedias hubiera una discusión y promoción importante del voto nulo.

La campaña a favor del voto nulo tomó fuerza a raíz de un artículo de opinión (“Voto Nulo vs Voto Duro”) publicado en mayo de 2009 por José Antonio Crespo, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en el periódico Excélsior, en el que planteaba el desencanto con todos los partidos políticos.1

Alberto Serdán, hoy profesor asociado en el CIDE y promotor de la campaña a favor del voto nulo (desde la asociación civil Propuesta Cívica), dice que los políticos de todos los partidos se agruparon en contra del voto en blanco por alguna de estas tres razones: decían que era una pérdida de tiempo; planteaban que el anulismo abría la puerta a perder los avances democráticos de las últimas décadas; o incluso que “saldría el tiro por la culata” ya que el partido beneficiado de esta estrategia sería el PRI. El que toda la clase política se sintiera amenazada por el voto nulo alentaba a los activistas.

En junio de 2009 el IFE organizó el foro “Voto razonado” para discutir los motivos a favor y en contra del voto nulo. Durante el foro se conocieron diversos grupos que apoyaban el voto nulo, y de esa reunión nacería la Asamblea Nacional Ciudadana, que reunió a varios activistas y miembros de la sociedad civil.

Es difícil estimar el impacto que tuvieron para que el gobierno presentara las reformas, pero según los activistas los resultados del voto nulo se resumen de la siguiente manera: entre 2003 y 2009 se duplicó el voto en blanco. Específicamente en el D.F. aumentó en 185% respecto a las elecciones de 2003, y en 253% respecto a las de 2006. Según encuestas de salida de la empresa Parametría, el partido que más sufrió con el voto en blanco fue el PAN, ya que al preguntar a los anulistas por qué partido habría votado de no anular su voto, 232 mil personas contestaron que lo habrían hecho por el PAN (77 mil por el PRI y 135 mil por el PRD).

Finalmente, fue en el marco del Pacto por México que se presentó el nuevo Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE). En mayo de 2014 se agregó un libro sobre candidatos independientes a la ley general de partidos. En estas reuniones se establecieron las bases para la paridad y alternancia, el financiamiento y la necesidad de crear una asociación civil, entre otros requisitos, así como la decisión de los tiempos, que las precampañas no fueran antes de las candidaturas independientes para evitar que hubiera amenaza de salida de militantes.

Hasta la campaña por el voto nulo y ANCA (la Asamblea Nacional Ciudadana) se puede rastrear la precandidatura de Mario Arriagada, quien buscó postularse para poder ser candidato a jefe delegacional en la Cuauhtémoc. Contaba con el apoyo de Democracia Deliberada (DD), una corriente de la izquierda partidista que surgió de un rompimiento con ANCA. Muchos miembros de DD se afiliaron al PRD, Arriagada entre ellos. Sin embargo, después de lo sucedido en Iguala en septiembre de 2014, cuando 43 estudiantes fueron desaparecidos, el grupo decidió apoyar las candidaturas independientes.

Para Arriagada los partidos son necesarios pero “en el corto plazo necesitan una tunda. Lo ideal sería tener democracia al interior de los partidos y que las barreras de entrada a partidos nuevos fueran más bajas, pero con el sistema que tenemos la vía que vi factible era una candidatura independiente para intentar acceder al poder y para hacer reaccionar a los partidos”.

La candidatura de Arriagada no se concretó porque su estrategia se concentró en pedir firmas en plazas públicas, en donde es más difícil conseguirlas que en visitas casa por casa o a través de organizaciones ya existentes como comités de vecinos o sindicatos. Mario gastó solamente dos mil 500 pesos en taxis, cartulinas y copias, además de usar un megáfono prestado.

El costo de las campañas que reportaron los candidatos entrevistados va desde los 500 pesos que dice haber gastado José Luis Matabuena, quien reunió ocho mil firmas para ser candidato por la Benito Juárez; un nutrido grupo de candidatos que gastó entre mil y 10 mil pesos, todos de su propio bolsillo; y pocos candidatos que gastaron sumas mayores, entre ellos Miguel Sosa Tan, quien gastó 23 mil en copias, transporte y dos personas de apoyo para lograr las firmas necesarias para ser candidato a jefe delegacional en Coyoacán; Patricio del Valle, que invirtió 50 mil pesos en su campaña; Arne aus den Ruthen, quien gastó 90 mil de su propios recursos (para conseguir más de seis mil firmas), y el empresario Manuel Martínez de la Mora, que gastó 180 mil aproximadamente, también con un esquema de autofinanciación y que no logró conseguir las firmas.

03-candidatos-02

 

Hay otro grupo de candidaturas que tienen su génesis en el movimiento #YoSoy132.

Después del #YoSoy132, Damiana Villarello (estudiante del ITAM e Iberotec) y un grupo de amigas suyas que estudiaba en la Universidad Iberoamericana fundaron una asociación que busca crear conciencia social. Justamente alrededor del tema de crear conciencia ha construido toda una ideología y ha impulsado su candidatura independiente a diputada local. Damiana me recibió en el “cuarto de conciencia” de su campaña ubicado en la calle de Álvaro Obregón en la colonia Roma.

Irónicamente, cuando iba camino a la entrevista en el radio escuché por primera vez el anuncio del Partido Encuentro Social, que remata con un “buscamos candidatos”, la expresión de una democracia electoral entre candidatos sin partidos y partidos sin candidatos.

Damiana contagia su entusiasmo al hablar de la campaña y deja ver su idealismo. “Prometemos que no prometemos nada”, me dice, a tiempo que cita a Antanas Mockus como su ídolo. Tiene como filosofía “amor, paz y luz” y no quiere pretender ser alguien que no es para hacer política; “por eso no bajé mi perfil de Instagram, ni edité nada de lo que he puesto en Twitter o en Facebook con anterioridad”. Entiende su campaña como una “anticampaña”, sin propaganda impresa que busca “romper el miedo” y documenta cada uno de sus movimientos para hacer un documental sobre su experiencia.

Volví a ver a Damiana en una reunión de varios aspirantes a candidatos en las oficinas del portal Sopitas, un medio que destacó por el amplio espacio que dio a los aspirantes durante el mes de enero y donde fueron convocados para grabar un video promocional de sus candidaturas y planear una estrategia mediática conjunta. Se trataba de generar interés usando las plataformas de internet y redes sociales. Se acordó que todos usarían el hashtag #SinPartidos para generar una tormenta de tuits que nunca llegó.

Una queja constante de los candidatos fue la falta de cobertura mediática. Lo cierto es que en varios espacios hubo notas sobre sus posibles candidaturas, aunque no de primera plana. Tal vez lo que necesitaban más que notas es publicidad, pero la ley les impide contratar tiempos de radio o televisión.

El equipo de Arturo Cuevas, precandidato a diputado local, invitó a todos los candidatos a acudir al IEDF para exponer sus inconformidades. Arturo también había participado activamente en el movimiento #YoSoy132 desde el ITAM, y en la organización del debate presidencial que se llevó a cabo sin la presencia de Enrique Peña Nieto en junio de 2012.

El martes 20 de enero llegué al IEDF poco después de las 10 de la mañana. Encontré a un grupo de cinco o seis aspirantes que conversaba y discutía qué iban a hacer. Los candidatos independientes consideraban que el Instituto Electoral no estaba preparado para sus preguntas, que mostraba desorganización y que no les había brindado apoyo alguno. Había adrenalina en el ambiente. Los precandidatos se notaban inexpertos en la protesta y hacían demandas desde un megáfono.

Empezaba a hablar José Manuel Borgonio, independiente de la delegación Coyoacán, cuando salieron César Rosas (encargado del despacho de la Jefatura de Departamento de Fortalecimiento a las Asociaciones Políticas) y Alfonso Vázquez, del IEDF.

Los funcionarios les informaron a los aspirantes que los consejeros estaban ocupados haciendo un simulacro de registro y que no los podrían recibir. Cuando les preguntaron “¿Un simulacro de registro de qué?”, la respuesta produjo una carcajada colectiva: un simulacro de registro de candidatos de partidos políticos. Finalmente los recibió un grupo de consejeros, pero no lograron ninguno de sus objetivos.

El último grupo de trabajo que tiene raíces en el #YoSoy132 está formado por ex alumnos del CIDE que crearon la agrupación Ala Izquierda. Comenzaron a trabajar desde enero de 2014 para armar algunas candidaturas independientes aliados con Wikipolítica de México. En un inicio se pensó como una plataforma nacional, pero se dieron cuenta de que el proyecto era demasiado ambicioso.

Wikipolítica es la evolución del Wikipartido de México, que buscaba fundar un partido abierto, democrático y colectivo a través de la participación de sus miembros en internet, aprovechando las tecnologías móviles y redes sociales.

Al final, lanzaron Sumando, para apoyar a candidatos independientes en la delegación Benito Juárez, donde registraron a cuatro aspirantes a candidatos: Mercurio Cadena y José Valencia a diputados locales, Carlos Monroy a diputado federal (quien tuvo que impugnar la decisión del Instituto Nacional Electoral de no darle registro, y ganó) y Clementina Montes de Oca a delegada. En paralelo, Wikipolítica Jalisco impulsó y consiguió la candidatura de Pedro Kumamoto a diputado local. Ninguno de los miembros de Sumando logró reunir las firmas necesarias pero tienen la idea de seguir funcionando como un órgano de vigilancia durante las elecciones.

Para conocer la dificultad que implica la recolección de firmas fui con Arne aus den Ruthen —quien en sus inicios apoyó al Wikipartido— a la colonia Pensil. Arne no perdía el tiempo, su prioridad era juntar las seis mil 41 firmas que necesita para inscribirse como candidato a delegado de la Miguel Hidalgo y no iba a dejar de hacerlo para hablar con periodistas.

Los encontré a él y a Ivonne —una chica de 25 años que acaba de terminar la carrera de diseño automotriz y decidió involucrarse en la campaña porque considera que “la política es cambiar al mundo con un granito de arena”—. Estaban platicando con la señora Nestar, que nos dejó entrar a la pequeña construcción donde ella ocupaba un par de cuartos. El resto de los vecinos estaba fuera. En el cuarto cruzando el pasillo del de ella viven seis albañiles que llegan hasta la noche. En su puerta, estratégicamente junto a la cerradura, Arne dejó una pequeña tarjeta.

Esta era la segunda vez que aus den Ruthen o alguien de su equipo peinaba la zona. En la carpeta que traía estaba la lista de todos aquellos que ya le habían dado una firma. La estrategia era regresar y preguntar por ellos para entregarles una invitación a una verbena popular que se llevaría a cabo a las 7:30 de la noche. Las invitaciones eran unas postales donde escribían el nombre del invitado, con la esperanza de que éste fuera y que no llegara solo. “Así consigues una o dos firmas más”, me comentó el candidato, que nunca dejó de sonreír.

No había duda de que iba a conseguir las firmas necesarias. En un buen día juntaba 250 firmas, e iba a buen ritmo para entregar todas el día en que se cumplía el plazo, el 31 de enero. De hecho, según sus cálculos, entregó las firmas requeridas más 16% extra. Al final consiguió su registro: recolectó siete mil 28.

Además de los papeles lleva con él un diminuto escáner con el que toma la foto de la credencial casi sin que la persona lo note. No es nuevo en esto, ha competido tres veces, y orgulloso me dice que nunca ha perdido. Ha sido diputado local, suplente y delegado de la misma Miguel Hidalgo por el Partido Acción Nacional.

De esas experiencias sabe, por ejemplo, que si la puerta está abierta eso significa que se puede pasar, que los números de las casas se ven en los medidores de luz y que hay que empezar siempre de atrás para adelante, en caso de que algún vecino te corra, puedes dejar tus panfletos y cosas en las otras puertas antes de salir.

En la hora y media que lo acompañé en su recorrido ni una de todas las personas con las que habló lo cuestionó sobre sus planes, proyectos o intereses.

Esto es interesante ya que una queja generalizada de los candidatos es que la gente no sabe que existe esta figura. “Tardamos hasta media hora explicando qué somos y la gente no tiene información”, me contó Héctor Nieves, un precandidato de la delegación Álvaro Obregón. Dice que la gente “no es tonta, saben perfectamente los acuerdos al interior de los partidos, las tribus y el tejemaneje de la política local”. Para unas cosas el nivel de sofisticación parece ser muy alto, pero falta socializar la idea de los candidatos independientes.

Cuando le pregunto a aus den Ruthen por qué dejó el PAN, cuenta que lo vio transformarse en un partido sin democracia, un partido de moches y de extorsiones. “¿Y otro partido?”, pregunto y me revira con un “No. El PAN es el mejor… y es una mierda”. Está convencido de que los partidos no son escuelas de gobierno, sino de maña.

Además de los propios partidos y de la generación del #YoSoy132, otra fuente de candidatos independientes son las asociaciones civiles, a través de las cuales muchos ciudadanos se han ido organizando. Para muestra está Roselia Porfirio Agustín, vecina de la colonia Anáhuac II, también en la Miguel Hidalgo, en donde tiene una estética. Cuando le pregunto a Roselia cómo comenzó todo, lo tiene muy claro, “empezó con una coladera”, me dice. Una vecina le preguntó qué podrían hacer para arreglar una coladera rota. Roselia tomó el teléfono y llamó a la delegación para hacer el reporte. Al día siguiente la coladera estaba arreglada. Aus den Ruthen era el delegado en turno, por cierto.

Roselia se convirtió en una especie de enlace entre la delegación y los vecinos, pues le hacían peticiones directamente a ella. Más tarde quiso llevar jornadas médicas y algunos vecinos le sugirieron formar una asamblea de barrio, pero como Roselia estaba en contra de invadir predios, decidió crear una asociación civil. Fue a través de ésta que pidió apoyo para luminarias, podas de árboles y logró “bajar” el programa 65 y más, que otorga pensiones a adultos mayores.

Al igual que Roselia, Judith Barrios Bautista construyó su candidatura —ella sí logró juntar las firmas— desde la sociedad civil. En su caso desde una agrupación política local (APL). Judith es graduada del Instituto Politécnico Nacional (IPN), donde estudió para ser ingeniero geofísico. Desde su época de estudiante participó en movimientos políticos. Entre 1991 y 1999 participó en el Partido del Trabajo (PT) e incluso fue diputada suplente. Más tarde dejó el partido y junto con otros ex alumnos del Poli fundaron la asociación civil Unión de Colonos Independientes.

Lorena Osornio Elizondo es candidata independiente a delegada en la delegación Cuauhtémoc. Su trayectoria viene de los comités vecinales. Ella ha participado dos veces en el Comité Centro II, a través del cual lograron dar motocicletas a la policía de su zona, igual que poner luminarias y comprar camiones repartidores de basura. Las frustraciones que ha vivido al tener trato con dos delegados distintos la han incentivado a buscar ella misma ser jefe delegacional. Los vecinos la conocen, reconocen su trabajo y están dispuestos a apoyarla. Así fue que a través de sus amistades, de miembros de su asociación civil y de sus compañeros de otros comités logró reunir 22 mil firmas que entregó al IEDF.

Osornio vive cerca de la calle República de Perú y además de participar en el comité vecinal vende juguetes en la Plaza del Estudiante y tiene una tortillería.

Más tarde supe que su esposo Sergio, hijo de Alejandra Barrios, líder de los comerciantes ambulantes de la zona, también se registró como candidato independiente para ser delegado de la Cuauhtémoc pero que finalmente no presentó las firmas necesarias. Lorena se enfrentará a su suegra, candidata del PRI al mismo cargo. Me asegura que no se pusieron de acuerdo, que hace meses no ve a su suegra, con quien lleva una “relación cordial pero a quien no frecuenta mucho” y confía en que podrá transmitir su independencia durante la elección.

Además de Roselia, Judith y Lorena, muchos otros candidatos han participado en comités ciudadanos o en asociaciones. Tal es el caso de Héctor Nieves en Álvaro Obregón, Hans Salazar en Tláhuac, José Valencia y Clementina Montes de Oca en la Benito Juárez, entre otros.

Si bien esta colección de anécdotas no refleja a la totalidad de independientes que buscaron el registro, lo cierto es que permite ver la diversidad y pluralidad de los perfiles.

03-candidatos-03

Así como la historia de las candidaturas independientes no inició este enero, tampoco terminará con este ciclo electoral. Forma parte de un largo proceso político que busca profundizar nuestra democracia, en el que parece haber aún mucha confusión e incertidumbre.

Sabemos que de los 145 aspirantes que se inscribieron en diciembre, 12 no concluyeron el proceso. De los restantes, 89 fueron para diputados, de los cuales sólo seis lograron juntar las firmas necesarias, pues 44 no presentaron firmas y 39 entregaron firmas insuficientes después de la contabilidad del IEDF. Igualmente, de los aspirantes a candidato a jefe delegacional, 23 no presentaron sus firmas, 13 entregaron firmas insuficientes y ocho consiguieron el registro.

El proceso no está acabado y presenta paradojas. Encontramos una participación de “independientes” que nos forzará a reflexionar sobre qué es la independencia, qué consecuencias positivas tiene la participación de candidatos que a primera vista pueden no gustar, qué efectos o consecuencias no intencionadas tienen las candidaturas independientes, por qué pueden o no llegar ciertos perfiles de candidatos con las reglas que tenemos y cómo conviene cambiarlas. El entretejido entre independientes y partidos apenas empieza a formarse, pero promete ser interesante, por decir lo menos, y quizá logre ser transformador y democratizador. Veamos hasta dónde llegarán en julio de 2015.

 

Julene Iriarte
Estudiante de la maestría en periodismo y asuntos públicos del CIDE.


1 El artículo está disponible en la siguiente dirección: http://ya-nolescreo.blogspot.mx/2009/05/voto-duro-vs-voto-nulo.html

 

14 comentarios en “Candidatos independientes: Especie en expansión

  1. Estimada Julene qué manera tan amena de resumir el camino que fueron siguiendo los 35 candidatos independientes…
    Gracias al trabajo que usted realizó para resumir sus historias y viendo la baja inversión que algunos candidatos realizaron para poder recabar las 6 mil firmas… No dudo en el título y final de su excelente trabajo periodístico… Que los veremos cada vez más… Coincido en el “por qué” que mejor no pudo haber explicado Arriagada…
    El comentario de aus den Ruthen es genial!!!
    Sólo el tiempo lo dirá….

    • QUISIERA SABER SI TODOS LO CANDIDATOS INDEPENDIENTES HAN PRESENTADO SU 3 DE 3…SERIA IMPORTANTISIMO QUE TODOS LO HICIERAN, TODOS! Y PONER CON ELLO EL EJEMPLO…NO IMPORTA QUE DE MAS DE 10 MIL CANDIDATOS QUE PARTICIPAN EN ESTE PROCESO ELECTORAL SOLO ELLOS LO HICIERAN…MARCARIAN UN PRECEDENTE EXTRAORDINARIO…MORALMENTE ESTAN OBLIGADOS TODOS, AUNQUE NO LEGALMENTE…

  2. Excelente texto. Ilustra cómo se forjan las candidaturas independientes. Sólo una precisión: Pedro Kumamoto va para diputado local, no federal. Saludos!

  3. Indudablemente las candidaturas cuidadanas independientes son una señal inequivoca de los cambios de la vida politica nacional. Pero no siempre son para bien y eso lo debemos reflexionar muy bien los votantes. Es verdad que estamos verdaderamente hartos de que los partidos politicos hagan del erario publico su fuente inagotable de ingresos y de que la ciudadania en general simplemente nos sintamos traicionados siempre. El riesgo de las candidaturas independientes es verlas como los “ciudadanos limpios” o “los redentores de la politica nacional” , pues no hay que olvidar que el primer ciudadano independiente electo en la historia de Mexico ha sido el ahora muy famoso “amigo Layin”, Hilario Ramirez, alcalde (por segunda vez) de San Blas, Nayarit. Ademas, estuvimos a punto de tener a unos payasos como candidatos en Jalisco (Lagrimita y Costel). Pero, como sorprendernos por ello, cuando La Tigresa y Silvia Pinal alcanzaron la maxima tribuna Nacional, el Senado de la Republica? Claro, ellas nunca fueron independientes, solo fueron una muestra del desprecio que la “partidocracia” siente por los votantes. Y ni hablar del actual candidato a la alcaldia de Cuernavaca, Cuauhtemoc Blanco, que hasta olvida quien tuvo la desvergüenza de respaldarlo. Ojala las candidaturas independientes sean la respuesta para salir del dominio eterno de los partidos políticos sin que el grueso de los votantes demos vida a mas Frankensteins como Layin.

    • Desgraciadamente cualquier persona se postula… debería de haber una reforma que exija cierto nivel académico, algún tipo de examen para demostrar si es apta para tener un cargo político, me atrevo a afirmar que la mayoría de la gente que tiene un puesto político, ya sea presidente municipal, diputado federal, senador etc. no cuentan con un título universitario. Estamos mal al aceptar a estas personas que o tienen los conocimientos necesarios para poder dirigir a un país… estamos en el hoyo

      • Es verdad, necesitamos una legislación que obligue a que todo candidato a ocupar un puesto de eleccion tenga un grado educativo que lo haga “elegible”. Hasta para ser un guardia de seguridad en la puerta de un banco te requieren como minimo la educación secundaria concluida. En Nayarit hubo un gobernador de SE JACTABA de tener solo hasta tercero de primaria ( Rigoberto Ochoa Zaragoza). La falla esta en que depende de esos mismos politicos el establecer los parametros para las candidaturas y, argumentando mañosamente la igualdad ciudadana garantizada en la constitucion, jamas cambiaran las leyes para exigir una capacitacion minima a los aspirantes a puestos de eleccion popular pues seria como darse un disparo en sus propios pies. creo que, por mucho tiempo, vamos a estar maniatados.

    • Te olvidaste de mencionar al patetico caso de Nuevo León, de un tipo con militancia partidista que parece jugar una estrategía para dividir a los votantes y que siga el PRI. Muy buen artículo pero me hubiese gustado que profundizara sobre los riesgos de las simulaciones y la improvisación, por ejemplo el Pato ZAMBRANO PARA LA CIUDAD CAPITAL DE NUEVO LEÓN, MONTERREY.

  4. Buen día
    Es un buen trabajo periodístico el que realizo, tal vez solo falta comentar que algunos de los que lograron el registro comenzaron desde los meses de octubre del 2014, de manera camuflajeada, estrategia que dio frutos, mientras que los inocentes que seguimos a la letra conforme a la ley los tiempos no nos alcanzaron; a lo anterior podemos agregar que se utilizó el corporativismo herencia de la cultura priista, como en el caso de la Cuauhtémoc con ambulantes y políticos desechado de partidos.
    Otro factor es que este inicio de candidaturas independientes, solo comprueba el refrán que se le atribuye a Carlos Hank González que dice “político pobre es un pobre político”.
    Así mismo se reafirma que en México tenemos la dictadura perfecta pues la clase gobernante creo reglas a modo para que los ciudadanos, que surgimos de la lucha social, que somos ciudadanos normales (no exfuncionarios o exmiitantes partidistas), podamos llegar a representar a la gente.
    Para el 2018 tendrán que buscar nuevas tretas los bribones de la clase política “reinante”, porque nos vemos en el 2018 y buscaremos “ir por la grande”, ahora que ya enseñaron las malas mañas, sabremos combatir el fuego con fuego.

    Exaspirante a jefe delegacional en La Magdalena Contreras.
    Jaime Antonio Rodríguez Martínez

  5. excelente reportaje julene te felicito buen trabajo aunque no haya sido de los elegidos es broma
    te comento ahora estamos trabajando y promoviendo la unidad ciudadana, porque ya es tiempo de ponerle punto final a 12 años de caciquismo nefasto de leonel luna y cuates haciéndole mucho daño a nuestra delegación.

  6. Las candidaturas independientes es un gran movimiento que esta creciendo, hay que apoyarlos en el voto para que crescan más y asi poder mejorar nuestra democracia y bienestar social.
    Con esta medida se podrá algún día derrocar a todos los partidos llenos de delincuentes vividores del sistema caciquil y obsoletos que nos tienen secuestrados a los mexicanos.
    Bravo por estos candidatos independientes.

  7. Hay muchos errores en la nota… Martinez Mora va por el PAN, no independiente. Kumamoto va para diputado local y sí logró las firmas.

    • Estimado Gonzalo,

      Gracias por tu comentario. Hemos corregido la información correspondiente a Pedro Kumamoto. En cuanto a Martínez Mora, tú te refieres al que va de candidato por el PAN en Zapopan, Luis Guillermo. Éste es Arturo Manuel Martínez DE LA Mora, quien fue independiente y no consiguió registro en el Distrito Federal.

      Recibe un saludo.

  8. Parece que no fue posible librarnos del ambiente circense de estas elecciones próximas, ahora si va a haber payasos, al menos en Guadalajara… Bueno, payasos reales, no como el resto de muchos de los candidatos ya registrados, entre esos solo hay “payasitos”.