A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Cientos de ventanas se han llenado de rostros
A causa de algo que ocurrió en la calle,
Algo que nadie puede precisar
Porque no hubo una sirena ni un grito ni un balazo
Y sin embargo, allí están todos
Algunos cubren con las manos los ojos de sus hijos
Otros asoman y gritan
A quienes caminan por las calles muchos pisos abajo
Con la misma compostura y apariencia de serenidad
De quienes dan un paseo dominical
En otro siglo, menos violento que el nuestro.

 

De Mi silenciosa escolta.

 

Charles Simic
Escritor y traductor. Ha publicado: El flautista en el pozo, Una mosca en la sopa. Memorias y La incierta certeza, entre otros libros.

Versión de Rafael Vargas.