A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

En Efraín Huerta (1914-1982) confluyeron las cualidades del poeta, del ensayista y del periodista. Como poeta entregó a la imprenta 16 títulos, varios de ellos imborrables no sólo para la poesía mexicana. Como ensayista no estuvo atado de manos: abordó temas disímiles como el futbol y las cucarachas. Como periodista fue una presencia vital en periódicos y suplementos culturales: cronista, crítico de cine y articulista de lo cotidiano.

En este dosier rendimos homenaje a Huerta con la invitación a leerlo. Emiliano Delgadillo Martínez escribe un perfil del hombre que fue el poeta. Carlos Ulises Mata exhuma dos crónicas y una columna escritas por un Efraín Huerta joven, que tienen la virtud de ser el anuncio de un autor sólido. Luis Miguel Aguilar presenta una selección anotada de poemínimos, en donde se descubren los cruces con otros autores y voces. Juan Manuel Gómez explora los intereses de Huerta, más allá de los versos. Por último, incluimos dos calaveras, casi inéditas hasta ahora, escritas por Luis Miguel Aguilar y José Joaquín Blanco, quien alguna vez escribió: “La poesía de Efraín Huerta ha cubierto una de las principales carencias de la poesía mexicana: la ha hecho incluir la realidad urbana de opresión y miseria; ha opuesto la capacidad colérica al bucolismo reinante; ha impuesto la vida cotidiana y pasional del poeta como espacio real”.

01-huerta-01