Gabinete de lectura

Salman Rushdie, Luka y el Fuego de la Vida, Mondadori, México, 2012, 206 pp.

Hace casi 20 años, Rushdie escribió Harún y el Mar de las Historias para protegerse de la furia que desataron Los versos satánicos. Fue un respiro y también una ofrenda a su hijo mayor. Luka y el Fuego de la Vida tiene su mismo temperamento: es una mezcla del saber narrativo que proviene de Las mil y una noches y del carácter libre y gozoso de la novela de aventuras. Luka, el protagonista, debe enfrentar a los poderes oscuros que amenazan con robar la vida de su padre. A la manera de los héroes clásicos, abandona el hogar e inicia un peregrinaje que es también un camino sembrado de peligros. Rushdie no sólo traza una geografía imaginaria —la del mundo de la magia y de los sueños, la de la fábulas y los cuentos— sino que eleva la voz para ridiculizar a quienes niegan la existencia de realidades paralelas. A sus 66 años no deja de fantasear como un niño. (Roberto Pliego)

 

 

Gabinete de lectura

Guy de Maupassant, Cuentos completos (edición y traducción de Mauro Armiño), Páginas de espuma, México, 2012, 2744 pp.

Maupassant publicó su primer cuento —“La mano disecada”— en 1875, bajo el seudónimo de Joseph Prunier, y el último —“El buhonero”— en 1891, dos años antes de su muerte, ya devastado por la sífilis, en silla de ruedas, deprimido y sin recordar siquiera su nombre. Escribió 303 a un ritmo frenético, más con la vocación del naturalista que con la mirada de su maestro Flaubert. Como escribe Mauro Armiño en el prólogo a esta bella e infaltable edición, la definitiva en español, no tuvo más horizonte que “la realidad, siempre la realidad”. Maupassant, ese superdotado sexual, ese profesional de los salones y los burdeles, “un industrial de las letras”, como él mismo dio en llamarse, probó la crónica y la novela, el teatro y la poesía, el periodismo y el relato de viajes pero, a excepción hecha de las mujeres, vivió sólo para el cuento. (R.P.)

 

 

Gabinete de lectura

Dalí Corona, Cartografía del tiempo, Tierra Adentro, México, 2012, 102 pp.

En los poemas de este autor (ciudad de México, 1983) la luz filtra a través de signos vitales arrancados del interior del ser, de la ciudad, del día y la noche. La palabra cosa remite a una calle de la infancia desdibujada por los ruidos que habitan al ser y que a veces le impiden volver a su hábitat. Poesía que ilumina desde una aparente espontaneidad y un sentido profundo de la cosas. Al conversar con el mundo Dalí lo hace consigo mismo, con las calles de su ciudad, el aire, su insomnio, su hijo. Su espacio es su casa, poblada por los latidos del mundo. (Margarito Cuéllar)

 

 

 

Gabinete de lectura

Charles Bernstein, ¡L=a=n=g=u=a=g=e contraataca! Poéticas (1975-2011), Aldus/UANL, México, 2013, 400 pp.

Una obra coordinada por Heriberto Yépez, con prólogo de Eduardo Espina, encaminada a buscar caminos hacia la lectura e interpretación del poeta, teórico, editor y maestro  estadunidense Charles Bernstein (Nueva York, 1950). Ensayos, entrevistas, interpretaciones, incluso poemas. Las políticas poéticas o políticas de la forma poética, más allá del eficacia de su contenido. Es decir, el reconocimiento de las dimensiones sociales de la poesía, que tienen como punto de partida, de acuerdo al autor, la habilidad para leer poemas como una expresión solitaria. (M.C.)

 

 

 

 

Gabinete de lectura

Juan Villoro, Conferencia sobre la lluvia, Almadía, México, 2013, 64 pp.

La fuerza de la narrativa de Villoro radica en que las ansiedades y defectos manifiestos de sus protagonistas se convierten en el mejor método, así sea indirecto, para adentrarse en la cotidianidad con un sentimiento trágico de la vida bien temperado. No cómo la realidad se convierte en literatura, sino cómo la literatura compone la realidad es el trasfondo de este monólogo teatral que, más bien, es un cuento con final inesperado. El conferencista que aquí monologa es un bibliotecario que diserta sobre la lluvia, aprovechando citas literarias y desatando metáforas, para hablar de la felicidad como una realización condicionada y frágil; para confesar amores con mujeres tan enigmáticas como un paraguas olvidado. (Noé Cárdenas)

 

 

Gabinete de lectura

Robert Galbraith, The Cuckoo’s Calling, Sphere, Londres, 2013, 449 pp.

Al parecer J.K. Rowling comparte con su carismático Harry Potter la varita mágica del éxito editorial. Este thriller firmado con seudónimo y publicado con fines benéficos para The Soldiers’ Charity, se desarrolla en el Londres contemporáneo visto desde el mundillo de la alta moda. Los distintos dialectos del inglés londinense, los barrios emblemáticos, los recorridos y la metodología del formidable detective Cormoran Strike —que soporta en su cuerpo las consecuencias bélicas de la presencia británica en Afganistán— para demostrar que la supermodelo Lula Landry no se suicidó sino que fue asesinada, dotan a esta novela de elementos suficientes que garantizan una lectura placentera y viral. Las subtramas, como la de la adorable Robin, plantean secuelas que ya se anhelan. (N.C.)