El merodeo siempre está

Me cuesta dejar esa burbuja en la que estamos metidos tantas horas. Y aunque no los recuerde a diario, los sueños suelen afectarme más de la cuenta. Una ex pareja solía impacientarse: “¿Qué te pasa, Myriam? ¿Cómo puede ser que te pongas así solamente por un sueño? ¿Qué no te basta con las broncas de la realidad?”. Ante tal empatía, me fugaba a garabatear en un cuaderno palabras sueltas, a veces dibujitos, a veces la palabra trazada como si estuviera pintándola. Y eso me traía de regreso al mundo de la vigilia. Ah. Y un café. Eso jamás falta en mis mañanas. Sobrevuelo y vuelvo a sobrevolar. No aterrizo nunca en directo. A veces produzco en una jornada lo que no pude hacer en semanas, pero el merodeo siempre está. Difícil hablar de una preferencia de horas: que si escribo de día, que si mejor de noche. Me he amanecido, eso sí. Lo que jamás he hecho es escribir a las siete de la mañana, recién levantada. Además, al menos por gusto, nunca madrugo.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2013 Julio