Cuerpos sin nombre

El signo del sexenio que concluye fue la violencia y su visibilidad. Vale la distinción porque en la última década del siglo pasado México mostró tasas promedio de homicidios más elevadas y más estables. Lo que distingue a estos últimos seis años es la reversión de una tendencia negativa en la tasa de homicidios, sobre todo la concentración de los homicidios asociados a una causa central: el crimen organizado. Ello implicó un crecimiento dramático en el número de homicidios en los que se usaron armas de fuego; un proceso de concentración geográfica, y la visibilización de un tipo de violencia que no conocíamos, en monto y modo.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Diciembre