Antes y después de la testosterona

El ser mujer se juega a partir de un considerable repertorio de excesos y déficits. Curioso vivir con una denominación ontológica que deriva del exceso y la falta. De niña, a mí me sobraban y faltaban multitud de cosas. Me sobraba fuerza. Hasta tercero de secundaria les podía ganar en “venciditas” a los hombres y a todas las mujeres. Esto hacía que los niños corrieran cuando me acercaba. Prefería ese vacío a perder en cualquier juego que involucrara la fuerza o el cuerpo. Mi padre me enseñó que cuando uno juega es para ganar, cuando uno vive es para ser solidario y acompañar. En mi vida el juego ha sido central: he jugado todos los días, juego a ser directora, juego a ser maestra, juego a ser mujer.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2011 Abril