DELIRIOS DE LA INDEPENDENCIA

La versión que priva de la Independencia de México acusa graves deformaciones de la verdad histórica. Los textos que siguen, nacidos de la mano de algunos de los mejores historiadores de México, restituyen algunas realidades que generalmente se ocultan, se borran o se deforman en el relato del nacimiento de la nación.

1. La rebelión de independencia fue un asunto de curas: mucha destrucción y mucho incienso, nos recuerda Luis González y González.

2. La independencia fue una epopeya discutible y un desastre real, dice Josefina Zoraida Vázquez.

3. Además de Padre de la Patria, Hidalgo fue un cura incendiario, confundido por su momento histórico, poseído y arrepentido de su gesta, sugiere Jean Meyer.

4. Mauricio Tenorio presenta al innombrable Iturbide en todas sus facetas: no sólo el villano de nuestra historia, también el valiente, el héroe y el estadista imposible del imposible país naciente.

5. Contra viejas y nuevas mitologías indigenistas, Eric Van Young restituye el hecho de que los indígenas de la Nueva España fueron más monárquicos fantasiosos que independentistas militantes.

6. John Coatsworth hace un ejercicio de las oportunidades de independencia que México perdió y, en consecuencia, las tristes cuentas históricas de la independencia que tuvo.

7. Claudio Lomnitz muestra el largo camino que tuvieron que recorrer los despojos fúnebres de los héroes para volverse reliquias veneradas en el recuerdo agradecido de la patria.

Ninguna de estas cosas suele estar en la historia patria que da cuenta de la Independencia mexicana. La Independencia es en muchos aspectos una asignatura pendiente de nuestra historia, una historia que todavía debemos escribir y completar. Es un pasado abierto que pide a gritos su propia independencia de la fábula, el patrioterismo, la retórica y la mentira.

La Independencia mexicana, hay que decirlo, fue un desastre. Su epopeya prueba el famoso dicho de Engels de que “la historia camina por el lado malo”. La Independencia hizo de México el país vulnerable y dependiente que fue después y que en muchos aspectos sigue siendo.