La tarde del 14 de julio de 1969 cruzaron el cielo de San Salvador un poco más de una docena de viejos aviones de combate en formación seguidos por un grupo más numeroso de pequeñas avionetas de uso civil. Horas más tarde el gobierno militar comunicaba que tropas salvadoreñas habían cruzado la frontera e iniciado combates contra tropas hondureñas, mientras simultáneamente los aviones salvadoreños bombardeaban en tierra a los igualmente viejos aviones de la Fuerza Aérea de Honduras. A esta guerra se le conoció como “la guerra del futbol” porque los gobiernos militares utilizaron las eliminatorias del Mundial para activar un nacionalismo absurdo entre países idénticos.

Las historias de esta guerra son casi tragicómicas. La tropas de El Salvador se quedaron sin combustible y municiones a los cuatro días, las avionetas civiles fueron usadas con soldados amarrados al fuselaje y éstos lanzaban bombas con la mano para luego ametrallar con su fusil; un general se dedicó a saquear el primer pueblo que ocupó; otro general avanzó montado en un burro y se perdió con sus tropas en Honduras. Cuentan que el dictador Anastasio Somoza, de Nicaragua, llamó violentos a los militares salvadoreños por resistirse a usar la diplomacia. El Partido Comunista de El Salvador apoyó la guerra y llamó a filas pero el gobierno rechazó su “patriótico respaldo”. El gobierno hondureño organizó un cuerpo paramilitar llamado la “Mancha Brava” para perseguir a los salvadoreños y difundió la consigna “hondureño agarra un leño y mata un salvadoreño”. Los militares salvadoreños fueron jubilosos a aquella ridícula guerra para luchar contra Honduras y defender a sus hermanos campesinos, sin embargo, una década más tarde aquellos mismos militares estaban ejecutando horribles matanzas en su propio país.

02-centroamerica

Ilustración: Víctor Solís

Durante décadas Honduras fue la válvula de escape demográfico que protegía la estabilidad del poder oligárquico de El Salvador. Cuando por distintas razones Honduras decidió cerrar esa válvula y repatrió a más de 300 mil salvadoreños, la reacción del gobierno militar fue declararle la guerra a Honduras. Haber perdido a este país como ruta de descargo demográfico contribuyó al estallido de una guerra civil en El Salvador. Honduras cerró su frontera por 11 años a los productos salvadoreños y acabó con el Mercado Común Centroamericano, el primer proyecto de integración regional del continente.

El efecto de tapar el flujo migratorio y devolver a miles de migrantes funcionó como una bomba social y política para El Salvador. La llamada “guerra del futbol” fue un conflicto demográfico movido por los intereses económicos de las elites nacionales en ambos países. Después de esto vino un cuarto de siglo de convulsión política y violencia que incluyó una guerra civil en El Salvador, una revolución en Nicaragua, un genocidio en Guatemala, el establecimiento de bases militares norteamericanas en Honduras y la invasión a Panamá por tropas estadunidenses. Presiones demográficas, intereses de las elites locales, militarismo y cambios en las políticas de Estados Unidos se combinaron en la construcción del conflicto centroamericano; el más cruento de Latinoamérica desde la “Revolución mexicana”.

Cuando se habla de los factores que generaron el conflicto centroamericano se debate sobre tres responsables fundamentales: la “Teología de la Liberación”, la injerencia comunista cubano-soviética y las dictaduras militares que servían para sostener a regímenes de carácter oligárquico. Muy poco se habla de cómo los giros contradictorios de las políticas de Estados Unidos en el continente fueron mucho más determinantes que las ideologías o que la Unión Soviética y Cuba en la activación de las crisis internas que acabaron convertidas en guerras.

Luego de la revolución cubana, el gobierno de John Kennedy impulsó la “Alianza para el Progreso” con la idea de que debía hacerse una revolución pacífica para evitar una revolución violenta. Esta política movió a las elites gobernantes a realizar reformas en el campo social, se construyeron miles de escuelas y se propuso la realización de reformas agrarias. Con la llegada de Richard Nixon vino la “política de seguridad nacional” que echó para atrás el reformismo y se concentró en contener el comunismo, multiplicando la represión, respaldando fraudes electorales y golpes de Estado. Años más tarde el presidente James Carter impulsó la política de respeto a los “Derechos Humanos”, con lo cual la democracia como paradigma empezó a tener vigencia; en ese contexto fue derrocado el dictador Anastasio Somoza por la “Revolución Sandinista” y el tratado Torrijos-Carter acordó entregar el canal a Panamá. Entonces vino la administración de Ronald Reagan que retornó a la política de contener la expansión comunista que, conforme a sus ideas, se estaba acercando a Estados Unidos. Tropas estadunidenses invadieron la isla de Granada y nació lo que se conoció como “guerra de baja intensidad” que tuvo a Centroamérica como escenario principal.

Al analizar estos giros desde una perspectiva histórica podemos apreciar que se trató de un juego de avances y retrocesos que movió a las elites y a las sociedades de los pequeños países centroamericanos en direcciones opuestas en un período de sólo 30 años. El efecto de esto fue devastador en la activación de contradicciones tanto dentro de los gobernantes como de los gobernados. Las causas estaban presentes en las realidades de ausencia de democracia y pobreza, pero ni los teólogos, ni los comunistas, ni los cubanos tenían tanta potencia como para ser detonadores de guerras.

Imaginemos lo que puede pasar si a las primitivas elites de una pequeña nación una gran potencia le dicta un día una política reformista, al segundo día le dice que debe reprimir, al tercer día le dice de nuevo que debe hacer reformas y al cuarto día le vuelve a decir que reprima. El resultado será que esa pequeña nación se dividirá profundamente y acabará en una guerra. Los conflictos no habrían alcanzado tanta intensidad sin la profunda división entre reformismo y autoritarismo que activaron las políticas estadunidenses al interior de estos países. Las administraciones de Kennedy y Carter tuvieron razón al impulsar reformas, pero los avances que éstas provocaban hicieron que las políticas de Nixon y Reagan se convirtieran en escaladas de represión que le permitieron a las oligarquías locales acusar de comunista y eliminar a cualquier opositor, incluso a quienes venían de sus propias filas. Esto radicalizó procesos de cambio que pudieron y debieron haber sido pacíficos. Fue así como quedó instalada en la región una polarización extrema que ha derivado en ingobernabilidad.

En la actualidad la bomba demográfica ya no abarca sólo a El Salvador, sino que ha crecido y cobrado carácter regional. Guatemala tiene hoy 16 millones de habitantes, Honduras nueve y El Salvador 6.5 millones. El problema es que ninguno de estos tres Estados del llamado Triángulo Norte es capaz de generar empleos, educar, brindar servicios y proveer seguridad para sus más de 30 millones de habitantes. Los grandes vacíos en las responsabilidades de los Estados tienen relación directa con los bajos niveles de recaudación fiscal y ésta es la causa principal de la inviabilidad de estos tres países. Esto no es un asunto ideológico, la debilidad institucional le permite a los ricos del Triángulo Norte vivir como reyes en un basurero. Las llamadas “maras” son una catástrofe social sin precedentes en el continente, no es crimen organizado como el que padecen otros países. En ningún otro lugar de Latinoamérica un problema social acabó convertido en una violencia criminal masiva tan feroz, porque en ningún otro lugar tienen las elites niveles tan altos de irresponsabilidad e insensibilidad.

Las guerras de los ochenta en la región centroamericana orientaron los flujos migratorios hacia Estados Unidos y en los últimos 20 años este país ha funcionado como la principal válvula de escape a la presión demográfica centroamericana. Algo similar al papel que jugaba Honduras con El Salvador, pero con la diferencia de que aquella migración campesina dejaba un beneficio indirecto para las elites que se limitaba a reducir la conflictividad por la tierra. La migración hacia Estados Unidos les deja un beneficio directo y de alta rentabilidad. Las remesas de los migrantes están modificando el carácter de las economías de la región y convirtiendo a los propios habitantes en producto de exportación. La migración no sólo reduce las responsabilidades de las elites en la atención a la pobreza, sino que la exportación de pobres los está volviendo más ricos. Conforme a los datos, desde 1998 para El Salvador y desde 2007 para Honduras y Guatemala, los tres países han recibido más de 130 mil millones de dólares en remesas y éstas crecen más cada año. La distorsión es tal que El Salvador es considerado un país de renta media a pesar de la violencia, del desempleo y de una economía que tiene muchos años de no crecer.

02-centroamerica-cuadro-1
02-centroamerica-cuadro-2
02-centroamerica-cuadro-3

Teniendo en cuenta estos 130 mil millones de dólares en remesas recibidas en menos de 20 años, la pregunta que surge es: ¿por qué estos tres países se encuentran entonces en una situación tan grave? Las remesas comenzaron como una bendición, pero se han convertido en una maldición similar al efecto de la renta del petróleo en algunos países. La diferencia es que la renta de las remesas tiene unos costos humanos dramáticos. En El Salvador es casi imposible recuperar una economía productiva y Honduras y Guatemala van por el mismo rumbo, las remesas le están quitando estímulos a la inversión productiva y generando una falsa economía de servicios y consumo que depende totalmente de la exportación de personas.

Pero lo más grave es la relación que guardan las remesas con la violencia. Si en el terreno económico generan un falso progreso, en el terreno social provocan muerte. Una vez que éstas se vuelven dominantes para la economía, abren un fatal círculo vicioso en el que conectan migración, remesas, decrecimiento económico, destrucción de familias y comunidades, violencia y desempleo. Es decir, que estos países entre peor están, mejor les va económicamente a las elites, porque reciben más remesas resultado de que más gente emigra. No hay ninguna señal de que las elites económicas y políticas de estos países quieran sacar o sepan cómo sacar a sus países de este círculo vicioso. Esto es así porque se trata de grupos primitivos, poco ilustrados, socialmente insensibles, políticamente irresponsables, con propósitos fundamentalmente extractivos y sin visión estratégica.

La tragicomedia de la “guerra del futbol” fue una muestra de la escasa calidad intelectual de estas elites, pero se pueden encontrar muchas otras tragicomedias o tragedias insólitas en cualquiera de los tres países. El último golpe de Estado al estilo de los años cincuenta ocurrió en el año 2009 en Honduras cuando los militares sacaron al presidente en pijama del país. En enero de 1981 efectivos militares guatemaltecos asaltaron la embajada de España y quemaron con lanzallamas a 34 personas. En El Salvador Roberto d’Aubuisson, fundador del partido de la derecha ARENA, decidió matar al arzobispo Romero de un balazo en el corazón en plena misa durante el sacramento de la Eucaristía. Amigos de izquierda y derecha de otros países suelen decirme: “esas oligarquías son salvajes”, en ese sentido el calificativo de “repúblicas bananeras” no es peyorativo, sino descriptivo.

Durante la administración del presidente Obama hubo muchas deportaciones, pero al mismo tiempo luchó por una ambiciosa reforma migratoria que permitiera regularizar la situación de millones de migrantes. Su política fue compasiva frente a la tragedia de quienes huyen del Triángulo Norte y simultáneamente su gobierno impulsó planes para apoyar el fortalecimiento institucional y el combate a la corrupción. Los efectos de esta política se han hecho sentir con fuerza. En Guatemala un ex presidente fue extraditado, otro se encuentra preso junto a su vicepresidente y recientemente un ex ministro murió a tiros cuando enfrentó a policías que intentaban capturarlo. En El Salvador hay un ex presidente muerto mientras era procesado, otro se encuentra asilado, uno más guarda prisión y es bastante probable que dos ex presidentes más sean investigados. En Honduras hay un presidente procesado y miembros de una de las familias más ricas del país enfrenta cargos por narcotráfico en Estados Unidos. En Guatemala hay procesos abiertos por evasión fiscal contra grupos económicos poderosos y en El Salvador se conoce que hay investigaciones de ese tipo en marcha.

Tanto en Guatemala como en Honduras se han creado organismos externos para combatir la impunidad, mientras en El Salvador la Fiscalía General y la Corte Suprema de Justicia están recibiendo un fuerte apoyo norteamericano para que puedan actuar con independencia. Juzgar cada caso es irrelevante, lo central es que estas acciones sobre toda la región permiten ver claramente la intención de combatir la corrupción para forzar a un cambio en la calidad de las elites que no tiene orientación ideológica preferente, pues en los tres países hay golpes hacia la derecha y hacia la izquierda. Puede cuestionarse la eficacia del método, pero no el propósito. Para los efectos de este artículo, lo que interesa señalar es que bajo el gobierno de Donald Trump es bastante probable que venga un cambio similar a los giros contradictorios en la política estadunidense que generaron violencia y guerras en toda la región en los años ochenta.

El presidente Trump ha planteado construir un muro que cerraría la válvula de escape a la presión demográfica de la región, al mismo tiempo ha anunciado deportaciones masivas, impuestos a las remesas y erradicación de las “maras” en Estados Unidos expulsando a sus miembros a Centroamérica. En los últimos 12 años ha habido 187 mil 951 homicidios en Guatemala, Honduras y El Salvador, una cifra que en términos comparativos supera los 220 mil muertos que Colombia ha tenido en 50 años y coloca a la región como la más violenta del planeta. Los muertos continúan aumentando junto a la población que huye de la violencia. El número de homicidios deja claro que ya no estamos frente a un fenómeno migratorio motivado por razones económicas, sino frente a refugiados y población desplazada por la violencia y esto requiere atención humanitaria.

02-centroamerica-cuadro-4

La deportación sistemática de delincuentes fue lo que llevó a las pandillas de Los Ángeles a Centroamérica, una vez allí éstas se multiplicaron por la pobreza y se volvieron más violentas por la incapacidad de los gobiernos para detener su avance. Ahora son un poder fáctico que controla territorios y somete población. Honduras provocó una guerra civil en El Salvador cuando hizo exactamente lo que pretende hacer Trump con Centroamérica, cerrar el paso y deportar masivamente. Esta política sería dar un bandazo de consecuencias fatales para toda la región. En los años ochenta México asumió el liderazgo para hacer contrapeso a la política de Ronald Reagan hacia Centroamérica, ahora además de ocuparse de sus propios problemas con la administración Trump, tendrá que lidiar también con la tragedia humanitaria del Triángulo Norte.

Por otro lado, se perfila una política ideológica en vez de una política pragmática en la relación con los gobiernos, si esto es así la polarización en Guatemala, Honduras y El Salvador crecerá y con ello la ingobernabilidad en países que apenas están aprendiendo a tolerar el pluralismo. Las políticas de fortalecimiento institucional y de lucha contra la corrupción podrían ser abandonadas o tomar un camino ideológico apoyando a las derechas contra las izquierdas. El resultado de esto será que los procesos actuales, en vez de ayudar a la madurez de las elites, contribuirán a que se abra un ciclo de venganzas y lucha por el control político ideológico del Poder Judicial. Exactamente lo mismo que ocurrió cuando se impulsaban reformas que luego se convertían en justificación para reprimir.

Las pequeñas naciones centroamericanas sufren con sólo que Estados Unidos no las voltee a ver. La administración Trump planea darles cuatro golpes simultáneos: reducir las remesas poniéndoles impuestos, cerrar la puerta a sus desesperados migrantes, deportar a centenares de miles de trabajadores y enviar a miles de pandilleros a países que ya están derrotados por la criminalidad. Es una tormenta perfecta, obviamente estos países no van a declararle la guerra a Estados Unidos como hizo El Salvador con Honduras en 1969, tendrán que tragarse sus problemas. Lo que viene es una implosión que le dará continuidad a la tragicomedia bananera, pero ahora se mezclarán en ésta el primitivismo, el egoísmo extremo y la ignorancia de las elites locales con la impiedad, el racismo y la irresponsabilidad del liderazgo de la gran potencia del norte.

 

Joaquín Villalobos
Ex jefe guerrillero salvadoreño, consultor en seguridad y resolución de conflictos. Asesor del gobierno de Colombia para el proceso de paz.

 

44 comentarios en “Trump y el infierno centroamericano

  1. Después de leer este artículo, me siento reducida a la mínima expresión. Aunque estoy de acuerdo con la mayoría de lo planteado, me pregunto: ¿estamos condenados a subsistir o morir a partir del vaivén de las políticas gringas? ¿Por qué no formamos parte de este análisis el resto de actores? ¿Son los avances anti-corrupción en Honduras, Guatemala y El Salvador producto únicamente de lo dictado por la política del gobierno n.a.? ¿No hubo participación alguna de los pueblos de esos países?
    Agradeceré su respuesta.

    • Soy guatemalteco, te diré que en Guatemala la población fue en efecto el aspecto más importante para hacer algunas reformas en nuestro país. Sin embargo, antes de que nosotros reaccionáramos, fue la CICIG y especialmente la ayuda de la Embajada de EEUU quienes tomaron la batuta y con una constante mediatización de los problemas en los medios de comunicación, como en las redes sociales, se logró unir a la gran mayoría de personas y logramos reaccionar de manera parcial, dado que fue antes de los comicios y vimos que la mayoría de nuestras instituciones estaban colmadas de redes de corrupción. Saludos.

      • He venido siguiendo noticias de Trump desde que se lanzó como candidato a la presidencia. Todos sabemos que es un hombre con toda la intención de cumplir sus promesas de campaña. Muchos aun no se lo toman en serio, hay por ahí todavía muchos que piensan que es imposible que el cumpla lo que dice. Este excelente artículo me ha terminado de confirmar los duros problemas y crisis que veo yo que la américa latina enfrentará bajo la administración de este oligarca. Soy de Guatemala y me preocupa mucho que la CICIG desaparezca de mi país pues gracias a la administración Obama empezamos a ver cambios serios principalmente en el Ministerio Público y el Organismo Judicial (aunque en este todavía queda mucho por hacer). La oligarquía y la clase política de mi país luchan como una legión de demonios con la intención de no ser expulsados de un gobierno que tienen secuestrado desde las dictaduras militares y durante estos últimos 30 años de gobiernos “democráticos” que solo se han dedicado a saquear el erario y aumentar la pobreza y el crimen. Es más es irónico tener un seudopresidente como Jimmy Morales que solo pone cara de estúpido y busca la manera de evadir las respuestas que el pueblo de Guatemala le exige, un títere que vive escondido de la prensa y que luego de su primer año simplemente no hizo nada más que hacerse el desentendido de la crisis en la que estamos actualmente como país. Se vienen tiempos muy difíciles.

  2. Da gusto leer un artículo muy bien investigado en medio de los tiempos que vivimos bombardeados por el “Periodismo Investigativo”, de moda hoy en día, cuyas investigaciones están basadas en noticias politizadas y comentarios de hígado que encuentran en internet. Felicito al autor por su objetividad y veracidad.

  3. Uffa!! me parece el guion de una pelicula tipo Forres Gump. Solo que en el siglo XXI
    Existen nuevos medios y herramientas de analisis eonomico y social que habria que considerar para sacar conclusiones menos “etiqueteras”.

  4. Tiene mucho sentido todo este análisis, y no es mucha la esperanza que podemos depositar en nuestras cupulas politicas, empresariales, religiosas o intelectuales, las cuales carecen de un desarrollo moral bastante notable. La única esperanza a la que podemos aferrarnos es que Trump carece de ideología y es posible que resulte con una política más pragmática hacia la región. Aunque las personas que lo asesoran en realidad son los que estarían a cargo de su política exterior, y ahí no hay mucho que esperar.

  5. A Villalobos no incluye en su análisis los retrocesos y parte que la izquierda también han generado y que los ahora gobernantes en El Salvador fueron sus amigos y complices en la destrucción del país y que no hacen nada para mejorarlo sino que se han convertido en la nueva oligarquía.

    • Muy bien dicho facil es dar retorica pero tambien Villalobos ha sido parte de todo lo que el condena

    • Normalmente los destructores de países son los que roban sus rentas y difícilmente eso puede achacarse a la izquierda, puesto que entonces sus líderes y personas ilustres no serían perseguidas y asesinadas como ha sido tradicional por acá en estos últimos 60 años, no le parece? por otro lado las supercherías de la política suelen ser reveladas tarde o temprano; no es prudente ni lógico identificarse con la justicia social, conla democracia y la igualdad de manera permanente si lo que se pretendía era engañar al pueblo

  6. Al interior de nuestros paises necesitamos reformas autenticas que se adapten a nustras propias necesidades, una reforma cultural economica donde las elites economicas distribuyan la riqueza con mejores salarios, el uso edecuado de la tierra,
    En fin si el poder economico no se entera que tiene la solucion y los poiticos dejan de obedecerle tendriamos que buscar con mucha dificultad otra valvula de escape

    • Suena bonito pero no funciona así. Es manera de pensar hizo que la industria y los empleos de Estados Unidos se fueran a la China, a la India y produjo una reduccion de la clase media que ahora protesta eligiendo a un Trump que promete bajar impuestos a la industria para repatriar sus industrias en el extranjero y asi volver a generar empleos. El industrial simplemente busca maximizar sus ganancias y eso fue lo que sucedió con las fabricar americanas que se fueron al extranjero. El articulo habla de que no hay un grupo que ponga a producir ideas que se transformen en trabajo para muchos. Esa es la solucion, mas empresarios creativos que no abusen de sus empleados y que produscan para exportar trayendo divisas y mejotando la economia. Cuando hay trabajo, se puede comer, educar a los hijos y buscar salud.

      • ¿Y dónde hallar a estos “empresarios creativos”? ¿no se habrían manifestado ya en el seno de esos países? con tal cantidad de emigrantes hacia USA el ingenio y el potencial productivo emigra con ellos. Antes de nada deben crearse las condiciones necesarias para la creación de una clase productiva y esa sólo puede aparecer con más democracia y más igualdad. No aparecerá de la nada eso es seguro

  7. Excelente analisis. La tragedia que estamos viviendo en centroamercica y que pueda ser aun peor, no es de interes para ninguna potencia economica. Siempre han sacado provecho de nuestra miseria. El cambia real esta en nosotros mismos, en mejorar nuestras estrategias de desarrollo, acabar con el cancer que no nos deja desarrollarnos “la corrupcion” . Limpiemos de corruptos las cortes de justicia, las intituciones etc. Lo peor es no hacer nada.

  8. Excelente análisis de la realidad Centro americana desde los 60
    hasta ahora. Las políticas del nuevo gobierno de Trump si deben de causar muchas preocupaciones en la
    región. Hay un factor adicional que tendrá que ver, el proteccionismo que el Sr. Trump está proponiendo para mantener empleos en áreas industriales de los EEUU. Si es que el dicho renegociación de tratados de comercio y aranceles sobre productos exportados desde México resultan en menos empleos, más agudas las presiones internas por la pérdida de empleos. Las propuestas políticas de Trump significarán una situación muy preocupante en Centroamérica y México.

  9. Don Joaquín. Se me pone la piel de gallina al leer esto. No es extraño para mí leer esto, el problema es que soluciones no parece que existan a menos que un meteorito del tamaño de la Luna nos colisione. Y si a todo eso le sumamos el flagelo del narcotráfico y sus tentáculos politicos el pananora se vuelve no tanto como Marte; sino Plutón.

  10. Sin la intervención CA estaría ya en vías de madurar. En Guatemala desde la de 1956, echaron por la borda los primeros pasos democráticos del país, ahora con la nueva intervención judicial, tienen el país paralizado, las cárceles llenas no de delincuentes sino de personas que sirvan de ejemplo para que los demás “Se porten bien” es una justicia sin justicia, ejemplarizante, de diseño, en donde se escoge no al culpable, sino al notable.

  11. la Historia se explica de forma lineal,con orden cronológico,pero eso para asuntos didácticos,me refiero a que hay mucos acontcimientos cuyunturales que no se visualizan, solo cuando se identifican por incidir en trasformaciones estructurales.Por ejemplo la tecnología de lacomunicación ,permite que la opiion publica cambie el curso de algunos acontecimientos.En Nicaragua,el “no voto” de las elecciones del 2016 en la eleciones presidenciales ,es un catalizador ,que no hubiese sido posible hace 10 años.Yo creo que hay muchos derroteros para que las realidades no se transformen “en destinos manifiestos”. Con esta apreciación reafirmo mi fe en la lucha cívica de los idealistas ,visionarios y pragmáticos de los pueblos del istmo centroamericano.

  12. Joaquin Villalobos me parece excelente tu análisis de lo que será la era Trump, pero en este análisis no hablas de Nicaragua

  13. El articulo es interesante y de ponerle mucho cuidado ya como lo dice estamos gobernados en el Triángulo Norte por Políticos Primitivos y eso no nos llevará a una mejor economía ni tener una mejor calidad de vida por ende , si los Usa sabe cómo son estos pides de corruptos desde siempre , ellos también han sido participes de estas policiacas baratas ya que desde siempre han estado de una o manera influenciando en nuestros estados y ahora un cambio drástico es como soltarlo de la mano …Pienso que ellos son estrategas del mundo y deben sentirse obligados a hacer una ayuda que no es obligatoria a estos países dirigios por mediocres a hacer policías de cambios drásticos y una de ellas es meter preso a todos los policticos corruptos que por años no han hecho daño y no sólo enfocarse en los mareos sino en un cambio real institucional con verdaderos hombres que quieran estos países para sacarlos adelante …No todo está perdido nada más que estos países no han sido mandado realmente por los mejores hombres y mujeres que lo merecen …saldremos adelante con voluntad de Dios y buenas guías del mundo que nos miren con buenos ojos .

  14. buen articulo, deverian de manera apropiada encontrar soluciones internas a esos problemas. es un deber solucionar los problemas internos y crear bases para un desarrollo. de igual manera que lo hacen los asiaticos (menos filipinas). … Hay muchas cosas malas en nuestros paises, el autor de el articulo a pesar que es hablil escritor, el jamas puede ser consultor en procesos de paz o mediador en conflictos… este tipo es un asesino en potencia, mas bien es un asesor perfecto pata las maras.

    • Le sugiero que escriba con algún criterio. No se puede dar una crítica positiva a un artículo periodístico y tachar de “asesino” a su autor seis líneas más abajo

  15. Cuando haya politicos honestos que no se metan en politica por el poder economico. Como dice Jose Mujica la politica es para servir a los demas. Cuando sean honestos, va a ser cuando estos paises tendran autonomia y no dependientes de las politicas norteamericanas.

  16. 1 hasta el momento nadie sabe exactamente cuál va a ser la política concreta de trump. Lo que se sabe es lo que prometió en campaña que ya muchos analistas serios han señalado como inviable y lo otro Qué se sabe de él es lo que ha manifestado a través de Twitter 2 la expulsión de todos los ilegales de México y Centroamérica junto con el cierre de la economía de Estados Unidos constituyen cambios de paradigmas que el establecimiento representado Por los republicanos y demócratas en el congreso no lo van a permitir 3 más bien los analistas, incluido villalobos, en vez de hacer amarillismo apocalíptico deberían de profundizar en las restricciones qué va a tener el nuevo presidente electo para echar andar lo que prometió en campaña y lo que dicen los Twitter. Y dado ese marco de restricciones esbozar los posibles rumbos que puede llevar Estados Unidos en su política exterior e interior

  17. 4. ) la maniquea qué tiene Villalobos sobre Presidente buenos y presidentes malos en Estados Unidos y suponer que con los presidentes buenos (Kennedy Carter Obama) la democracia avanza y con los malos( Nixon Etc) la democracia retrocede es una visión equivocada de la realidad: más bien esos cambios en la forma refleja cambio en los sistemas de dominación de las elites norteamericanas adaptadas a realidades diferentes 5 los tratados de libre comercio y la lógica globalizadora han beneficiado mucho más a los poderes económicos de Estados Unidos que lo que ha beneficiado México y Centroamérica esto lo ha confirmado estudio de la OCDE 6 la permanencia de carrier en Estados Unidos se logró a partir de un acuerdo para concederles subsidios a dicha empresa a fin de compensarle los mayores costos que implican quedarse en Estados Unidos; la inversión que dejó de hacer Ford en México no tiene nada que ver con la inversión que hizo en Estados Unidos, es decir no se trató de un traslado de inversión extranjera desde México a Estados Unidos sino más bien una iniciativa de inversión en Estados Unidos que ya tenía planificada de antemano ;Nissan ha dicho qué va a aceptar los cambios que haga trump siempre y cuando apliquen para todos 7 por lo anterior no se puede inferir que lo que está ocurriendo en la industria automotriz constituye un claro giro de la política económica de Estados Unidos sino que más bien son gestos amables de dicha industria a fin de no arruinarle la luna de miel de trump la cual Parece que va a durar poco

  18. El mejor resumen de la debacle centroamericana que he leído. México sorteo mejor esos problemas debido a las bases que dejó el Cardenismo. ¿Qué será de nosotros ahora que los vende patrias y la abulia de los ciudadanos las desmantelaron?

  19. Excelente artículo, muy bién respaldado.
    No se si el sueño del General Francisco Morazan nos hubiese llevado por otros caminos, quizás la consolidación de naciones, la unidad de poblaciones y crear una nueva nación de buenos líderes nos ayudaría a superar toda está tragedia.
    La educación sería en gran parte la llave para esta problematica, con buenos formadores, iniciando desde la primera escuela “nuestra casa”.

  20. El relato de una historia tragica, conmocionada y violenta, que nuestros países han sufrido en estas décadas, la debacle o el éxito estará en la experiencia aprendida, la medicina podrá venir de la misma necesidad que nos traiga la crisis y valorar aun mas nuestros esfuerzos.

  21. Es interesante el análisis que hace Villalobos. Pero solo se basa en una perspectiva de análisis: el asunto de las políticas estadunidenses y su relación de impacto en el comportamiento de las élites de El Salvador, Honduras y Guatemala y el asunto migratorio. ¿Es solo eso lo que explica la realidad de estos tres países? Migración hacia Estados Unidos también proviene de Asia y África, y el único denominador común de la mayoría de migrantes es la búsqueda de mejores oportunidades que en sus países pobres no pueden encontrar. La oleada migratoria de las últimas dos décadas ¿no fue más inducida por las políticas neoliberales que tuvieron su génesis en la Inglaterra de Thatcher a finales de los años 70 del pasado siglo y firmemente repetidas en Estados Unidos de Reagan? El articulador del Consenso de Washington, John Williamson, no es estadunidese, es un economista británico, y los Programas de Ajuste Estructural que se inspiraron en las recetas del Consenso fueron aplicadas para todos los países pobres, en todo el mundo, impulsadas por el FMI y el Banco Mundial, donde trabajó Williamson. Esas no fueron políticas de un gobierno estadunidense en particular, sino que fueron respaldadas por demócratas y republicanos en los últimos 36 años. Y ¿que conclusiones obtendríamos si incluyéramos más perspectivas de análisis en el estudio centroamericano? ¿Cuál fue el efecto de las políticas neoliberales en el tejido social de las sociedades, al ensanchar el egoísmo individual, concentrar aún más la riqueza en unos pocos y provocar la desilusión y desesperación de las grandes mayorías y ampliar las brechas de desigualdad? Cómo abordar el tránsito entre el fin de la guerra en El Salvador y Guatemala, que liberó a las sociedades del férreo control y represión militar, y caer seguidamente en las manos del libre mercado, que no solo marginó al individuo con menores calificaciones (que es la mayoría) sino también convirtió a la apuesta por el poder político en un producto que se compra con millones de moneda. Creo que las maras no solo son producto de que muchos jóvenes hayan sido expulsados desde Estados Unidos, en su desarrollo y expansión hay muchos factores, como el deterioro de los valores y la integración de las familias, aún sin ser migrantes, las falsas expectativas creadas por el efecto demostración del mercado, el ejercicio de una falsa libertad impulsada por el mercado, etc. Creo que la libertad de mercado y el debilitamiento de los Estados también fortaleció y amplió los márgenes del crimen organizado. Los anteriores no son intentos de análisis, solo son ejemplos. Y un análisis serio debe incorporar todas las perspectivas, y no solo ver las cosas en blanco y negro o como relación de amigo enemigo.

  22. En este estira y encoje histórico, Joaquín, no hay que rebajar las tintas a la culpa que tiene la actual izquierda gobernante. Para disparar un fusil basta con mover un dedo, para gobernar un país se requiere talento, capacidad y honradez. Basta observar la petulancia y el complejo napoleónico del vicepresidente para comenzar a vislumbrar que lo que está en juego no es el interés nacional ni el bienestar del pueblo, sino una asquerosa fiesta de egos, mal diseñados y peor intencionados. En lo personal no veo sino una crisis cada vez más funesta. Pobrecito de mi país.

  23. Tantos años de violencia y desesperanza y no se ha aprendido de ellos. Ahora que las puertas de Norteamérica se cierran, sería factible la unidad centroamericana con nosotros los mexicanos que bajo la perspectiva de este análisis estamos un poquito mejor o menos peor, como se quiera ver. Saludos.

  24. ¿Será acaso este un hecho histórico donde la imposición sea inevitable y seamos un pueblo más eutanisado para el aprendizaje histórico de la especie? Hemos vivido con sistemas inflacionarios sobre bases no sostenibles mas allá de su factor de elasticidad permisible. La explosión vendrá tarde o temprano. ¿Serán los humanos capaces de consolidarse como un forma consciente estable en el universo o vendrá otra en algún otro rincón con diferentes configuraciones químicas que lo logre? Cuando la gran explosión China reviente, luego de haber consumido lentamente a su abundante población pobre en pos de un crecimiento económico, que nos ocurrirá?

  25. Excelente artículo realidad indiscutible. Me da pena que comentaristas deportivos usan de referencia la guerra del fútbol, me da pena un país pequeño convertido en población de maras, me da vergüenza las guerras civiles, 1932 y década 1980. Sufrimiento actual y para que tanta barbarie señor Villalobos si seguimos en el mismo círculo vicioso. Admiro su análisis.

  26. Muy interesante el artículo, sin embargo me cuestiono como otros, ¿por qué hay que responsabilizar ahora a la política de Trump sobre los problemas de esos países? No será que esos países deben luchar por su propio bienestar. EEUU tiene todo el derecho de hacer dentro de su soberanía lo que quiera, ahora resulta ser que es señalado porque quiere ejercer políticas en bienestar de su territorio y su gente lo culpamos por la pobreza, miseria e inseguridad que pasa en esos países. No será que los únicos responsables son los mismos ciudadanos de esos países. Lo cierto es que la gente brinca porque las economías de esos países son ficticias, y son ficticias por la única razón de sus ciudadanos.

  27. Excelente comentario una muy buena explicación de la problemática centroamerica. Debe a eso unirse la emigracion de nicaragüenses a Costa Rica como a Honduras y El Salvador ante la ruina de su país. Hay que agregarle a esto la rmugracio