Ciudad de México, 24 de agosto, 2016

A la opinión pública:

Quienes suscribimos estas líneas pertenecemos a la comunidad académica mexicana. Como parte de ella, reprobamos el plagio en todas sus variantes. El caso que ocupa en estos días a la sociedad mexicana es el de la tesis de licenciatura que redactó a principios de los años noventa el ahora presidente Enrique Peña Nieto. Esta tesis fue presentada en la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana y, por tanto, es esta facultad la que responderá concretamente a la evidencia presentada. El hecho es grave en sí mismo por todo lo que implica respecto a los valores que deben orientar no solo la vida académica, sino a la vida en sociedad. En lo que respecta a la primera, sin estos valores, entre los que destaca la honestidad intelectual, el desarrollo del conocimiento en todos sus campos es prácticamente impensable.

Tanto el vocero de la Presidencia como el secretario de Educación y el director de la tesis en cuestión (ahora miembro del poder judicial de la Ciudad de México), al igual que una parte de la opinión pública, han minimizado el hecho. Esto nos parece aún más preocupante. Como académicos y como ciudadanos, creemos que es una obligación elemental señalar lo inaceptable de una conducta indebida. Si esta conducta es relativamente usual, eso no disminuye dicha obligación. Se trata, en el caso del plagio académico, de una acción que atenta contra el quehacer intelectual, contra las normas mínimas que deben regir el funcionamiento de toda institución universitaria y contra aspectos esenciales en la formación de la juventud mexicana. Conviene recordar que la universidad no forma principalmente académicos, sino hombres y mujeres con los conocimientos, valores y herramientas indispensables para construir una sociedad mejor.

Mientras no surja una conciencia del sinnúmero de implicaciones y consecuencias negativas que conlleva el plagio académico, mientras se le siga considerando una falta menor y mientras no exista una legislación adecuada para identificarlo y castigarlo, seguirá siendo una práctica más o menos recurrente entre los estudiantes, profesores e investigadores de México. Aunque en años recientes han salido a la luz varios casos que han llevado a la discusión del tema y se han presentado algunas propuestas al respecto, las autoridades correspondientes y la sociedad en su conjunto no han reaccionado como el problema lo amerita y exige.

La honestidad no es, ni puede ser, una moneda de cambio, sino un principio que debe regir la vida académica, la vida política y la vida social. Reivindicar este valor en todos los ámbitos es parte necesaria de la lucha contra la corrupción y contra la impunidad.

 

Roberto Breña, COLMEX
Alfredo Ávila, UNAM
Daniela Gleizer, UAM
Fausta Gantús, Instituto Mora
José Antonio Aguilar, CIDE
Elisa Cárdenas, Universidad de Guadalajara
Érika Pani, COLMEX
Iván Escamilla, UNAM
Jesús Rodríguez Zepeda, UAM
Catherine Andrews, CIDE
Eugenia Roldán, CINVESTAV
Soledad Loaeza, COLMEX
Ariadna Acevedo, CINVESTAV
Antonio Azuela, UNAM
Gerardo Esquivel, COLMEX
Rafael Rojas, CIDE
Benjamín Arditi, UNAM
Juan Ortiz, Universidad Veracruzana
Gabriel Negretto, CIDE
Marco Antonio Landavazo, Universidad Michoacana
Gabriel Torres Puga, COLMEX
Rodrigo Moreno, UNAM
Ariel Rodríguez Kuri, COLMEX
Guillermo Estrada, UNAM
Fernanda Somuano, COLMEX
Rodrigo Martínez Baracs, INAH
Beatriz Alcubierre, UAEM
Rodolfo Vázquez, ITAM
Ana Covarrubias, COLMEX
Jesús Hernández, UNAM
Antonio Ibarra, UNAM
Juan Pedro Viqueira, COLMEX
Guillermina del Valle, Instituto Mora
Carlos Cruzado, UNAM
Jaime Olveda, Colegio de Jalisco
Aimer Granados, UAM
Fernando Nieto, COLMEX
Estela Roselló, UNAM
Marina Alonso, INAH
Mari Carmen Pardo, COLMEX
María Rosa Gudiño, UPN
Guadalupe Pinzón, UNAM
Susana Sosenski, UNAM
Silvia Dutrénit, Instituto Mora
Miruna Achim, UAM
Alexandra Pita, Universidad de Colima
Andrés Ríos, UNAM
María José Garrido, Instituto Mora
Deborah Dorotinsky, UNAM
David Carbajal López, Universidad de Guadalajara
Lidia Ernestina Gómez García, BUAP
María Alba Pastor Llaneza, UNAM
Mónica Bernal Bejarle, UAM
Vanni Pettina, COLMEX
Juan Pablo Muñoz Covarrubias, UAM
Rodrigo Bazán Bonfil, UAEM
Alfredo Nava Sánchez, UNAM
Ana María Sacristán Fanjul, UACM
Carlos Bravo Regidor, CIDE
Adriana Pineda Soto, Universidad Michoacana
Matilde Souto, Instituto Mora
Aurelia Valero, UNAM
Regina Tapia, El Colegio Mexiquense
Alicia Márquez, Instituto Mora
Rebeca Villalobos, UNAM
Luis Mesa, COLMEX
María Eugenia Arias, Instituto Mora
Francisco Delgado, Universidad de Colima
Leonor García Millé, UNAM
Fernando Aguayo, Instituto Mora
Laura Cázarez Hernández, UAM
Martha Santillán, INACIPE
Héctor Vera, UNAM
Cecilia Noriega, Instituto Mora
Diego Pulido, INAH
Gabriela Wiener, UNAM
Gustavo Herón Pérez Daniel, UACJ
Gabriela Pulido, INAH
Graciela Márquez, COLMEX
Sebastián Plá, UNAM
Rogelio Marcial, El Colegio de Jalisco
Celina Becerra, Universidad de Guadalajara
Luis Ignacio Román Morales, ITESO
Jorge Alonso, Ciesas Occidente
Rosa López Taylor, Universidad de Guadalajara
Horacio Rivera Ramírez, CIB de Occidente
Enrique E. Sánchez Ruiz, Universidad de Guadalajara
Ana Rebeca Jaloma Cruz, CIB de Occidente
Gladys Lizama Silva, Universidad de Guadalajara
José Antonio Flores Farfán, CIESAS
Silvia Domínguez Gutiérrez, Universidad de Guadalajara
Edgar Vargas Oledo, UNAM
Francisco de Jesús Aceves, Universidad de Guadalajara
Norehella Isabel Huerta, UNAM
Fernando Vega Villasante, Universidad de Guadalajara
Rafael Ramírez Priego, UAM
Juan García López, Universidad de Guadalajara
Karim Garay Vega, UACM
Sarah Corona Berkin, Universidad de Guadalajara
Elena Román, UACM
Koldovike Yosune Ibarra Valenciana, UACJ
Guillermo Toriz González, Universidad de Guadalajara
José Gutiérrez Padilla, Universidad de Guadalajara
Violeta Cárdenas, UACM
Teresa González Arce, Universidad de Guadalajara
Israel Ramírez, El Colegio de San Luis
Carlos Javier Maya, Universidad de Guadalajara
Jorge Eduardo Navarrete, UNAM
María Luisa Ávalos Latorre, Universidad de Guadalajara
Enrique Flores, UNAM
Miguel Ángel Santana Aranda, Universidad de Guadalajara
Teresa Rojas Rabiela, CIESAS
Cristina Cárdenas Castillo, Universidad de Guadalajara
Armando Velázquez, UNAM
Rosa Martha Romo Beltrán, Universidad de Guadalajara
Mariflor Aguilar Rivero, UNAM
Alejandro Macías Macías, Universidad de Guadalajara
Roberto Cruz Arzabal, UNAM
Rigoberto Soria Romo, Universidad de Guadalajara
Ricardo Mansilla Corona, UNAM
Carlos Riojas López, Universidad de Guadalajara
José del Val, UNAM
Jaime Antonio Preciado, Universidad de Guadalajara
Mariano Bonialian, COLMEX
Carlos Antonio Villa Guzmán, Universidad de Guadalajara
Martha Elena Munguía, Universidad Veracruzana
Magdalena Barros Nock, CIESAS
Leonor Fernández Guillermo, UNAM
Sergio Lorenzo Sandoval, Universidad de Guadalajara
José Arnulfo Herrera Curiel, UNAM
Rodrigo García de la Sienra, Universidad Veracruzana
Rodolfo Palma, UNAM
Laura Flamand, COLMEX
Gabriela García Hubard, UNAM
Axayacatl Campos García Rojas, UNAM
Rocío Olivares Zorrilla, UNAM
Shekoufeh Mohammadi Shirmahaleh, UNAM
Rafael Mondragón, UNAM
Raquel Mosqueda Rivera, UNAM
Alain Emmanuel Pérez Barajas, UNAM
Cecilia Sheridan, CIESAS
Henio Hoyo Prohuber, Universidad de Monterrey
Gabriela Iturralde, INAH
Mónica Quijano, UNAM
Ana María Serna, Instituto Mora
Morna Macleod Howland, UAEM
Leticia Calderón Chelius, Instituto Mora
Rodrigo Llanes Salazar, UNAM
Felipe Javier Galán López, Universidad Veracruzana
Ernesto Guerra García, UAIM
Jorge Durand, Universidad de Guadalajara
Zeyda Rodríguez Morales, Universidad de Guadalajara
Lina Rosa Berrio Palomo, CIESAS
Oscar González Gómez, CIESAS
Gisela Espinosa Damián, UAM
Olivia Gall, UNAM
Carlos López Beltrán, UNAM
Abril Saldaña Tejeda, Universidad de Guanajuato
Juan Manuel Argüelles, INAH
Pedro Miramontes, Facultad de Ciencias, UNAM
Verónika Sieglin, UANL
Mette Wacher Rodarte, INAH
Jorge Silva Riquer, Universidad Michoacana
Nair Ma. Anaya Ferreira, UNAM
Julia Constantino, UNAM
Yanna Hadatty Mora, UNAM
Blanca Estela Treviño García, UNAM
Alejandra López Guevara, UNAM
Diego Alcázar, UNAM
Sergio Valerio Ulloa, Universidad de Guadalajara
Gloria Alicia Caudillo Félix, Universidad de Guadalajara
Israel Tonatiuh Lay, Universidad de Guadalajara
José Luis Escalona Victoria, CIESAS
Laura Machuca Gallegos, CIESAS
Georgina Barraza Carbajal UNAM
María Teresa Sierra Camacho, CIESAS
Séverine Durin, CIESAS
María del Carmen Icazuriaga, CIESAS
Gabriela Torres Mazuera, CIESAS
Carlos Antaramián, CIESAS
Yanga Villagómez Velázquez, Colmich
Sergio Zendejas, Colmich
Gabriela Zamorano, Colmich
Axel Hernández Días, UNAM
Lylia Palacios Hernández, UANL
Edith F. Kauffer Michel, CIESAS
Irene Artigas Abarelli, UNAM
María Paz Amaro, UAM
Luis de Pablo Hammeken, UAM
Alvaro Peláez Cedres, UAM
Alba Teresa Estrada, UNAM
Adriana Sandoval, UNAM
María del Rayo Ramírez, UACM
Mauricio Merino, CIDE
Eric Magar, ITAM
Pablo Mijangos, CIDE
Ana Díaz, UNAM
Karina Busto Ibarra, UABCS
Jesús de Prado, UNAM
Claudia Lucotti, UNAM
Axel Hernández Díaz, UNAM
Alejandro de la Mora Ochoa, UAM
Sergio Miranda, UNAM
Coral Lomelí Morales, UACM
Patricia Cabrera López, UNAM
Mario Rey, UNAM
Martín Ríos, UNAM
Coral Lomelí, UACM
Paola Gutiérrez Aranda, ENAH
Blanca Pérez, UACM
Nicté Ramírez, UACM
Julio Muñoz Rubio, UNAM
Carmen Teresa Ros, UACM
Fabrizzio Guerrero McManus, UNAM
Margarita Pérez Negrete, CIESAS
Pietro Ameglio Patella, UNAM
Gustavo Marín Guardado, CIESAS
María José Esparza Liberal, UNAM
Amaya Garritz, UNAM
Daniel Murillo Licea, CIESAS
Julieta Lizaola, UNAM
Mario Barbosa, UAM
Rossana Reguillo, ITESO
Claudia Mónica Salazar, UAM
Sandra Rozental, UAM
Lilián Camacho, UNAM
César Cañedo, UNAM
Daniel Murillo Licea, CIESAS
Gloria Estela Baez, UNAM
Jorge Galindo, UAM
Esther Martínez Luna, UNAM
Eugenia Iturriaga, UADY
Citlali Quecha, UNAM
Miriam Jerade, UNAM
Juan Briseño, CIESAS
María Haydeé García Bravo, UNAM
Jeanett Reynoso Noverón, UNAM
Adriana de Teresa, UNAM
Ricardo Pérez Montfort, CIESAS
Ana Paula de Teresa, UAM
Natalia Mantilla Beniers, UNAM
Margarita Palacios Sierra, UNAM
Josefina Zoraida Vázquez, COLMEX
Israel Arroyo, BUAP
Francisco Aceves González, Universidad de Guadalajara


Nota de la redacción de Nexos: la Universidad Panamericana dio a conocer un comunicado de prensa el lunes 22 con los siguientes puntos. Es, hasta ahora, la única respuesta que han dado sobre este tema.

1


Actualización #2:
El domingo 28 en la noche la UP dio a conocer un segundo comunicado, en el cual, a una semana de publicado el reportaje, lo declara como caso cerrado.

up-1
up-2

 

117 comentarios en “Sobre el plagio de tesis

  1. Coincido y me uno a las voces que consideran grave el plagio. Más si se agrega a los otros actos de posible corrupción y conflicto de interés en los que se ha visto involucrado el presidente de la República.

  2. No es claro lo que se demanda en este manifiesto, ni a quién. Parece pedir que se establezcan códigos de ética universitaria y parece pedírselo a “las autoridades correspondientes”, sin aclarar cuáles son. Hay que hacer explícito, pues, que esas autoridades correspondientes no son sino cada una de las universidades aquí representadas. Y que si se gobiernan colegiada y autónomamente, corresponde a los signatarios de la carta presionar al interior de sus universidades, no al exterior ni a la SEP, para que cada una promulgue si código de ética y adopte algún manual de citación y estilo. La UNAM no lo hizo, sino después de varios escándalos. Ignoro si las otras se apuraron a hacerlo después vieron las barbas de su vecino cortar, en particular, si lo hizo la U. Panamericana. Debería hacerlo, sin duda, y deberían hacerlo todas. Pero una cosa les recuerdo a los firmantes: la no retroactividad de las normas es meta norma universal. Supongo que es por eso que no hacen ninguna demanda especifica en esta carta, sino sólo una alusión particular y presiones indirectas a la UP y a la SEP para que se extralimiten en sus funciones penalizadoras.

    • Es Bueno que no exista retroactividad de las normas. Si la hubiera púes ya no habría problema ni nada que DEMANDAR.
      Actualmente no se exige tesis para titularse.

      Saben bien que hay opciones. Una de ellas es ” cooperar”. para los laboratorios de la U.de G. con $$$$$$.
      Y las opciones son igual en cada Universidad privada. Al menos de varias que conozco.

      Habría que ver las opciones de Titulación de la U.P.

  3. Me parece preocupante que no haya un pronunciamiento de la propia Universidad Panamericana y otras instituciones superiores de carácter privado. Suscribo.

  4. Bien dicho, colegas. Lo sucedido no es mi menor ni intrascendente. Si es posible y lo consideran adecuado, puedo conseguir más firmas. Ustedes dicen. Ahora lo mandó a Educación Futura y a otras redes. Gracias.

  5. Suscribo, como egresado de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Guadalajara, y como estudiante de posgrado del Instituto Juan Pablo II de Estudios para la Familia

  6. La vida me ha dado el privilegio de obtener dos títulos profesionales, uno con Mención Honorífica por la UNAM y otro por la SEP avalado por el CENEVAL y sus rigurosas evaluaciones.Actualmente estudio dos maestrías. ¿Por que hago este comentario personalista de aparente mal gusto, sabiendo además de lo amplio y rico de muchos otros cirrículums profesionales? Por que me considero con suficiente autoridad moral para decir lo siguiente: YO SOY UNO DE ESOS CIUDADANOS QUE MINIMIZAMOS Y NO DAMOS IMPORTANCIA A LA SUPUESTA “REVELACION” DE LA PERIODISTA CARMEN ARISTEGUI. ¿Por que? Por que aún suponiendo sin conceder que lo que ella denuncia ocurrió exactamente como ella afirma y asegura, lo que estamos viendo es un ataque político que se da un contexto de una dura lucha por el poder en la cual muchos grupos de interés afectados por las reformas impulsados por el actual gobierno han decidido actuar abiertamente contra el. Precisamente por que se trata del Presidente y precisamente por que se trata del líder político que tras haber obtenido un claro e inobjetable triunfo electoral decidió apostar su capital político en un proyecto y una visión clara y concreta de país, es que yo me rehuso a dar espacio a supuestas denuncias que no aclaran, no resuelven y no aportan absolutamente nada a la vida pública. Enrique Peña Nieto está siendo visceral y furiosamente atacado por sus adversarios a través de las redes sociales con temas reales e imaginarios. Se le ataca por que ganó legal y legítimamente la Presidencia y la izquierda no lo acepta. Se le ataca por que afectó intereses empresariales con la reforma de telecomunicaciones y la reforma fiscal y el empresariado no lo acepta. Se le ataca por haber propuesto la reforma educativa y la disidencia magisterial de izquierda no lo acepta. Se le ataca por proponer cambios en la constitución para otorgar mas derechos a las minorías, y la iglesia no lo acepta. El Presidente está pagando un precio enorme por empujar cambios importantes en este país. Y es evidente que el ha decidido pagar ese costo por impulsar un proyecto que por no hacer nada. Por eso lo apoyo. Por eso me solidarizo con el. NO es un hombre perfecto. Quizá sea profundamente imperfecto como TODOS. Pero el se comprometió con un proyecto, con una visión y apostó su capital político, su carrera y su reputación por lograrlo. Por eso estoy con el y lo apoyo. Y por eso, sinceramente me importa un soberano cacahuate como hizo su tesis hace 25 años.

    • No me puedo resistir a responder, ¿de qué te sirve tanto estudio si ves menos que un caballo con anteojeras? Muero de risa y de pena de leerte afirmar que el presidente ganó lega y legitimamente las elecciones. ¿Río o lloro? Y luego defendiendo reformas que no han hecho más que dañar al pueblo. No digo que no se necesitarán, obvio que sí. Pero no lo están haciendo bien, si fuera así no estaríamos cada vez más sumergidos en la pobreza.

      • Lamento que al ver la afirmación de que el presidente ganó legal y legítimamente las elecciones te provoque risa o llanto. Por que el ganó. Te guste o no te guste. Si quieres ríete. Si quieres llora. La democracia es la democracia y el ganó. Punto. Respecto a las reformas, te comparto: yo mismo podría no estar de acuerdo con el contenido de algunas de ellas. Lo que jamás voy a dejar de reconocer, es que el Presidente -con todo y lo que se diga exageradamente de el- tras ganar la elección, y contando con un capital político importante y el apoyo ciudadano definió una ruta. La anunció y la caminó. Logró un acuerdo político sin precedentes: el Pacto. Si, ese vilipendiado Pacto que antes de que el Presidente lo propusiera, todos los intelectuales de izquierda lo reclamaban como una pieza faltante en nuestra historia democrática, evocando el Pacto de la Moncloa de la transición española. Ese Pacto que tras ser propuesto y logrado por un priísta, desapareció entonces de las prioridades políticas de la intelectualidad de izquierda y se convirtió en algo malo. Y ese Pacto arrojó reformas constitucionales que requieren para ser aprobadas de mayoría calificada en las dos Cámaras y después en la mayoría de los Congresos de los Estados. ¿Ubicas tu a algún liderazgo político presente o de la súltimas décadas que haya logrado algo así? ¿Lo podría hacer Cuauhtémoc Cárdenas? ¿López Obrador? ¿Lo pudo hacer Vicente Fox? ¿Felipe Calderón? Yo creo, sinceramente que no. Por lo demás: el debate de si benefician o no, yo creo que mayormente SI. Pero para debator de esas reformas, también habrá que debatir en otro momento de lo que los opositores al Presidente proponen (si es que proponen algo) y que harían a cambio… como no sea regresar a lo que había.

        • Te entiendo y es correcto tu argumento, solo que las tales reformas debieron hacerse hace 15 años pero la mezquindad y bajeza de los priistas no permitieron hasta ahora que se las arrogan. Asi que ojalá se les atraganten!

    • Y francamente no nos consta que realmente hayas hecho lo que dices que hiciste. Lo demás es sólo el discurso oficialista maquillado por la supuesta autoridad moral que se auto adjudica un personajillo anónimo en la internet, donde cualquiera puede ser lo que le plazca. Ante tal cosa te podría decir que yo algún día seré Dios y con esa autoridad moral te digo que Peña Nieto es un incompetente. Reducción al absurdo de tu argumento y desde luego que no pasa la prueba.

      • No. en efecto no te consta lo que digo. Tampoco a mi me constan los estudios o el origen que dicen tener ,muchos de los firmantes y suscribientes de este foro. Y a ellos no los cuestionas. Yo a algunos los conozco. No a todos. Tu los conoces? Te constan sus carreras? Son Doctores? Maestros? Licenciados? Han sido cuestionados o reconocidos en sus universidades? Yo no lo se! Y sin embargo, sin ningún reparo, firman. Mi nombre es Juan Carlos Delgadillo Salas y me puedes buscar en el sitio web de la Dirección General de Profesiones de la SEP para revisar mis cédulas profesionales. Soy Titulado por la UNAM, por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales -con Mención Honorífica- y por la SEP. Las maestrías las curso en la Barra Nacional de Abogados y en la Universidad Autónoma del Estado de México y lo puedes investigar para que te conste. Los registros son públicos. Por lo demás… ¿dices que mi opinión es oficialista? Es una opinión diferente a la tuya. Y yo no te descalificaría diciéndote que tu compartes la opinión del rencor opositor que no puede aceptar ver como un Presidente del PRI pudo lograr los consensos y los acuerdos políticos -con casi todas las fuerzas políticas incluidos PAN y PRD- para impulsar transformaciones fundamentales en el país. Termino y subrayo: es mejor pagar los costos por tener una visión y un proyecto e impulsarlo, que pagarlos por no hacer nada. Por cierto: ¿y tu que legitimidad académica tienes para opinar de la tesis del Presidente?

    • Ay, Carlitos, qué flojera. Tendrás autoridad moral pero te faltan conocimientos y rigor científico en tu análisis.

      • Ay Anita! A ti te falta poder escribir mas de dos lineas para descalificar la opinión de a una persona.

        • Si éste país no es digno de tan ilustre presidente por los cambios y logros que usted visualiza. Por qué el país está hecho un desorden en todos los aspectos.
          Le “compro” que epn ganó legalmente, pero no legítimamente. O defina usted legitimidad (si es que tiene una definición propia), o bien, elija la definición del autor que guste y luego la reflexionamos.

          Y si le tiene tanta admiración a su presidente, pues póngalo en un altar. No le de vergüenza, súbase a un vagón del metro a promover los logros de su presidente. No tenga miedo y no se avergüenze…

    • Carlos Salas dices que debido a que hay una agenda política para descalificar al presidente entonces no estás de acuerdo con que se le exija que rinda cuentas por haber plagiado su tesis? Es decir que la intención de los que lo exigen descalifica el acto? Pero en sí mismo aceptas que la tesis fue plagiada , o lo niegas? Y si lo niegas en que te basas?

    • Brillante análisis y defensa contra el mequetrefe ese mal conocido como “presidente” don Carlos, sin embargo en la defensa ciega de su dios, no leí nada acerca de la reforma energética (cosa por lo que yo y millones de mexicanos lo atacamos) ni justificación sobre el porque a raíz de su dichosa reforma tenemos las gasolinas y combustibles más caros del mundo… ¿será que usted tiene un hueso y por eso viene aquí a defenderlo ciegamente? Es lo más seguro. Típica actitud de priísta hambriento de poder.

    • Estimado Carlos Salas:
      Si su defendido no hubiese plagiado su tesis, no habría manera de atacarle, por más que se buscara hacerlo con la peor fe del mundo. Así de simple.

      Sugiero que, junto con el “profesor” que la dirigió, se busque al corrector de estilo que la debió revisar (quizá no había entonces, como las computadoras), porque aún si el actual Presidente hubiera omitido involuntariamente comillas por aquí y por allá, el colega no podría (o no debería) haber avalado dicho documento como “corregido”.
      Y hablando de eso, revise usted antes de publicar, para que no ponga “cirrículums”, “por que” (separado, cuando va junto), “el”, “que”, “revelacion” o “como” (sin acentos, mínimo 5 veces), sin mencionar omisiones de signos de puntuación y errores gramaticales varios. Esto le resta seriedad – aún en redes sociales – al comentario de una eminencia como usted. En el peor de los casos incluso se podría acabar plagiando una tesis entera “sin querer”… Pero no se preocupe, no le cobraré por esta revisión. Un saludo cordial.

  7. Suscribo. Esperando que los ciudadanos podamos ser capaces en conjunto por lograr, con nuestro pensar y actuar ciudadano, realmente unejor México y más justo para todos.

  8. En mi calidad de profesional de la edición me ha tocado leer las pruebas de varios libros firmados por académicos e investigadores (principalmente de la UNAM y la UAP). En más casos de los que quisiera recordar, lo primero que salta a la vista es la limitada capacidad de muchos maestros y doctores para expresarse por escrito. Pese a sus títulos, su redacción deja bastante que desear. Lo segundo que llama la atención es la frecuencia con la cual intercalan en sus textos párrafos ajenos sin dar el correspondiente crédito. En algunos casos basta poner en Google el fragmento sospechoso (el cual suele estar mejor escrito que el resto de la obra) para descubrir el plagio. Cuando les he señalado este hecho a los autores con el fin de reparar la “omisión” y agregar la cita y/o las comillas que corresponden, la mayoría acostumbra minimizar la falta, atribuyéndola a una distracción o a un problema informático. Ello a pesar de que tales errores o problemas informáticos se repiten una y otra vez a lo largo de la obra. Supongo que este escándalo contribuirá a cambiar una situación que, me temo, es más común de lo que se cree. En mi experiencia, el plagio académico se debe, en la mayoría de los casos, a la pereza, la falta de rigor y las limitaciones intelectuales de nuestra subdesarrollada clase ilustrada.

  9. Este señor Peña Nieto, nunca aprendió en sus años de escolaridad lo que es la honestidad ni tampoco lo que es el plagio. Probablemente, en muchos de sus trabajos universitarios hizo lo mismo y nadie tuvo la capacidad de reprenderlo y amonestarlo. En Canadá, si un estudiante plagia en algún trabajo de evaluación somativa, se le otorga un cero, se le excluye de la universidad y ninguna universidad del país puede aceptarlo. El castigo es grande. En esa Universidad Panamericana, algo falló durante varios años, al menos, durante los años universitarios de este señor EPN.

  10. Suscribo y hago votos por la honestidad intelectual y en general la probidad que debe caracterizar a los gobernantes.

  11. Suscribo y voto por la honestidad intelectual y la probidad que debe caracterizar a los gobernantes.

  12. Suscribo. Centro de Actualización del Magisterio en el Distrito Federal.
    Inaceptable el #Plagio, luego existo

  13. Suscribo. http://www.plagios.info
    También invito a los firmantes, sobre todo a los dos de la UANL, UAM y Universidad Michoacana a que presionen en sus respectivas universidades por los casos de plagio aún vigentes. De la UABC nadie firmó. También hay casos de plagio de tesis donde tanto victimas como plagiadores no son de alto perfil y por lo tanto el plagio no recibe esta cobertura. Los invito a visitar http://www.plagios.info

  14. Algo que queda claro en este embrollo del “supuesto” plagio de tesis de EPN, es que hace falta que se instituyan clases de ética a nivel licenciatura como materia obligatoria. En México, la mayoría de los egresados de licenciatura no reciben materias de ética en la currícula de su carrera y por ello, tenemos a profesionistas con un mínimo de principios éticos. Vayamos más allá de la crítica cibernética, muchos de los que aquí han escrito son docentes de instituciones de educación superior, propongan en sus respectivos claustros que se instituyan materias de ética y valores cívicos en cada licenciatura, algo ayudará. Saludos.

  15. Estoy de acuerdo con el sentido del pronunciamiento pero no en que hagan falta más normas. El principio de ética académica o código de honor debe ser la base de la vida académica. En las universidades que conozco se determina que si hay plagio, se reprueba o se es sancionado/a. Si se aplica esto no hace falta más normatividad, El problema real es la indiferencia a denuncias de plagio.

  16. Quienes estamos comprometidos con la educación propongamos medidas para evitar la deshonestidad en todas sus vertientes, aprovechemos esta circunstancia para generar una conciencia colectiva donde los valores y principios guíen nuestra conducta y la de nuestros estudiantes. Lamentamos este hecho, pero también enfoquémonos en proponer soluciones.

  17. ¿Qué les digo a mis alumnos después de este cínico desplante? ¿Por qué deben los alumnos seguir las reglas de un maestro si el Presidente los desmiente?

  18. Soy orgullosamente egresado del IPN y de la UACH como ingeniero Geólogo y Licenciado en Derecho respectivamente. Considero que el plagio de EPN es simple y sencillamente intolerable, vergonzoso y ofensivo; no puede existir ninguna justificación ni mucho menos tolerarse ni minimizarse este acto del Presidente de la República Mexicana.

  19. Completamente de acuerdo… Intolerable una persona que no egresa por sus propios meritos y recurre al plagio para lograrlo, simplemente detestable. Soy UNAM

  20. Es preocupante el tema del plagio de esta índole , pero más lamentable el hecho que se esté poniendo en duda el prestigio de una universidad, aquí no sólo es el presidente, deberían ser revisadas todas las tesis con que se titularon miles de alumnos de esa universidad desde esa fecha, porque la periodista dejó claro, según ella, que la universidad no revisa los procedimientos para titularse, se habla del director de tesis, pero el jurado del examen profesional jamás leyó la misma? Las demás personas que debieron haber leído la tesis, jamás lo hicieron? De ser real este caso debiera haber una sanción a las personas involucradas y de revisar y comprobarse que más tesis de se universidad están en el mismo caso, actuar en procedencia. A cuatro años de gobierno me resulta un poco raro que apenas saque esto a la luz pública una periodista, siendo como es, desde cuando lo sabe… Oportunismo ante las reformas? Ante el próximo informe? En fin a revisar miles de tesis que Peña Nieto no fue el único titulado en esa universidad .

  21. Totalmente de acuerdo. El conocimiento se construye con ideas nuevas y no con repeticiones, párrafos robados y “cut and paste”. La ética académica no puede ser negociable.

  22. La simulación, la impunidad y la hipocrecía son el código no escrito que siempre se usa en México por encima de todo código de honor y leyes constitucionales escritas habidas y por haber. Epn es un claro ejemplo de la trampa, el abuso y la soberbia que ha caracterizado a nuestro sistema político desde hace más de 7 décadas. Es vergonsozo y lamentable cómo su gobierno se burla de nuestra inteligencia haciendo gala de la justificación de sus evidentes delitos. Ojalá y lo que está sucediendo a consecuencia de las trampas y artimañas del actual regimen sirva para despertar más conciencias que en el futuro impidan que tipos y partidos en descomposición sigan infectando la vida de los mexicanos.

  23. Señor Juan Carlos Delgadillo Salas, defensor universal del señor “presidente” Enrique Peña Nieto” y sus “Reformas” salvadoras de nuestro amado país, respeto su preparación y su opinión, pero le responde un humilde maestro de secundaria con licenciatura en historia por la facultad de historia de la Universidad Autónoma de Sinaloa, con una nivelación pedagógica del Centro de Actualización del Magisterio de Culiacán Sinaloa, coautor del libro de texto Historia y Geografía de Sinaloa de editorial Santillana edición 2009 utilizado en los primeros años de secundaria del Estado de Sinaloa, en respuesta a estas milagrosas “Reformas” y sus verdaderos efectos, hay que enterarse más acerca de las situaciones que han generado, su servidor confiado y animado por esa vorágine de “Reformas” concursó por una plaza docente en el año 2015, obteniendo el séptimo lugar de prelación, sin “palancas”, favores políticos, herencias, etc., sino por sus méritos propios. Desde mi ingreso al servicio público docente en lo que va del ciclo escolar pasado y el de hoy TODOS los docentes de nuevo ingreso hemos esperado en tres ocasiones diferentes entre 3 y 4 meses para recibir nuestro pago y seguiremos esperando, el cual no es el suficiente para cubrir nuestras necesidades básicas, no hay ninguna autoridad que de certidumbre a nuestra situación, nos envían a realizar nuestro examen de diagnóstico a otros municipios de nuestro Estado y no les preocupa en lo absoluto si tenemos a no para cubrir nuestros gastos, aunado a esto, la respuesta de la SEP y el Servicio Profesional Docente es “No eres el único y se entiende, pero así está la situación y si quieres”, nosotros los docentes de nuevo ingreso el pilar de la “Reforma educativa” aquellos con los que el sistema amenaza con cubrir a los maestros de la disidencia de la CNTE, somos los más olvidados por las autoridades, nadie resuelve nuestra situación, no hay acompañamiento como lo dice la Ley (tutores), sin capacitaciones que realmente ayuden a nuestra mejorar de la práctica docente, pero lo que sí hay es COMPROMISO, VOCACIÓN y EMPEÑO en nuestro trabajo, hasta hoy nuestro futuro es incierto y a nosotros no nos darán tres oportunidades para el examen del desempeño, ahora mi pregunta es ¿Esta es la “Reforma. Educativa” que va a traer maestros mejores preparados, más motivados y con un futuro seguro?, porque hasta ahora no lo es, además mi esposa que también es maestra acaba de obtener en su examen del desempeño y permanecía un nivel destacado y la respuesta del sistema es “Los de nuevo ingreso no tienen derecho al 35% de incremento”, reitero mi pregunta ¿Esta es la milagrosa “Reforma Educativa?, así que señor Carlos Delgadillo una cosa es el discurso y otra es la realidad, se lo dice un Historiador que conoce la diferencia entre la historia oficial y la que otros actores sociales reconocen, viven y sufren los efectos de las acciones de este gobierno, como la de ratificar a secretarios (CONADE) sin importar su bajo desempeño como líderes de dichas instituciones, pero a los maestros si tenemos que demostrar nuestro desempeño y lo seguiremos haciendo porque lo que motiva a un servidor, es que día a día puedo seguir con lo que me apasiona y disfruto, enseñar a la juventud de nuestro país, para que ellos tengan las herramientas para realmente Reformar a nuestra nación, y me seguiré preparando para que el sistema ya no tenga a más maestros a quien culpar, además esperaré a ver hasta cuando la “bendita” SEP, el “salvador” Servicio Profesional Docente y el mesías “Secretario de Educación” Aurelio Nuño Meyer, recuerden que hay docentes de nuevo ingreso que llegamos por nuestros propios méritos y se nos trate con dignidad, respeto y se valore los esfuerzos que hacemos para conservar lo que por derecho nos hemos ganado, sin discursos, demagogia o promesas, sino con hechos y que las semidivina “Reformas Educativa” resuelva los problemas magisteriales y educativos en nuestro querido y amado México.

  24. Suscribo. Ningún profesor considera aceptable que sus alumnos copien. Ninguna institución avala que sus estudiantes pasen materias u obtengan grados copiando a otros. Ningún código de ética hace que copiar sea algo aceptable, ni siquiera tolerable.

  25. Me uno a la indignación de las comunidades académica y estudiantil mexicanas; así como al reclamo de justicia de esta burla a la sociedad.
    Laura Lorena Ramírez Esquivel. UNAM/UNITEC

  26. Suscribo y comparto lo expresado sobe EPN, en cuanto al desastre en que tiene al país y a su deshonestidad. ¿Cómo afirmar que se aplique hasta con saña la evaluación punitiva a los dicentes y no mirarse a sí mismo? ¿Hay que sancionar a otros y a él no? UPN

  27. Como egresado de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y escritor, suscribo.

  28. No se puede negar la cuestión ética pero más importante es la falta de rigor, el no conceder importancia a la precisión, a no hacer las cosas bien. El “eficientismo” también importa: “¿quieres rapidez o presición?”

    Otra raíz del problema es la falta de cultura educativa, que se manifiesta en los trabajos escolares que se encomiendan nada más por que sí, para mantener ocupado al alumno, o para simular exigencia, o para que le cueste siquiera un poco alguna concesión del profesor. Y esto viene desde copiar los textos de las biografías en las estampitas escolares, que ya no ha de darse, ¿verdad?

    Dos puntos más. Primero, que la falta fue tanto del alumno como de su director de tesis. Y segundo, que la falta sería menos grave para quien no fuera un campeón de una reforma educativa. ¿Y son los hombres del presidente, hombres de la educación, o sólo sus amigos que podría ir saltando de cargo en cargo según se necesite.

    Por último, no sería viable, me parece que ni conveniente, un castigo ejemplar a la falta como la revocación del título.

  29. Perdón, yo escribiendo sobre precisión y rapidez y escribí “presición”. También me faltó el signo de interrogación para cerrar una pregunta, una que otra coma y la n en “podría ir saltando”. Quise revisar y corregir mi texto pero no encontré cómo. Me disculpo nuevamente increíblemente avergonzado.

    • Gracias, Fernando, leí y noté lo que mencionas, gracias por corregir inmediatamente después. Un saludo cordial.

  30. El plagio de trabajos académicos es muy grave. El que está en cuestión, es una falta mayor, pued comprueba una vez más que nos gobierna un sociópata que es capaz de cualquier maquinación para obtener un provecho personal. ¿Qué más violaciones éticas ha estado cometiendo Pea Nieto durante toda su vida profesional? Lo sabemos y también sabemos que hay más cosas por saberse. Espero que eso haga que la gente ya no venda su voto y se conscientice sobre la importancia de sacar a la mafia del poder en el 2018.

  31. Quienes suscribimos esta carta pertenecemos a diferentes entidades académicas y participamos en el seminario académico institucional Perspectiva Democrática, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Todos apoyamos el texto que han publicado colegas de instituciones públicas y privadas en la página electrónica de Nexos el 25 de agosto, en la que expresan indignación por los intentos de minimizar el significado del plagio, ante el caso de la tesis de licenciatura de Enrique Peña Nieto que ha llamado la atención de la opinión pública y que está siendo investigado por la Universidad Panamericana, que le otorgó el grado. Desde el primer año de primaria, las y los profesores enseñan a los alumnos que no se vale copiar para pasar. Pretender ahora que no importa si una tesis es copiada en buena medida y, en consecuencia, socavar esos esfuerzos, es inaceptable.

    Fernando Barrientos del Monte, Universidad de Guanajuato
    Jorge Cadena Roa, CEICH, UNAM
    Fernando Castaños Zuno, IIS, UNAM
    Silvia Inclán Oseguera, IIS, UNAM
    Ernesto Isunza Vera, CIESAS, Unidad Golfo
    Julio Labastida Martín del Campo, IIS, UNAM
    Miguel Armando López Leyva, IIS, UNAM
    Alejandro Monsiváis Carrillo, DEAP, El Colef
    Laura Beatriz Montes de Oca Barrera, IIS, UNAM
    Khemvirg Puente Martínez, FCPyS, UNAM
    Cristina Puga Espinosa, FCPyS, UNAM
    Ricardo Tirado Segura, IIS, UNAM
    Fernando Vizcaíno Guerra, IIS, UNAM

  32. Las siguientes personas, también participantes en el seminario académico institucional Perspectiva Democrática, se unen a los firmantes de la carta anterior:

    Sol Cárdenas Arguedas, FCPyS, UNAM
    Francisco Reveles Vázquez, FCPyS, UNAM
    José del Tronco Paganelli, FLACSO

    • Cúmulo
      ¿Para
      qué
      “pancho”?
      Y por otra parte, ¿por qué dices que “todos” lo somos? No creo entrar en el calificativo, francamente.
      Un saludo cordial.

  33. Suscribo absolutamente esta declaración

    Indigno de la UP integrarse a la cadena de corrupción e impunidad que esclaviza México ..

    Emilio J Carrera Mendiola
    Exalumno del Cedros, de UP preparatoria, de UP Ingeniería y del IPADE