A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Durante muchos años, el descubrimiento del megayacimiento Cantarell se tradujo en altos niveles de producción de petróleo con bajos costos. Sin embargo, paulatinamente se fue agotando hasta que su producción cayó en un millón de barriles diarios.

Ilustración: David Peón

Las rondas petroleras fueron el mecanismo que surgió de la reforma energética de 2013 para promover la inversión privada, nacional e internacional, para la exploración y extracción en el sector de hidrocarburos. Se realizaron tres rondas en las cuales se sometieron a licitación pública internacional diversos campos petroleros en tierra, aguas someras y aguas profundas del golfo de México. Previamente, en la llamada Ronda Cero, Pemex fue adjudicada por el Estado mexicano con casi la totalidad de las reservas petroleras 1P (Probadas) y alrededor del 80 % de las reservas 2P (Probables). En total, las rondas petroleras se concretaron en 111 contratos con 73 empresas de 20 países, de los cuales 51 están en tierra, 32 en aguas someras y 28 en aguas profundas.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ordenó que se suspendieran las rondas petroleras y que se revisaran los contratos firmados, ya que se presumían actos de corrupción al adjudicarlos. Al tiempo afirmó que, si bien no se ha cancelado ninguno de los 111 contratos otorgados por la administración anterior para exploración y producción, las compañías ganadoras de contratos petroleros en la Reforma Energética no han cumplido con la inversión pactada, por lo que la producción es mínima. Por tal razón, no habrá más rondas.

A la fecha ninguno de los 111 contratos adjudicados y suscritos ha sido impugnado. De hecho, los procesos de licitación fueron reconocidos internacionalmente por su transparencia y se conservan los documentos y grabaciones en video de los procesos de licitación completos.

La Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos afirmó que la industria energética privada ha cumplido al 100 % con los compromisos asumidos en los contratos de exploración y producción. Actualmente ya se producen 47 000 barriles por día y se espera que en 2024 se alcancen los 280 000 barriles diarios. Además, se han concretado inversiones de más de 11 000 millones de dólares, y planes futuros por más de 36 000 millones de dólares.

En resumen, el modelo de rondas petroleras permite que se potencie la exploración y producción sin que el Estado asuma riesgos ni pérdidas de ningún tipo, además de recibir regalías e impuestos. Según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, los ingresos del Estado acumulados hasta enero de 2021 ascienden a 2652 millones de dólares.

Queda claro (otra vez la terca realidad) que Pemex no puede extraer solo el petróleo y gas que México necesita.

 

José Antonio López
Exdirector de Promoción y Coordinación Interinstitucional de la Secretaría de Economía

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.