El apagón de diciembre: las responsabilidades

La Constitución y la ley en materia eléctrica han creado una estructura mixta: hay partes abiertas a la iniciativa privada mientras que hay partes reservadas al Estado. Le generación y el suministro de energía están abiertos a la participación de cualquier persona física o moral que cumpla con lo que la ley exige y se adapte a las condiciones técnicas de la red que integra el Servicio Público de Transmisión y Distribución. Esto en un ambiente de libre concurrencia, competencia.

Pero el Servicio Público Transmisión y la Distribución de electricidad están reservadas al Estado, quien podría otorgar contratos a privados para que realicen el manejo de las mismas, sin perder el Estado el control. El control de las redes nacionales de transmisión y distribución lo lleva a cabo el Estado mediante un operador independiente que es el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

¿Por qué no depende de la Comisión Federal de Electricidad el Cenace? Simple: para evitar conflictos de interés, pues la CFE es sólo un participante del sector.

Ahora: podría haber 10 000 permisos de generación, pero eso no significa que haya esa cantidad de generadores. Más aún, podría haber miles de generadores pero el Cenace sólo dará la autorización para inyectar energía a la red a los que sean necesarios para satisfacer la demanda y se dará preferencia a los más baratos.

Hay una parte de generadores extra que el Cenace siempre ordenará que estén en reserva para dar certeza a la red. Esa reserva, para tener certeza de que la red opera con seguridad siempre debe ser por lo menos cinco por ciento más que el total de la demanda.

¿Qué puede generar un apagón? Lo más común es que sea porque la red tenga menos energía que lo que el sistema demanda.

Esto puede ser por varias razones: simplemente que la cantidad de energía que demandó el sistema sea más de lo que se planeaba o está disponible y no hay reserva, que un generador no entregue lo que ofreció, que alguien consuma una cantidad más en un volumen más allá de lo que ofrece la red. Y todas estas pueden ser atribuibles a generadores o consumidores de energía. O sea: a participantes públicos y/o privados del mercado eléctrico.

Pero si no opera adecuadamente una línea de transmisión que se encuentre dentro del Servicio Público de Transmisión, se limita el flujo de energía y por tanto la cantidad de energía disponible en una región de la red se verá limitada a lo que se genera ahí o recibe de otras líneas de transmisión. Entonces, después de una caída de una línea, el sitio que deja de recibir esa energía y tendrá un apagón. Y este tipo de apagones son casi siempre responsabilidad del operador la red, en nuestro caso, un organismo público descentralizado. Es decir, que en estas situaciones es responsabilidad del gobierno.

El pasado 28 de diciembre el Sistema Eléctrico Interconectado tuvo el apagón más grande que se recuerde desde 1981. Diez millones de “usuarios” que se pueden traducir en alrededor de 35 a 40 millones de personas no tuvieron suministro eléctrico por unas dos horas.

Ilustración: Adrián Pérez

Al momento de hacer su primera declaración, el director de la CFE quiso responsabilizar a generadores de la causa original del apagón: la salida de operación de una línea de transmisión en Tamaulipas que forma parte del Servicio Público de Transmisión que opera CFE, es propiedad del Estado y controla Cenace. “Hubo participantes públicos y privados” en la causa del apagón, fueron sus palabras, en las que de inicio quiso atribuir a generadores renovables.

Hay que decir que dado que este gobierno se ha vuelto especialmente opositor a la entrada de renovables, un problema de generadores en una zona con alta aportación de energía eólica se antojaba ideal para culpar a los generadores del problema, pero no basta con declararlo, sino hay que demostrarlo.

Pero el problema parece haber sido una falla de infraestructura del servicio público de transmisión que es, y es necesario recalcarlo, operada como tarea exclusiva del Estado por Comisión Federal de Electricidad.

Incluso la explicación dada por la autoridad, sobre la indisponibilidad de esta línea de transmisión por humo y su efecto, parece producto de la falta de mantenimiento necesario debajo de las líneas, más allá de la falsedad aparente del oficio que mostró como prueba CFE.

Ese tramo de línea de transmisión trabajaba por encima de su capacidad de diseño desde las 5:30 am, pero resulta que ese estado de trabajo es relativamente común. Esa zona requiere un refuerzo importante desde hace años, y tanto este gobierno como el anterior lo sabían.

Parece que el incidente del pasado 28 de diciembre es producto de omisiones tanto del anterior gobierno (por no ampliar la capacidad de esta línea de transmisión) como del actual (por no dar mantenimiento ni ampliar también la capacidad de esta línea).

Pero en lugar de hacerse responsables por lo sucedido, usar las herramientas con que cuentan tanto la Sener como la CFE para ampliar la capacidad de transmisión que forma parte del Servicio Público, realizar mantenimiento y mejorar la flexibilidad del sistema, este gobierno se intenta colgar del apagón para insistir en su freno a generadores privados, renovables y en querer realizar modificaciones administrativas ilegales e innecesarias.

En resumen, la prioridad es no desarreglar el problema, sino regresar a la estructura que les gusta o entienden, aún cuando regresar a ese modelo signifique no tener dinero para solucionar los problemas. La ideología por encima del bien común y las responsabilidades de lejos.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: Energía

2 comentarios en “El apagón de diciembre: las responsabilidades

  1. Estas son las consecuencias de no haber hecho las obras que año tras año se plasmaban en el PRODESEN, la gran expansión de generadores no ha ido acompañada por una expansión de la red, lamentablemente el nuevo gobierno canceló de golpe todos los proyecto realmente relevantes, como las líneas HVDC entre el SIN y BC o la que iba desde el istmo de Tehuantepec hasta el centro del país, hoy CFE se quiere hacer la víctima por no haber hecho lo que le tocaba en el sistema, la lógica de que no construyen líneas por que es es subsidiar privados solo habla de que no comprenden como esta organizada el sistema, CFE transmisión sirve a todos no únicamente a CFE generación.

  2. Buenos días; definitivamente aquellos que nunca han operado un Sistema Electrico, desconocen su comportamiento ante los diversos tipos de eventos o fallas eléctricas; aún y cuenten con maestrías o doctorados.
    El Sistema Eléctrico Mexicano es un sistema longitudinal debido a las caracteristicas orograficas del país y está condición eleva la complejidad en su operación, de tal manera que los fenómenos de inestabilidad eléctrica son muy factibles de desarrollarse ante cualquier contingencia.
    Por tal motivo, las opiniones ligeras sobre las causas y responsabilidades de los apagones, carecen de soporte técnico basado en la experiencia de conocer exhaustivamente el Sistema Eléctrico Mexicano.

Comentarios cerrados