Los perros chatos suelen causar cierto temor. Es común que la gente los vea y se aleje. Sin embargo, la mayoría de ellos son nobles, casi inofensivos. Lo mismo pasa con la intermitencia eléctrica. A quienes entraron a CFE en los meses recientes, les preocupa la intermitencia de las renovables, porque parece peligrosa, pero en realidad es algo bastante controlable.

Empecemos por decir que la intermitencia se ha vivido desde siempre en uno de los lados de la cadena eléctrica. No es nuevo, en absoluto. La gente no consume electricidad de manera constante: encienden y apagan televisor, microondas, el refrigerador no está enfriando de manera constante, se encienden las luces y se apagan, por lo que la intermitencia es ya común en los modelos eléctricos.

Del otro lado (la generación) las cosas no son distintas, dada la variabilidad del consumo y que la energía eléctrica no se puede almacenar de forma masiva y económicamente viable aún, se incrementa la generación en una parte del día, cuando se consume más.

En realidad la intermitencia siempre ha existido y el concepto al que de verdad se podría temer, aunque es domesticable, es al control de la intermitencia, que es lo que no se tiene del todo. Me explico:

Las formas de generar energía con combustibles y las hidroeléctricas pueden modularse; si no hay escasez o sequía, se usan cuando se necesitan. La energía solar fotovoltaica y la eólica pueden controlarse parcialmente bloqueando los generadores eólicos como se hace en huracanes o desconectando los parques solares, pero no se puede disponer de ellos cuando no hay viento ni sol.

La masificación de la eólica y solar incrementan los problemas de control de la intermitencia. Bajo esas condiciones, se debe tener un mayor poder de predicción de sol (nubes) y viento, además de que el despacho de energía se vuelve más activo. Esto significa: alterar lo que podemos controlar para compensar lo que sólo podemos predecir.

Ilustración: Víctor Solís

¿Se puede diminuir la complejidad de esta administración de las redes con baterías?

Si, aunque podría encarecer la transición; además, los bancos de baterías y capacitores tienen otras funciones de estabilidad de la red. Lo ideal es tender redes de transmisión más robustas, que permitan llevar energía de A hacia B y de B hacia A dependiendo la fuente de generación y el consumo, ya no solo de A a B, cómo se hace de forma cotidiana.

Ademas, contamos con enorme recurso geotérmico, estable las 24 horas y en el corto y mediano plazo no tendrá variaciones mayores. Para explicar lo que se puede y debe hacer haré un ejercicio burdo e incompleto, pero esquemático.

El país tendría consumo entre niveles cero y tres, siendo tres el más alto. El país llega al consumo tres en los periodos de 14-16:00 horas y 20-24:00 horas.

De las 8-14:00 y 16-20:00 se mantiene un consumo de 2 y de 24-6:00 horas el consumo es de uno.

¿Como funcionaria una red totalmente renovables?

En el periodo de las 8:00 a las 18:00 horas pueden despachar la solar. De las 12:00 a las 24:00 eólica. En periodo de irradiación solar tiene cubierto el primer pico de consumo del día y el segundo está cubierto por la eólica  (los picos son los de nivel tres) . Si además tienes la geotérmica y la hidráulica a disposición para estabilizar la generación, puedes también usarla en el periodo de 24:00 a 8:00 horas.

El problema es que aunque la solar está presente con buena irradiación en todo el país, hay zonas mejores (como el noroeste del país) y de noche no genera. La hidráulica está localizada principalmente en el sureste, la eólica en Oaxaca, cerca de los litorales y en algunos puntos muy específicos; finalmente la geotérmica está sólo en el eje neovolcanico.

Entonces para poder disponer de energía en todo el país, se necesita poder llevarla con facilidad de un lado al otro y en todos los sentidos. Como autopistas reversibles de alta velocidad, que eviten pérdidas (como lo hacen las líneas de corriente directa) y entonces haya disponibilidad de forma casi unánime en todo el país. Además, se uniformarían los precios de la energía en toda la red, pues al facilitar su transporte, se abarata y el costo de tenerla disponible baja.

La prioridad entonces debe ser transmitir (actividad restringida el Estado) y la generación debe abrirse por renovables a quien mejor y a más bajo costo lo hace.

El problema es que si tu idea de sistema eléctrico está basada en lo que había en 1970, habrá un error conceptual de origen que no permitirá ver o concebir más allá de ciclos combinados o hidrocarburos e hidroeléctricas como la mejor fuente de energía, a pesar de sus costos e impacto ambiental.

Los países desarrollados, muchos con menos potencial solar o eólico, llegan a satisfacer su demanda de energía con 100% renovables  por varios días, a pesar de la intermitencia. Lo que hace falta es invertir en modelos de administración de la energía modernos y redes modernas y robustas.

El bulldog se puede domesticar y es un excelente animal de compañía.

 

Víctor Florencio Ramírez Cabrera
Director ejecutivo de la Asociación Nacional de Energía Solar, A.C.

 

Un comentario en “Intermitencia eléctrica: como un perro bulldog