LO QUE EL VIENTO SE LLEVO

Cualquier balance, descripción o mero cómputo estadístico de lo que ha sido el cine mexicano durante el sexenio lopezportillista, da cuenta de los beneficios que produce a la iniciativa privada la carencia de proyectos culturales gubernamentales precisos, pero también cómo el más sólido aparato fílmico empresarial, el del consorcio Televisa y su ramal Televicine, es incapaz de mantener su ritmo tras una llegada triunfal al medio que se desvaneció abrumada por los vicios intrínsecos de la burocracia cinematográfica; da cuenta de la creciente ruina moral y económica de una industria cultural sometida a los caprichos y malabares políticos de un grupo piramidal y reducido de funcionarios que entienden por quehacer cinematográfico la intriga palaciega en las oficinas de la Dirección General de Radio Televisión y Cinematografía, los estudios Churubusco o los América.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 1982 Marzo