A casi un año de la llegada de Trump, diversas acciones ponen en riesgo la salud mental, estabilidad y permanencia de nuestros migrantes en Estados Unidos. El mandatario de la Casa Blanca no es confiable y cambia de opinión en cuestión de tres tuits. Es ante este panorama que presentamos algunas de las decisiones que afectan y preocupan a los más de 30 millones de personas de origen mexicano en la Unión Americana.

El lenguaje racista del presidente tiene repercusiones. El miedo ha llevado a nuestros migrantes a modificar sus actividades cotidianas afectando su entorno cercano. También, ha tenido eco en poblaciones xenófobas. Un aumento de 10% en grupos de odio y de 20% en crímenes motivados por el racismo, son la prueba de ello.1 Asimismo, ofensas verbales, agresiones físicas, dificultades en las escuelas de niños y jóvenes, abusos en términos laborales por parte de algunos de los patrones de migrantes y demás incidentes han sido parte de la realidad cotidiana de este año.


Ilustración: Víctor Solís

En términos legales, preocupan las normativas y prácticas puestas en marcha por las autoridades migratorias. A pesar de la disminución de 15% en el número de deportaciones y 24% en arrestos fronterizos,2 se triplicaron las detenciones de personas sin récord criminal (más de 37 mil hasta octubre, según el ICE), y existen 637 mil casos pendientes en las cortes de inmigración.3 El incremento de de- portaciones de personas con más arraigo, lazos familiares y tiempo en Estados Unidos (40% más), es una realidad. También, debemos subrayar, las violaciones a derechos humanos sucedidas, especialmente con aquellos que han sido retornados y sus familias.4 Hoy suceden arrestos en lugares que antes eran considerados “seguros”, como tribunales, iglesias y hospitales. Aunque bajo la administración del presidente Obama fueron deportados más de tres millones de mexicanos, existían prioridades para aquellos con récord criminal grave y perfiles con ciertos contextos o al menos delitos administrativos. Con Trump, cualquier indocumentado corre el riesgo de ser deportado. No son los grandes delincuentes que prometió regresar, sino personas trabajadoras, veteranos de guerra, jóvenes binacionales, gente con familias y sin ningún récord criminal, una buena parte de los que han vuelto.

El proceso de deportación expedita es preocupante. Este mecanismo se ha presentado de manera constante ese año y quebranta el debido proceso al saltarse las cortes de inmigración, permitiendo que los oficiales del ICE actúen como juez y jurado e imposibilita cualquier tipo de defensa.5

Las nuevas medidas también consideran la eliminación de la protección vital concedida bajo la Ley de Protección de Víctimas del Tráfico, del ámbito de los menores no acompañados (alrededor de 40 mil al año). Solicitan la restricción del término “menor no acompañado” y aquellos infantes que no entren en la definición y no soliciten asilo, corren el riesgo de que ser deportados de forma expedita. De igual forma, aquellos que entren con sus padres serán separados de ellos y enviados a centros de detención para jóvenes, aumentando su vulnerabilidad.6 En lo relacionado a visas humanitarias, como el asilo y refugio, los procesos se han vuelto más complejos y tardados. La salida de Estados Unidos del acuerdo sobre la migración y refugiados bajo Naciones Unidas7 refuerza el mensaje de que no tienen la intención de colaborar en este rubro.

La inclusión de autoridades locales en tareas de persecución también alerta. Destacan sitios como Alabama, las Carolinas, Kentucky y Nebraska en los que la policía local ha contribuido en la tarea de arrestar migrantes. También el caso de Texas, en el que afortunadamente un juez federal frenó la puesta en marcha de la LBS4, ampliando el tiempo para presentar pruebas de ambas partes y reconsiderar la funcionalidad de este tipo de legislación que claramente tiene un perfil racista. Este tipo de ley es similar a lo que ya sucedió en Arizona hace algunos años y al programa de Comunidades Seguras, cancelado hace un par de años durante la administración de Obama por constantes reportes sobre violaciones a derechos humanos y discriminación que dicho programa seguía.

Otra de las medidas que preocupa es la eliminación del estatus migratorio especial para los dreamers, que debemos recordar llegaron desde pequeños a Estados Unidos, 90% cuenta con un empleo, 72% con educación superior y más de 70% tiene algún familiar americano. Trump los condiciona con el muro y otras medidas extremas de seguridad y afectación a ciudades santuario a cambio de brindarles lo que ya tenían con la acción ejecutiva, DACA. Hoy está en manos del Congreso el futuro de más de 800 mil jóvenes y deberán pronunciarse antes del 5 de marzo, de lo contrario más de 900 de ellos perderán su estatus cada día.

Cerramos un primer año complejo que establece los cimientos de lo que vendrá para nuestra comunidad migrante los siguientes años con Trump y no son buenas noticias. Las medidas y detenciones que se han dado en 2017 tendrán su impacto una vez que se hagan efectivas en los próximos meses y años.8 Por ello, no debemos bajar la guardia ni quitar el dedo del renglón sobre la prevención, defensa legal y empode ramiento de nuestros mexicanos en Estados Unidos. Además, debemos contar con políticas integrales para todos aquellos que regresan voluntaria u obligatoriamente ante el panorama descrito.

 

Eunice Rendón
Doctora en políticas públicas por Sciences-Po París y experta en seguridad y migración.

Janeth Moreno
Abogada experta en temas migratorios en Boston del Despacho Moreno Law.


1 Southern Poverty Law Center (2017). Disponible en: https://www.splcenter.org

2 Arrestos en la frontera 24% más bajo, indican cifras. Disponible en: http://bit.ly/2GpqOEg

3 Acumulacion de Casos de Inmigracion Obstaculiza Migrantes en Florida. De acuerdo con datos federales existen mas de 637 mil casos de inmigracion pendientes a nivel nacional. Disponible en: http://bit.ly/2EhmpTf

4 Como lo documenta el informe de Human Right Watch: Los Deportados: Inmigrantes desarraigados del país que consideran su hogar. Diciembre de 2017. Disponible en: http://bit.ly/2GpFseX

5 Department of Homeland Security (2017). Implementing the President’s Border Security and Immigration Enforcement Improvements Policies Memorandum. Disponible en: http://bit.ly/2njvByc

6 La administracion de Trump considera separar a familias para combatir la inmigracion ilegal. Disponible en: http://nyti.ms/2DIzUKN

7 Acuerdo de la ONU sobre migración y refugiados. El tratado aborda cuestiones como la seguridad, la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de los migrantes.

8 Existen 56 cortes migratorias en Estados Unidos y al finalizar el periodo de Obama había 560 mil casos pendientes. Con el aumento de 43% en las detenciones, veremos muchas de estas deportaciones una vez que las cortes puedan atender estos casos. Por ello, Trump también ha propuesto la contratación de nuevos jueces en el sistema.