El carisma del pederasta

La pregunta que más frecuentemente se hace hoy alrededor de la figura de Marcial Maciel es: ¿Cómo pudo engañar con bastante facilidad a tantos? Porque, al margen de los siempre panegíricos de sus seguidores, quienes lo tratamos de cerca nunca encontramos en él a un hombre erudito ni particularmente articulado. Agradable, sí, y finamente educado pero ni siquiera, en el sentido obvio de la palabra, carismático: Maciel era alto y rubio, caminaba muy erguido y siempre llevaba consigo a dos efebos, sonrientes y guapos —excepto cuando, por el nivel de la concurrencia, necesitaba ahí a alguno verdaderamente inteligente— que conversaran con los asistentes mientras él, sentado al centro del salón, fijaba una mirada dulce en algún punto del infinito que hacía derretir a las mujeres y maravillarse a los hombres.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2010 Julio