La pérdida para la izquierda

Entre los primeros, encuentro varios. De los segundos, ninguno excepto en la lógica creada por el levantamiento mismo. Una vez que ocurrieron los acontecimientos de enero del 94, fue plausible: a) que las víctimas del conflicto armado fueran relativamente pocas, en comparación con la gran cantidad de muertos y heridos que han traído conflictos similares en otros sitios de América Latina; b) que el diálogo se estableciera muy pronto y continúe; es decir, que la cultura de la negociación se afianzara por encima de la mecánica del enfrentamiento; c) que las fuerzas políticas del país encontraran motivos para una mayor apertura, como se mostró en los compromisos a fines de enero de aquel 94.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 1996 Marzo