Violencia y fantasías

Sobre todo convendría subrayar un beneficio: mostrarnos, de manera evidente e inmediata, que la violencia política no es una posibilidad remota, improbable, pretérita. No hemos sabido aprovecharlo. Sin duda es afortunado el que la mayoría de la población rechazase, en esta ocasión, el recurso de las armas; pero no puede darse por hecho como cosa definitiva. Es triste, en cambio, descubrir la irresponsabilidad de buena parte de nuestros letrados, su propensión a la demagogia y a las intemperancias ideológicas; triste, sí, pero también es bueno saberlo. Es muy aleccionador, también, el espectáculo que se puso en marcha con ocasión de la revuelta: las fantasías que despierta la violencia y la turbiedad de las tramas a que da lugar. De nuevo, lo que falta es que sepamos aprovechar todo ello de mejor modo.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 1996 Marzo