A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

                              *

Los que se enamoran y los que emprenden nunca quedan bien.

Tía Georgina

                              *

Yo no quiero la gloria ni la paz, a mi sólo me toca la magia. Tía Leonor

                              *

Todo menos desgobernar la máquina de las pasiones, con esa es mejor no meterse.

Tía Verónica

                              *

A veces de tanto pensar me duelen las uñas.

Tía Magdalena

                              *

¿Cómo voy a saber a que restorán ir? Si no sé qué hacer con mi destino, menos voy a saber qué quiero cenar.

Tía Elena

                              *

No hay mejor cura que un rato de conversación.

Tía Elisa

                              *

Todo amor es eterno mientras dura.

Tía Clemenci

                              *

Armonía, qué concepto imposible.

Tía Pati

                              *

Me llaman inconstante, qué más quisiera yo: ser inconstante como la luz. Diversa como las tardes de placer y las de pena. Mutable como los deseos, incierta como los brazos, alterna y fugaz como la vida. Y no soy inconstante, qué más quisiera yo.

Del cuaderno de la tía Natalia

                              *

La costumbre es enemiga de la inteligencia: Tía Verónica.

Y la inteligencia es enemiga de todo lo demás: Su hermana.

                              *

El amor para toda la vida se inventó cuando el promedio de vida eran treinta años. Ahora que es de setenta, ¿qué se hace con los otros cuarenta?

Tía Isabel

                              *

Si yo encontrara un alma como la mía, con toda certidumbre me aburriría.

Cantaba la tía Toñita

                              *

¿Estás muy triste? Cansa el cuerpo, mija, cansa el cuerpo y

te alivias.

Tía Mónica

                              *

No hay que analizar, comadre, ho hay que analizar. Cuando ve uno venir el problema: rebanada de pay de manzana, bola de helado de vainilla y al olvido.

Tía Sara

                              *

Quizá del aplomo inescrutable con que creía saberlo todo a los quince años, se derive mi actual vocación por lo incierto.

Tía Amanda

                              *

La curva del desencanto hay que recorrerla entera.

Tía Daniela

                              *

El matrimonio empieza donde se acaban las pasiones. Justo ahí donde deben acabarse los noviazgos extraconyugales.

Tía Meli

                              *

Entre los que no entienden hay dos grupos: los que simplemente no entienden, y los que no entienden que no entienden. Hay que cuidarse de estos últimos.

Tía Lola

                              *

Por un lado no dejas de sorprenderte y por otro ya te lo sabes casi todo.

Tía Conchis

                              *

Para los valets no hay grandes hombres. Para mi cocinera. siempre seré una inútil.

Tía Rosa

                              *

Algunas creen que para tener un hombre hay que seguirlo a pie y sin protestar. Su Dios las bendiga.

Tía Elo

                              *

Dicen que recordar es mentir. ¿Será por mentirosa que recuerdo tanto?

Tía Cristina

                              *

En México hay dos congregaciones: la de las hijas de María y la de las hijas de la Chingada. Con ninguna de las dos me siento a comer.

Tía Marisol

                              *

¿En paz? ¿Con qué derecho algo en mi cuerpo ha de consumirse en paz?

Tía Liliana

                              *

Tara tira tan tan… las caricias soñadas son las mejores.

Canta la tía Eugenia

                              *

Uno se enamora antes de los defectos que de las cualidades.

Pero eso es lógico.

Tía Nicol

                              *

¿Qué hago conmigo a media noche? ¿A dónde me escondo de mí?

Tía Mariana

                              *

Era tibia la vida y el viento no corría por aquel territorio de mentiras y miedo. Sucedió entonces que una mujer tembló. Por su cuerpo de piedra bajaron los conejos y su mueca de siglos se deshizo en la noche.

Cada cual en cada uno se fue después al cielo, y nadie los ha visto regresar a morirse.

Eran distintos ellos, tan distintos de todo que parecían iguales.

Del cuaderno de tía Fátima