A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Intelectuales como Ibargüengoitia, Paz, Poniatowska, Pacheco y Rulfo imaginaron en los setenta lo que sería el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. En un desplegado que se publicó en la revista Plural, los escritores demandaban un cuerpo cultural creado por iniciativa del Estado, pero como un organismo separado de la administración pública. En la idea de los firmantes, el Estado debía fomentar la cultura pero, a su vez, debía renunciar por completo a su pretensión de controlar sus contenidos. Con esta idea nace el Fonca.

Ilustración: Ricardo Figueroa

Por años, el fideicomiso del Fonca transitó con independencia funcional y con cierta libertad a través de distintas administraciones. De la mano de autoridades culturales y jurados de artistas consagrados, el fondo estimuló el proceso creativo, autónomo y formativo de escritores y artistas.

Su desaparición conlleva grandes retos para un sector fuertemente lastimado por la pandemia. En primer lugar, la pérdida de autonomía y la incorporación del Fonca a la estructura de la Secretaría de Cultura suponen la incidencia y control del gobierno federal en la creación cultural. Pocos incentivos tendrá el gobierno para estimular a escritores o artistas que podrían hacer de su beca una crítica política.

Además, el presupuesto de 2021 destinado a cultura es insuficiente para cumplir con las exigencias del sector. Si se excluye el monto asignado a las obras del Bosque de Chapultepec (3508 millones de pesos), la Secretaría de Cultura operaría con el presupuesto más bajo desde que se creó esa dependencia (10 470 millones de pesos). La limitación presupuestal empieza a hacer estragos en todas las instituciones culturales. En su corta existencia, el Sistema de Apoyos a la Creación de Proyectos Culturales, programa sustituto del Fonca, registra tensiones por reducción, retraso en el otorgamiento de becas y un paro activo de trabajadores por falta de pagos. Conviene preguntarnos: ¿por qué la cultura siempre es víctima de la incertidumbre e improvisación de la clase gobernante?

 

Andrés Alfredo Torres Checa
Internacionalista y maestro en Derechos Humanos

Daniel Eduardo Torres Checa
Abogado y candidato a maestro en Derecho Constitucional

 

Un comentario en “Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) ✘

  1. Toda esa comunidad “artística”voto irreflexivamente por Lopez
    Ahi tienen su merecido, por flojos al pensar y por simplistas en su concepción política.
    !Qué risa!