Dolores en la cárcel, una crónica

Vine a Guanajuato porque me dijeron que era la ciudad de la cultura, pero encontré la desgracia.