Este dosier responde a varias inquietudes que han surgido en ambos lados de la frontera. Primero, es un reconocimiento en México a la creciente importancia y al potencial de la población de origen mexicano en Estados Unidos que en temas de inmigración y derechos humanos ha sido el mejor lobby que se ha tenido en el país vecino. Por lo segundo, dentro de la comunidad académica chicana hubo una respuesta positiva a la invitación de esta revista para colaborar, bajo la premisa de que es más que necesario sus trabajos sean conocidos y discutidos en México.

Como editor invitado quisiera resaltar mi preocupación personal por la gran falta de cobertura, análisis, discusión, investigación y publicaciones en México acerca de la población chicana. En esta coyuntura caracterizada por el antimexicanismo de la administración Trump es aún más importante la circulacion de informacion y análisis a través de la frontera. Con este ejercicio analítico se pretende contribuir de alguna manera a este propósito, al incluir textos selectos de la sobresaliente academia chicana que iluminan aspectos clave de sus problemáticas, avances y retos, todos ellos —por cierto— con repercusiones en este país.

Ilustraciones: Patricio Betteo

 

¿Quienes son los chicanos? Legal y formalmente, la comunidad chicana surgió como minoría dentro de Estados Unidos después de la guerra del 47 (1846-1848). Se trataba de aproximadamente 110 mil personas a quienes en el Tratado de Guadalupe-Hidalgo, que permitió alcanzar la paz, se les prometió acceso a la ciudadanía y respeto a sus derechos civiles y de propiedad. Sin embargo, poco fue lo que en realidad se les confirió. El vocablo chicano data de finales del siglo XIX, se utilizó como un término de camaradería entre trabajadores de ascendencia mexicana que habitaban al norte de la frontera que mantuvieron sus raíces mexicanas. Para la década de los sesenta, durante el estallido del Movimiento Chicano por los derechos civiles, líderes y participantes retomaron el concepto y lo hicieron un símbolo de su orgullo étnico, de la conciencia de su propia historia y de todas sus luchas.

En la actualidad la comunidad mexicana en Estados Unidos, “el México de afuera”,1 se compone por los mexicano-americanos o chicanos (ciudadanos norteamericanos por nacimiento de origen mexicano) que en este momento alcanzan los 24 millones, y los migrantes nacidos en México (naturalizados como estadunidenses, residentes legales y trabajadores no autorizados), que constituyen al menos 12 millones, en total suman alrededor de 36 millones de personas, de acuerdo con la  Oficina del Censo de Estados Unidos. Esta comunidad se constituye como la primera minoría numérica y tiene un crecimiento demográfico muy acelerado (los estudiosos norteamericanos pronostican que posiblemente doblará su población cada 40 años). Además, está caracterizada por su dispersión a nivel nacional en Estados Unidos (el suroeste, el este, el lejano oeste y el sur) y con presencia en todos los ámbitos de la sociedad y la política de la Unión Americana.

El pueblo chicano se diferencia de cualquier otro grupo étnico en Estados Unidos y de varias formas. En primer lugar, cabe señalar que después de las poblaciones indígenas nativas es el que tiene la historia de más larga data —desde el periodo Precolombino pasando por la colonización del “Septentrión” durante la época colonial. En segundo término, es una minoría que tiene una notable cercanía geográfica con su país de origen, México, lo que obviamente redunda en un amplio número de intercambios transfronterizos. Relacionado a lo anterior, los chicanos son la única minoría en Estados Unidos que ha crecido y se ha nutrido por corrientes migratorias procedentes de Mexico desde finales del siglo XIX hasta la era actual. Este fenómeno ha tenido como consecuencia la existencia de una generación nacida en México que ha reforzado la conservación del idioma, y algunas características culturales de “lo mexicano”, incluyendo tradiciones, valores y patrones de vida en las comunidades chicanas distribuidas a lo largo de Estados Unidos. Finalmente, si bien los chicanos han sido víctimas de un agudo racismo, institucionalizado a lo largo de décadas en Estados Unidos, a la vez esta población tiene una trayectoria histórica de resistencia y es la única minoría latina que tuvo un movimiento social que fue determinante en su historia reciente: el Movimiento Chicano. Su amplio legado incluyó el surgimiento de generaciones posteriores de políticos, artistas, educadores, activistas y líderes comunitarios que han logrado impresionantes cambios en las condiciones de vida de los chicanos e impactado en la sociedad estadunidense en general.

 

Con el propósito de ilustrar al público mexicano sobre el “otro México” se elaboró cuidadosamente esta compilación, en la cual se reunieron los textos de destacados especialistas en historia, demografía, economía, ciencia política, sociología, educación, estudios culturales y crítica literaria que han publicado extensamente sobre sus respectivas especialidades. Se buscó la participación tanto de académicos consagrados como de las nuevas generaciones de la intelligentsia chicana. Cabe destacar que se incluye un texto sobre la población latina en Estados Unidos —de la cual los chicanos son alrededor de 60%— que permitirá reflexionar sobre su necesario estudio académico y sobre las características y consecuencias de la “latinoamericanización” que está teniendo lugar en Estados Unidos, y que se refleja en todo ámbito de la vida social, económica, política y cultural de ese país. Sin duda, el tema de los latinos es el fenómeno social más pronunciado y trascendental del nuevo milenio y el tema está en la vanguardia de los estudios académicos.

 

Quisiera, sinceramente, desear que este dosier fomente el interés de sectores mexicanos dentro y fuera de la academia, de estudiar a fondo los distintos aspectos de esta comunidad. La rica historia de la comunidad chicana es prácticamente desconocida en México, salvo la excepción del crucial tema de los migrantes recientes, especialmente los indocumentados. Hay una carencia de escritos sobre las reacciones al “gran despojo: del siglo XIX, y al agudo e institucional racismo y discriminación que han enfrentado los chicanos, así como sobre su espíritu de resistencia que incluye las luchas pasadas —incluyendo al movimiento social pro derechos civiles y los heroicos esfuerzos por mantener la mexicanidad— y las presentes. Ocasionalmente, se menciona que en la actualidad miembros de la comunidad de origen mexicano están representados en la economía, la política, la educación, la cultura, la academia, los medios audiovisuales y la industria del entretenimiento de Estados Unidos, pero no de manera sistemática y sin incluir temas como la existencia de una clase media sustancial y hasta un sector de elites.

En suma, falta una reflexión profunda —muy necesaria en esta coyuntura— sobre los grandes logros y potencial, así como los retos y desafíos de la comunidad chicana. El México actual mucho se beneficiaría de contar con un conocimiento más actualizado acerca de la comunidad chicana en Estados Unidos, y la academia chicana mucho podría aportar para lograrlo, ojalá que este ejercicio sea un parteaguas para un mejor y más sensible desarrollo de las relaciones entre los chicanos y México.

 

David R. Maciel
Historiador. Profesor emérito del Departamento de Historia de la Universidad de Nuevo Mexico.


1 Algunas instituciones como el Pew Research Center utilizan la categoría “comunidad de hispanos de origen mexicano”.

 

2 comentarios en “El México de afuera

  1. Un tema muy interesante del que se sabe todavía muy poco. Aún queda mucho por avanzar, pero no solo en cuanto al México de fuera, sino del México de adentro. De momento, Hollywood y la globalización nos van ganando terreno y al parecer hay más gente interesada en lo que nos llega del extranjero que en nuestras propias raíces.

  2. pareciera que el Mexico de afuera es el Mexico ocupado, pero que sobrevive, se nutre de nuestros paisanos que llegan y acentúan ese mexicanismo que crece y se matiza del sueño americano.