Con una frontera común y una larga historia compartida, el vínculo entre México y Estados Unidos ha sido sólido durante siglos. En torno al número de hispanos de origen mexicano nacidos en aquel país y en México, en la gráfica se observan varias características históricas y contemporáneas.

Desde la década de los sesenta la llegada de más de 16 millones de inmigrantes de México a Estados Unidos (Centro de Investigación PEW, 2015)1 ha reconfigurado esta relación. Al tiempo que la población de origen mexicano creció alcanzando cifras récord, de manera similar lo hacía la población hispana en general en Estados Unidos.

Este artículo explora algunas de las características generales de la población de origen mexicano en Estados Unidos —tanto aquellos que nacieron en México como los nacidos en Estados Unidos que reportan (a la Oficina del Censo) ser de origen mexicano—. En conjunto tiene tendencias demográficas específicas y cierta dispersión geográfica. La respuesta a la pregunta ¿quiénes son los hispanos de origen mexicano?, incluye el hecho de que se trata de una población joven pero con un ingreso menor que la de otros hispanos y la población general, y con menos posibilidades de alcanzar sus metas educativas que algunos otros grupos hispanos. En su gran mayoría se declara católica. En participación política tiene menos probabilidades de votar en elecciones de Estados Unidos. Finalmente, en torno a las oportunidades del “sueño americano” una gran mayoría de esta población de origen mexicano reconoce la existencia de oportunidades económicas y espera para sus hijos un futuro mejor.

 

Un número récord de 36 millones de hispanos de origen mexicano residía en Estados Unidos en 2015, según las estimaciones del Pew Research Center, basado en los datos de la Oficina de Censo de los Estados Unidos. Este cálculo incluye a 12 millones de inmigrantes nacidos en México y 24 millones nacidos en Estados Unidos que se autoidentificaron como de origen mexicano.

Ilustración: Patricio Betteo

Los mexicanos son de lejos la población de origen hispano más grande de Estados Unidos; representan 63% del total de la población hispana en 2015. Los hispanos de origen mexicano también son una parte importante de la población de Estados Unidos, sumando en su conjunto 11%.

El tamaño de la población de origen mexicano en Estados Unidos ha aumentado dramáticamente en las últimas cuatro décadas como resultado de una de las migraciones masivas más grandes de la historia moderna. En 1970 eran menos de un millón de inmigrantes mexicanos; para el año 2000 ese número había crecido a 9.4 millones, y en 2007 alcanzó un máximo de 12.8 millones. Desde entonces la población nacida en México ha disminuido a medida que la llegada de nuevos inmigrantes mexicanos se ha desacelerado significativamente y el flujo de retorno aumentó en los años posteriores a la llamada Gran Recesión en Estados Unidos (González-Barrera, 2015).2

Antes de la década de 1980 la mayor parte del crecimiento de la población de origen mexicano provenía de hispanos de origen mexicano nacidos en Estados Unidos. Sin embargo, desde la década de 1980 y hasta el año 2000 la mayoría del crecimiento en esta población en Estados Unidos puede atribuirse a la llegada de inmigrantes mexicanos. En la década del 2000 al 2010 ese patrón se revirtió: los nacimientos superaron a la inmigración como el principal impulsor del dinámico crecimiento en la población de origen mexicano de Estados Unidos (Pew Research Center, 2011).3 Hoy en día 33% de los hispanos de origen mexicano nació en México, mientras los dos tercios restantes (67%) nacieron en Estados Unidos y la mitad (51%) de ellos tienen al menos un padre inmigrante.

En la actualidad los 12 millones de inmigrantes mexicanos que viven en Estados Unidos constituyen el grupo más grande por país de origen entre los 44.7 millones de inmigrantes que hay en Estados Unidos. El siguiente núcleo de población nacida en el extranjero proviene de China con 2.6 millones de personas, pero es aproximadamente sólo una quinta parte del tamaño de la población nacida en México que reside en Estados Unidos.

Por lo demás, la migración mexicana ha dado forma a la población inmigrante no autorizada del país. Aproximadamente la mitad (51%) de los 11 millones de inmigrantes que están en el país ilegalmente son de México.

A nivel internacional Estados Unidos es, de lejos, el principal destino para los inmigrantes de México. El 96% de los mexicanos que migran a Estados Unidos (Connor et al., 2012)4 constituye 9% del total de las personas nacidas en México. Así es que la Unión Americana tiene más inmigrantes de México que ningún otro país del mundo.

 

Más de la mitad de los hispanos de origen mexicano en Estados Unidos vive en California (35%) y Texas (26%), según un análisis del Pew Research Center proveniente de los datos de la Encuesta de la Comunidad Estadunidense de 2013. Las mayores concentraciones están en las áreas metropolitanas de California y Texas. Solamente el área metropolitana de Los Ángeles tiene 4.7 millones de hispanos de origen mexicano (Pew Research Center, 2016).5

Aun así, la historia de la geografía mexicana en Estados Unidos ha sido de dispersión ya que existen comunidades mexicanas en muchos otros estados. Por ejemplo, Georgia es el décimo estado más grande del país en cuanto a población hispana, la mayoría son de origen mexicano, y muchos son inmigrantes recientes. En un estado como Florida, donde los cubanos y puertorriqueños son los grupos más grandes, los mexicanos han crecido hasta convertirse en el tercer grupo hispano más importante. También hay comunidades mexicanas que están creciendo notablemente en lugares como Alaska, la parte norte del medio oeste y otros lugares.

 

Los mexicanos han tenido una larga presencia en Estados Unidos y sus características son diversas. Un tercio de los mexicanos son inmigrantes, pero dos tercios son nacidos en Estados Unidos, esto es similar al porcentaje de nacidos en el extranjero y nacidos en Estados Unidos entre todos los hispanos.

Los niveles de ingreso de los mexicanos coinciden con los de la población hispana de Estados Unidos, pero no con la población general de este país. En 2013 la mediana de ingresos para los mexicanos en Estados Unidos mayores de 16 años fue de 20 mil 800. Mientras tanto, para todos los adultos estadunidenses mayores de 16 años la mediana de ingresos fue de 30 mil.

Los mexicanos tienen niveles educativos más bajos que la población hispana en general o la población de Estados Unidos en general. Sólo 10% de los mexicanos de 25 años o más tienen un título universitario. En comparación, 14% de todos los hispanos de Estados Unidos y 30% de los adultos de Estados Unidos de más de 25 años.

En cuanto a la afiliación religiosa es más probable que los mexicanos se identifiquen como católicos que otros hispanos. En 2013 alrededor de 61% de los adultos mexicanos en Estados Unidos dijeron que eran católicos, por el contrario sólo 55% de todos los hispanos se identificaron como católicos en la misma encuesta.

Entre los hispanos nacidos en Estados Unidos de origen mexicano las tasas de participación electoral en las elecciones presidenciales de ese país han sido las más bajas de todos los principales grupos de origen hispano. En 2008 el 45% de los mexicanos elegibles para votar (es decir, que eran ciudadanos estadunidenses adultos) lo hicieron en las elecciones presidenciales en Estados Unidos de ese año. En 2012 esa participación se redujo a 42.2%. Mientras tanto, las tasas de participación fueron más altas para otros hispanos y para los estadunidenses en general (López y González-Barrera, 2013).6 Para 2016 sólo 44% de los votantes mexicanos que cumplían los requisitos votó en las elecciones presidenciales, en comparación con el 58% de los cubanos, 55% de los dominicanos, 46% de los puertorriqueños y 48% de los salvadoreños.

Las encuestas del Pew Research Center sobre los hispanos muestran que los mexicanos expresan una fuerte creencia en ciertos aspectos del “sueño americano”. Por ejemplo, 71% de los adultos de origen mexicano en la Encuesta Nacional de Latinos de 2015 dijeron que esperan que sus hijos estén mejor económicamente que ellos mismos en ese momento. Mientras que la Encuesta Nacional de Latinos de 2011 mostró que para 65% de los inmigrantes mexicanos la razón principal para venir a Estados Unidos era buscar oportunidades económicas, una proporción más alta que otros inmigrantes.

 

Ana González-Barrera
Especialista en política pública. Investigadora del Pew Research Center.

Mark Hugo López
Economista. Director de Global Migration and Demography, Pew Research Center (Washington, D.C).


1 Pew Research Center, Modern Immigration Wave Brings 59 Million to U.S., Driving Population Growth and Change Through 2065: Views of Immigration’s Impact on U.S. Society Mixed, Washington, D.C., septiembre, 2015.

2 Gonzalez-Barrera, Ana, More Mexicans Leaving than Coming to the U.S., Washington, D.C., Pew Research Center, noviembre, 2015.

3 Pew Research Center, The Mexican-American Boom: Births Overtake Immigration, Washington, D.C., julio, 2011.

4 Connor, Phillip et al., Faith on the Move-The Religious Affiliation of Internacional Migrants, Washington, D.C., Pew Research Center, marzo, 2012.

5 Pew Research Center, Hispanic Population and Origin in Select U.S. Metropolitan Areas, 2014, Washington, D.C., septiembre, 2016.

6 Lopez, Mark Hugo y Ana Gonzalez-Barrera, Inside the 2012 Latino Electorate, Washington, D.C., Pew Research Center, junio, 2013.