Quienes han estudiado con rigor el fenómeno político de Morena hacen sumas y restas, cuentan distritos y delegaciones, márgenes de victoria, índices de competitividad electoral, y concluyen que Morena es el partido nuevo más exitoso de México.1 Lo tienen estudiado: el PRD tuvo 7.9% de votos para la Cámara de Diputados en su primer proceso electoral (1991), y Morena 8.37% (2015). El primero tardó ocho años en llegar a una gubernatura y 15 en rascar la presidencia. Morena puede alcanzar no uno, sino entre dos y cinco gobiernos estatales en la mitad del tiempo y competir por la presidencia en sólo tres años. Es el partido de izquierda electoralmente más competitivo de la historia mexicana. No sólo de la izquierda: el PAN tardó casi 50 años en llamar a uno de sus militantes “Señor gobernador”. Morena sólo cuatro. Estiro la liga: Morena puede ser una maquinaria política tan eficiente como aquel aparato perverso y genial que comenzó como PNR y termina sus días como PRI.

Morena, dicen los enterados, los que han vivido el proceso de la construcción de una izquierda democrática en el país, no puede considerarse un partido nuevo. Su registro es nuevo, su acta de nacimiento es de 2014, pero el diseño de su médula espinal es muy anterior. Morena es el partido que quiso tener López Obrador cuando dirigía el PRI tabasqueño.2 Es el partido que quiso tener López Obrador en el PRD.3 Es el partido que no tuvo, que ahora tiene y en el que, por fin, no le estorba una estructura previa a él, no se le oponen liderazgos ajenos a su dirección ni le hacen ruido grupos consolidados fuera de su círculo de influencia.

Y ese es sólo el punto de partida. Morena es un partido personalista definido por un liderazgo carismático, pero ya es posible apuntar más allá del liderazgo de este sorprendente político y detener la mira en la naturaleza de su objetivo. Morena, el partido de López Obrador, es el primer instituto político que después del PRI trabaja por ser un partido hegemónico. Articulados por un solo vértice de decisión, ahí caben todos, todas y todos. No sólo todos los personajes, sino todos los rumbos, todas las clases sociales y todas las ideas. Morena disputa la hegemonía de izquierda pero nació dispuesto a disputar la hegemonía completa.4 Es difícil que se convierta en un partido único, pero el escenario que construye es el de un partido mayoritario con influencia determinante y agregación articulada de posturas políticas distintas. ¿Suena familiar? Le decíamos PRI, pero se llama partido hegemónico.

Ilustración: Estelí Meza

 

Se da por sentado que Morena nace como una reacción al Pacto por México, ese acuerdo político firmado por el Partido de la Revolución Democrática en 2012, con el PAN y el PRI, para apoyar desde el espacio legislativo reformas como la energética, la fiscal y la educativa. Pero el distanciamiento entre la izquierda obradorista y la visión del grupo que terminó siendo dominante en el PRD es anterior. Puede fecharse en la formación del gobierno legítimo y el gabinete de 25 personas que acompañó esa estrategia, después de las elecciones de 2006. En los hechos, el gobierno legítimo funcionaba como una estructura paralela al PRD: sin tribus, sin contrapesos y sin burocracia, un liderazgo carismático puro y duro que privilegiaba la construcción de una base social amplia sobre la militancia partidista tradicional. El gobierno legítimo se financiaba con dinero del PRD, una transferencia pactada de 60 millones por año, que empezó a cojear al segundo año,5 determinando la primera gran ruptura silenciosa pero cabal de López Obrador con ese partido.

El “gobierno legítimo” es el verdadero origen de Morena, consecuencia directa de las elecciones de 2006, que López Obrador perdió por menos de 250 mil votos: 0.56 puntos porcentuales debajo de su adversario panista Felipe Calderón. En protesta por ese resultado, López Obrador se salió del juego: desautorizó a las instituciones, formó el grupo de resistencia llamado “gobierno legítimo” y encabezó un plantón que duró más de 40 días en una de las arterias más importantes del mundo financiero, turístico y político de la capital del país, el Paseo de la Reforma, cuya carpeta asfáltica perforó para sostener las carpas del plantón.

López Obrador no volvió a ser el poderoso dirigente que entre 1997 y 2006 llevó al PRD a tener hasta 126 diputados federales, le hizo ganar sus primeros gobiernos estatales, y le permitió aspirar, con realismo, a ganar la presidencia y gobernar el país desde la izquierda. El mundo político mexicano siguió su curso sin él: el sistema de partidos se acomodó, las tres grandes fuerzas políticas encontraron su espacio, las alternancias se hicieron normales (12 entre 2007 y 2012, ninguna hacia la izquierda), el PRD consolidó una institucionalidad sin caudillos. Los liderazgos aglutinadores de Cuauhtémoc Cárdenas, primero, y López Obrador, después, quedaron atrás. El PRD se volvió un partido de liderazgos medianos, una burocracia autónoma, con cuadros dirigentes de corte administrativo dominante y distintas corrientes y centros de poder internos.

La deriva y disolución del llamado gobierno legítimo mermaron la influencia del tabasqueño en el partido y distrajeron a los obradoristas del control de la estructura y el manejo de las bancadas en el Congreso. Las corrientes Nueva Izquierda (conocida como “Los Chuchos”, en alusión a los Jesuses,Ortega y Zambrano, que la dirigían), Alternativa Democrática Nacional y parte de Foro Nuevo Sol, buscaban un sendero reformador y no compartían la vía de la protesta para cuestionar sine dia los resultados electorales. En el contexto de la burocratización y consolidación del PRD mencionada arriba, esos lideratos le ganaron a López Obrador el control del partido y el derecho a decidir en él. Alejandro Encinas, el llamado canciller de López Obrador, no logró anclarse para defender la posición y autoridad del tabasqueño en el PRD.

Saltemos los años ahora hasta 2012 y el Pacto por México, líquido seminal del nuevo y potente partido político llamado Morena. El Pacto dividió a la izquierda: los reformadores optaron por empujar transformaciones de la mano del statu quo, los radicales denunciaron esas transformaciones como medidas de complicidad con los poderosos. El PRD se rompió. López Obrador anunció la creación del nuevo partido en septiembre de 2012. En sólo dos años tendría carta de identidad.

La debilitada figura de López Obrador volvió a agigantarse mientras se desdibujaban el presidente priista Enrique Peña y su ambicioso proyecto. Ya para 2015 Morena tenía en su bolsa a más de la mitad de los liderazgos territoriales de la Ciudad de México, gran bastión de izquierda, y el discurso más unificador de la esfera política: la batalla contra la “Mafia del Poder”.

Su desempeño electoral, sin embargo, aún era pobre fuera de la capital. Entre 2015 y 2017 Morena participó en 24 procesos electorales locales; no ganó ninguna gubernatura y sólo en tres fue competitivo: Zacatecas, Veracruz y Estado de México. En Veracruz y Zacatecas tuvo 26% y 27% de votación. En el Estado de México, ya en 2017, estuvo a una brizna de llevarse la gubernatura, esa que nunca ha soltado el PRI. Es más, si el Morena de 2017 hubiera sido proclive a las alianzas, como lo fue para 2018, otra historia se contaría en los pasillos tricolores pues Alfredo del Mazo, el candidato tricolor, no superó por sí solo el número de votos de Morena. Si el PRI no hubiera ido acompañado del Partido Verde, Encuentro Social y Nueva Alianza, habría que decirle hoy señora gobernadora a la maestra morenista Delfina Gómez. En las otras entidades Morena tuvo un pobre desempeño. En 14 contiendas no llegó a 7% de votación y en estados como Nuevo León tuvo un penoso 0.31% de votos en 2016.

Vale la pena mencionar el proceso intermedio de la Ciudad de México, las elecciones de 2015, pues, aunque no representó una gubernatura, le dio a Morena espacios sustantivos de gobierno. Ganó cinco de las 16 delegaciones y 20 de los 66 legisladores locales.

 

Los morenistas fueron ortodoxos y políticamente asépticos hasta finales de 2017. Incluso en aquellos lugares en donde podían cogobernar (fueron primera minoría en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal), mantuvieron distancia con las otras fuerzas políticas. No hubo apretón de manos ni para la foto. López Obrador se negó a negociar con fuerzas fácticas en 2006 y 2012 desde el PRD. A Morena la ley le impedía hacer alianzas en 2015 y fue la postura interna que mantuvo el partido: la soledad electoral. Pero a fines de 2017 eso cambió. Morena estableció una política de alianzas formales e informales, institucionales y personales, para competir en todos los procesos electorales de 2018, incluido el de la presidencia.

Formalmente, los morenistas se aliaron con el Partido Encuentro Social, de corte conservador religioso y con el Partido del Trabajo, de izquierda. Informalmente, aceptaron alianzas con movimientos políticos y sindicales, destacadamente el Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE), liderado por René Bejarano, que cuenta con una estructura suficiente para cubrir muchos de los agujeros de vigilancia partidista en las casillas. Se estima que en lugares como la delegación Cuauhtémoc, por ejemplo, Morena tenía cubierto sólo 30% de la estructura electoral (vigilantes, coordinadores, representantes de casilla). MNE tapó ese hoyo pero ni Bejarano ni AMLO cometieron el error de institucionalizar la alianza. La lucha de grupos con derechos estatutarios en el PRD parece haberles enseñado a los dos que era mala idea.

López Obrador también abrió la puerta a personalidades ideológicamente distantes, políticamente controvertidas e incluso históricamente enemigas, para sumar sus capitales políticos a la maquinaria electoral en la que convirtió a Morena. Así llegaron panistas como Manuel Espino o Gaby Cuevas; célebres villanos incomprendidos como el líder minero Napoleón Gómez Urrutia o la policía comunitaria Nestora Salgado; empresarios como Alfonso Romo y Miguel Torruco, y ex priistas que van desde Manuel Bartlett (aún vestido de petista en el Senado) hasta liderazgos territoriales tradicionales en los estados, sobre todo en los del sur. A esta nueva flexibilidad se acogieron liderazgos de izquierda alejados de Andrés Manuel López Obrador en periodos anteriores, como el ex jefe de gobierno Marcelo Ebrard; el coordinador de la campaña anterior, Ricardo Monreal, o el ex diputado federal, siempre obradorista, Gerardo Fernández Noroña.

La nueva estrategia y un discurso de oposición feroz contra el statu quo, pero sin contorno ideológico limitante, llevaron en hombros hacia la presidencia al por tercera vez candidato López Obrador.

La nueva estrategia de Morena recogió náufragos, capitanes, navíos, futbolistas y entertainers. A su enorme portaaviones se han subido personajes con capital político que, al menos en esta etapa, viajan sin distinción de clase con los que traen fama en la cancha, o gracia en el escenario o muchos seguidores en Twitter. Pero, ojo: aunque todos van en el portaaviones electoral, ninguno tiene credencial de Morena. Morena cerró sus afiliaciones. Su núcleo duro sigue intacto, sin riesgo de contaminación, sin temor a los fisgones y sin posibilidad de motines.

 

Morena es un partido aún modelado por el liderazgo dominante de Andrés Manuel López Obrador, pero eso no quiere decir que no tenga estructura formal. La tiene y la usa. Lleva ya tres consejos ejecutivos nacionales, es decir, tres dirigencias y tres equipos distintos. En su composición se puede leer también una evolución. Las carteras más importantes del primer Consejo Ejecutivo Nacional fueron asignadas a políticos con experiencia gubernamental. ¿En dónde? En el gobierno del Distrito Federal durante la administración de López Obrador, de 2000 a 2006. Organización, Finanzas, la Secretaría General y Propaganda son celosamente guardadas para aquel ex equipo gobernante.

Pero en otros espacios Morena abrió la puerta a activistas, intelectuales y morenistas independientes. El CEN funciona estatutariamente, pero el partido tiene puertas-trampa: delega funciones especiales a instancias especiales con métodos especiales. Ejemplo de ello son los repartos de las candidaturas, las encuestas celosamente guardadas por un personaje mítico al que llaman “El Bicho”, cuya existencia real está en duda, o el rol líquido de los tres hijos adultos de Andrés Manuel López Obrador: José Ramón, Andrés y Gonzalo López Beltrán. Los tres, especialmente el segundo, funcionan como enlaces de representación directa, como cancilleres de su padre. Fue Andrés quien tomó las riendas de la protesta contra la reforma energética cuando López Obrador fue hospitalizado, y ha sido el frecuente emisario para hacer primeros contactos o continuar primeras conversaciones con personajes que han terminado por subirse al portaviones de Morena, como el ex panista Germán Martínez Cázares, o el ex gobernador priista de Tlaxcala, José Antonio Álvarez Lima. Pero también José Ramón y Gonzalo han fungido como enlace entre quienes tienen aspiraciones y las decisiones del partido al respecto.

La burocracia aún no es una tara de Morena. El partido se desliza entre sus instancias formales, las puertas-trampa y estructuras paralelas de asesores y aliados, como el gabinete anunciado para la presidencia de la República, que no pasó por las instancias del partido y cuya único vínculo con Morena es la sombra del caudillo. El partido no corre riesgo de caos porque todo se articula en el vértice del líder.

Ahora, ¿no hay un núcleo duro en Morena? Sí. El grupo que mantiene el timón, con cargos y sin ellos, está formado por Martí Batres, Yeidckol Polevnsky, Claudia Sheinbaum, Bertha Luján, Horacio Duarte y Octavio Romero, como los más visibles. Ellos son el politburó y supervisan el timón del portaaviones. Sin importar cuántos evangélicos se suban, cuántos futbolistas y cuántos priistas se mezclen en el barco, ellos vigilarán el rumbo. Por eso se pueden dar el lujo de abrir el portón para obtener el poder sin perder el partido. Desde ese politburó diseñan las estrategias para que el amplio espectro de fuerzas aglutinadas en el portaaviones electoral permitan la hegemonía política. Y no hay flota. Morena quiere dominar el mar.

 

Ivabelle Arroyo
Politóloga y periodista. Directora del diario ElAnden.mx

Para la elaboración de este artículo conté con la generosidad de académicos y políticos que me dieron su visión sobre Morena para que yo pudiera elaborar la propia. Los relego de toda responsabilidad y les agradezco.


1 Destacadamente, Juan Pablo Navarrete Vela, autor de Ciclos políticos del liderazgo carismático en el PRD, UCEMICH, 2016. Recomiendo especialmente sus artículos “El desempeño electoral de Morena (2015-2016)”, Intersticios Sociales, 2018, 15, y “Formación, liderazgo y desempeño electoral de Morena”, Revista Mexicana de Estudios Electorales, 2017, 18, escrito en colaboración con Omar Arturo Camacho Sánchez y Manuel Alexis Ceja García. También sugiero consultar trabajos de los investigadores Alberto Espejel y Rosendo Bolívar.

2 Como dirigente del PRI Tabasco, en 1983, intentó crear una fuerza paralela a la estructura manejada por los liderazgos municipales, con comités de base articulados con la dirigencia estatal. Le decían “El comandante”, aunque él se refería a la estrategia como una maniobra de democratización del partido. Los alcaldes (fuerzas reales del partido en la zona) impulsaron su destitución.

3 Como dirigente nacional del PRD puso en pausa la batalla permanente entre las facciones (las llamadas tribus), logrando articularlas en torno a su liderazgo. Se le reconoce a AMLO un inusual periodo de consenso interno. A esta estrategia le sumó la creación de las Brigadas del Sol, con la que miles de simpatizantes, a sueldo y sin necesidad de formar parte de la estructura formal del partido, recorrían los distritos del país para conseguir el voto.

4 Ver Jesús Silva-Herzog Márquez: “Sobre un volcán”, nexos, núm. 486, junio, 2018.

5 La colaboración al gobierno legítimo continuó, no uniformemente, hasta 2012, por lo menos en la Ciudad de México, bastión del lopezobradorismo. Ex funcionarios locales me confirman que en algunos casos llegó hasta 2015. De las delegaciones salía no sólo el 10% de la nómina de los trabajadores perredistas de confianza (desde líderes de proyecto hasta directores de área), sino apoyo logístico como lonas, sillas, comida y sonido.

 

6 comentarios en “Morena y el camino hacia la hegemonía

  1. Interesante artículo, pero la concepción de hegemonía que maneja es limitada (mayoría electoral). Por ello tiene problemas para exponer cuales son los mecanismos que hacen posible construir una hegemonía. Por ejemplo, la referencia al politbúro es anquilosada y no es necesaria para la construcción de una hegemonía. Más aún, por mucho que se intente una nueva hegemonía no surge por la voluntad de un individuo ni grupo de personas, se requieren la coincidencia de más factores.

  2. Ivabelle, tu artículo es interesante pero unidimensional pues no incluye la otra parte de la ecuación: la nueva clase media urbana que le dió el triunfo a AMLO.

    “Morena puede ser una maquinaria política tan eficiente como aquel aparato perverso y genial que comenzó como PNR y termina sus días como PRI.” es una declaración absurda pues, de ser cierta:

    1) la sociedad mexicana del 2018 es idéntica a la 1929
    2) Internet y el INE no existen.

  3. Y de que trata la política electoral sino de ganar el poder? El asunto es que somos un país sin remedio porque no tenemos educación política, somos analfabetas políticos. No leemos, creemos más que lo pragmático que en la conjunción de la teoría y la práctica. Todos aborrecemos Los distinto a nosotros, la otredad. Así de simple.

  4. En el análisis comparado, podemos decir que MORENA nace con los hermanos FLORES MAGÓN, en su lucha contra el régimen dictatorial de PORFIRIO DÍAZ, creando el periódico regeneración y EL PARTIDO LIBERAL MEXICANO, que gestó todo un movimiento ideológico para despertar conciencia y lo consiguió con un liberal de clase alta, ahora con un liberal moderado de centro izquierda y clase media con ANDRÉS MANUEL es cierto será un partido hegemónico, sólo esperamos que ese poder no lo corrompa y se vuelva un dictador. queremos democracia porque no sólo el que gana es corrupto. los MORENA tienen que demostrar que también les gusta la democracia y que saben perder, la sociedad mexicana no quiso que todo se lo llevara morena por eso votó por otras corrientes , les guste o no a estos aprendices de conservadores de pacotilla.

    • La categoría de partido hegemónico está mal empleada, está fuera de contexto, en todo caso lo más correcto sería referirse al partido de morena como una fuerza política que va encaminada a ser un partido “predominante”. Las características de un partido hegemónico aplican bajo contextos no democráticos, en cambio las características de un partido predominante que obtiene mayorías absolutas como resultado de procesos electorales democráticos y competitivos (en donde además existen partidos minoritarios y son opositores reales), va más acorde con lo que pasa en el país.

  5. Hoy el Prian dejó de serlo para convertirse en Primor, prometiendo una transformación socio-política de México, lo cual, al pueblo todo, lo tiene entre la esperanza y la incredulidad, así se diga que hay que darles el beneficio de la duda. Veremos como andará este México nuestro en diciembre del próximo año.