En febrero de 2011 se publicó en estas páginas el ensayo “Mexicano ahorita, retrato de un liberal salvaje”. Fue un proyecto que nexos emprendió en el otoño de 2010 para medir las aspiraciones de los mexicanos. ¿Qué sueñan, qué esperan, qué anhelan, repudian o añoran de su país y de ellos mismos? ¿En qué confían, cómo se definen frente al futuro y frente al pasado? ¿Quiénes son aquí y ahora, más allá de generalizaciones sociológicas y estereotipos históricos?

Durante estos siete años transcurridos nos hemos preguntado constantemente cómo hemos cambiado. En lo externo tuvimos un cambio de gobierno que algunos planteaban como “el regreso derrotado a la normalidad”, hemos tenido cineastas que triunfan en Hollywood, un cambio de gobierno en Estados Unidos que nos ha enfrentado a una agresión retórica que no habíamos visto en el pasado reciente. En aspectos que podemos medir cuantitativamente, tenemos un contexto preocupante. En el aspecto económico en 2010 la economía tuvo un rebote cuando el PIB creció 5.5% después de haber decrecido 6.1% en 2009.1 En 2017 el PIB de la economía mexicana creció en un 2.1%1 vs. un crecimiento promedio del 3.7% en el mundo,2 los mexicanos, en promedio, no estamos mejor en lo económico que hace siete años. En el aspecto de seguridad nuestra situación tampoco se ve bien: en 2010, el año previo al levantamiento de la encuesta, había sido el tercero más violento en la historia reciente del país3 con 18.1 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes,4 en 2011 llegaríamos a una cifra récord con 19.8 homicidios, sin embargo 2017 volvió a superar la cifra de violencia que tenía 2011 con 20.5 homicidios por cada 100 mil habitantes.4 En el aspecto social tenemos datos controversiales debido a cambios en los criterios de medición de la pobreza, aunque el sentimiento que detectamos en las encuestas es que tampoco hemos mejorado, y en temas de opinión pública se suele decir que “la percepción es realidad”.

Siete años después hemos repetido el estudio, con algunos ajustes que reflejan los cambios en nuestra circunstancia y la mejora en técnicas de investigación. En la vertiente cualitativa, además de trabajo inicial de gabinete analizando la base de estudios de LEXIA, se llevaron a cabo entrevistas a profundidad en México y con migrantes en Estados Unidos, historias de vida, discusión en comunidades en línea, escucha de redes sociales, y dinámicas de juego con niños. Al igual que en 2010, la investigación alimentó el desarrollo de cuestionario para la encuesta, llevada a cabo por GAUSSC, en la que mantuvimos muchos de los reactivos para establecer una comparación vs. 2011 pero añadimos algunas baterías para sondear actitudes, creencias y comportamientos frente a temas que han tomado importancia en la agenda nacional, como la discriminación, matrimonios entre personas del mismo sexo y los cambios en el sistema de impartición de justicia.

Este estudio mostró algunos hallazgos esperados y otros inesperados. Entre los esperados: se mantiene el profundo individualismo encontrado en 2011, los mexicanos continúan creyendo más en sí mismos que en el país donde viven, pero con un creciente enojo y sentimiento de abandono del gobierno. En este entorno cada quien continúa buscándose la vida como puede, y el altruismo y solidaridad frente a las tragedias son solamente un paréntesis en la lucha “de cada quien para su santo”. Seguimos sin poder articular una visión o un sueño común, y seguimos divididos por las diferencias de expectativas, interpretaciones de la realidad y las experiencias diarias en el trabajo, en la interacción social y en el trato entre nosotros. Hace siete años quizás sabíamos que había “ladies” y “lords” pero no los habíamos etiquetado. En estos siete años la prepotencia y el maltrato empezaron a tener cara e identidad.

Encontramos un estado de ánimo más pesimista, más personas piensan que viven peor que sus abuelos y que sus hijos vivirán peor que ellos. Crece el grupo que ha hecho lo que se le dijo que debía hacer, ir a la escuela, sacar buenas notas, cumplir con sus obligaciones, sin embargo, la sociedad y el país no han hecho su parte, México le sigue quedando a deber a una parte significativa de los mexicanos. No es de extrañar que ante la desconfianza sobre los otros los mexicanos sigamos pensando que nuestra patria es nuestra familia. Los mexicanos, como personas, sí sabemos hacia dónde vamos y qué queremos, pero el país sigue a la deriva. El enojo social extendido es el tema que subyace los resultados de la investigación.

En 2010 encontramos cinco tipos de temperamentos que desmienten la idea de un mexicano “único e indivisible”. A iniciar el estudio de 2017 pensamos que los cambios en el entorno podrían haber dado origen a algún nuevo grupo respecto a los cinco grupos que encontramos originalmente. Encontramos que para 2017 los cinco grupos se mantienen, pero las proporciones han cambiado: aumentan los Soñadores sin país de 25% a 29% y los Inconformes autosuficientes de 9% a 14%; los Nostálgicos tradicionalistas bajaron de 30% a 22% mientras que los grupos de Críticos indolentes y de Optimistas sobre el futuro se mantuvieron en 20% y 15%, respectivamente. Si suponemos que los seres humanos tendemos a tener un temperamento y disposición estables, podemos asumir que las personas jóvenes, este grupo de 18 a 25 años, una cohorte de siete años es la que ha generado este cambio en las proporciones. En el apartado dedicado a los grupos veremos con más detalle los cambios en percepciones que han generado estos cambios.

En la esfera de lo público, al momento de divulgar este análisis estamos de lleno en el tema de las elecciones y con una atención claramente enfocada en cómo va la carrera de caballos según las “desprestigiadas encuestas”. Por esto es importante considerar que este estudio no busca entender a los mexicanos como votantes, consumidores en un mercado electoral, sino comprender sus sueños y anhelos, los temas que les preocupan en lo personal y las barreras que perciben que les impiden alcanzarlos. Aunque el trabajo de campo se llevó a cabo a finales de 2017, la confianza en quiebra, el individualismo creciente, la desconfianza generalizada y el recelo frente a los Estados Unidos generado por un discurso cada vez más agresivo contra los mexicanos, parece que han provocado un cambio en el mapa de las identidades y simpatías partidistas tradicionales. Frente a la disyuntiva de “elegir un presidente que cambie poco y sigamos como vamos” o “uno que cambie mucho y empecemos algo nuevo”, un 81% se inclina por un cambio. Esta disposición al cambio incluye a una cantidad significativa de personas que simpatizan o se identifican con los partidos tradicionales que ya han estado en la presidencia, y también el PRD.

Este estudio no hubiera sido posible sin el generoso patrocinio y apoyo con ideas, críticas, propuestas y reflexiones de estas instituciones: Centro de Exploración y Pensamiento Crítico de la Universidad Iberoamericana, Consejo de la Comunicación, Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Fondo de Cultura Económica, Instituto Nacional Electoral, Instituto Nacional de Estadística y Geografía, revista nexos y W Radio; junto con otras personas que nos pidieron no ser mencionadas, de todas maneras nuestro agradecimiento es el mismo. Por último, este seguimiento no hubiera sido posible sin Manuel Rodríguez Woog, fallecido en junio de 2015, su creatividad, inteligencia, integridad, pensamiento crítico y apego a la verdad, por brutal y dolorosa que fuera, inspiró este proyecto.

En la descripción y análisis de los hallazgos nos hemos enfocado a establecer las diferencias que hemos encontrado vs. 2010, pero sin dejar de lado los rasgos de identidad e idiosincrasia que consideramos importantes.


Ilustraciones: Víctor Solís

El mexicano y su contexto: De la confianza en quiebra al enojo social extendido

En 2010 afirmábamos que una mayoría considerable de mexicanos, 74%, pensaba que el país no estaba estancado, sino en movimiento, y que quizás ésta fuera la única idea compartida por la mayoría de ellos. En 2017 detectamos un cambio fundamental en esta tendencia, ahora solamente 57% piensa esto, una pérdida de 17 puntos. Entre el 43% que no avanza, aproximadamente uno de cada cinco, 19%, piensa que el país se mueve, pero en reversa y una de cada cuatro, 24%, piensa que estamos “parados”. Los datos económicos duros dan sustento a estas percepciones (ver gráfica 1).

Aun cuando la percepción general para el 57% es que el país se mueve, México no acaba de encontrar el rumbo. El país sigue por mal camino para 64% de las personas, una opinión que aumenta con la edad. La percepción de que “México es como un barco a la deriva” se mantiene como mayoritaria, 56% de los entrevistados coinciden con esta afirmación (ver gráfica 2).

Esta sensación de inmovilidad en el país se refleja en un México lejano al país que se sueña y que queda a deber a los mexicanos. Estas proporciones quedaron prácticamente igual que en 2010: 70% ve a México lejos del país de sus sueños y en el que dos terceras partes piensan que le que queda a deber a sus ciudadanos (ver gráfica 3).

La idea de que México queda a deber se da a pesar de que se percibe mayoritariamente como un país rico y que tiene todo para salir adelante. Esta última opinión crece en frecuencia, de ser compartida por 68% de los mexicanos ahora es compartida por el 74%, tres de cada cuatro mexicanos (ver gráfica 4).

 Podríamos pensar que la respuesta anterior es la “socialmente esperada”, pero podemos argumentar que el discurso antimexicano que se ha dado en el pasado reciente en los Estados Unidos ha generado un estado de ánimo algo más, si no podemos decir nacionalista, de autosuficiencia. Enfrentados a la disyuntiva entre ser una potencia mundial o que en México todos tengan lo suficiente para vivir, 53% preferiría la satisfacción de nuestras necesidades básicas, vs. un 47% que prefiere que seamos una potencia mundial, aunque estas ideas no sean mutuamente excluyentes (ver gráfica 5).

Como entrada a nuestra siguiente sección donde exploraremos la idea que los mexicanos tienen de sí mismos, existe un punto donde se juntan lo externo, que hemos llamado contextual y la responsabilidad individual. Si las cosas están o no están mejorando, ¿qué tienen los individuos que ver con esto? En este aspecto encontramos una clara división entre los que consideran ayudar a que el país mejore y los que se quedan viéndolos desde la orilla: del 59% que piensa actualmente que el país empeora con relación a la vida que llevaron sus abuelos, un 35% menciona abiertamente que contribuye a esto (31% en 2010). Poco más de una cuarta parte de los mexicanos menciona abiertamente no contribuir a que el país esté mejorando (26% en 2017 vs. 28% en 2010).  Si no podemos decir que esto signifique autocrítica, al menos una parte de la población es consciente de su papel en la evolución del país (ver gráfica 6).

Individualismo y autosuficiencia: La autonomía e independencia ante el abandono

En 2010 nos sorprendieron los valores tan altos y contundentes respecto al individualismo. En 2017 este aspecto se acentúa. Hace siete años un poco menos de dos terceras partes de los mexicanos, 63%, pensaban que para lograr sus aspiraciones influía más el esfuerzo personal que el esfuerzo de todos los mexicanos, hoy esa proporción se acerca más a tres de cada cuatro, 72%. Algunos otros rasgos de identidad permanecen prácticamente en los mismos niveles. Podemos destacar cinco, que son compartidos por más de dos terceras partes de los mexicanos: confían en que pueden cambiar su propia vida, 84%; piensan que antes que el país está la familia, 81%; piensan que el esfuerzo personal es más importante que esfuerzo de todos; 69% piensa que puede lograr sus sueños y aspiraciones sin importar lo que hagan ricos y poderosos y 68% piensa que los mexicanos tienen cultura de triunfadores (ver gráfica 7).

Las aspiraciones más sentidas de los mexicanos siguen siendo las mismas, aunque las proporciones han cambiado. La aspiración más importante para el 22% es el “Bienestar para mi familia”, seguida por “Estabilidad y mejora en el empleo” para el 19%. Ambas estaban en los dos primeros lugares en el 2010 (ver tabla 1). 

Se sigue pensando que los sueños se pueden alcanzar y aunque más personas piensan que los mexicanos tenemos sueños comunes más que individuales, avanza la creencia de que nuestros sueños sólo son individuales (ver gráfica 8).

En contraste con la preocupación en general con temas de seguridad y corrupción como los problemas que más afectan al país, la aspiración por empleos estables y bien pagados es más sentida en lo personal. 71% de los mexicanos considera que la mala calidad de los empleos es el problema que más los aleja de lograr sus sueños. Sin embargo, temas que tienen que ver con la vida en sociedad, como el apego a la ley y la corrupción, también son importantes (ver gráfica 9).

Temperamentos y variedades de la identidad mexicana

El tema del estudio del carácter de los mexicanos ha sido fuente inagotable de ensayos, desde Samuel Ramos, Octavio Paz y Roger Bartra hasta los más recientes de Jorge Castañeda con Mañana o pasado: El misterio de los mexicanos y Ricardo Raphael con Mirreynato. Ciertamente, los mexicanos tenemos aspectos que nos unen, desde el más básico que es compartir el territorio y los servicios públicos, pero también tenemos maneras diferentes de soñar, aspirar, valorar nuestra situación individual y evaluar nuestro contexto personal y social. Este estudio busca hacer una modesta contribución que pueda ser retomada después por otros estudiosos. 

En 2011 encontramos cinco tipologías, a las que nombramos con “cinco categorías no académicas, de aire más bien lírico“, de la siguiente manera:

1. Nostálgicos tradicionalistas, que representaban 30% de los mexicanos; 2. Soñadores sin país, 25%; 3. Pesimistas indolentes: 20%; 4. Optimistas sobre el futuro: 16% de la población; 5. Nacionalistas inconformes: 9%.

Empezamos el estudio de 2017 con la hipótesis de que podría surgir algún grupo con características peculiares que los diferenciaran de los grupos encontrados. Pensábamos que el uso de las nuevas Tecnologías de Información, Comunicación y Entretenimiento podría crear un segmento diferente. El análisis estadístico de los datos no encontró un nuevo grupo, tenemos los mismos pero con proporciones diferentes, como se ve en la gráfica 10.

En dos casos encontramos que aunque las disposiciones, opiniones y actitudes del grupo eran estructuralmente las mismas, las categorizaciones ya no describían adecuadamente el temperamento. Los Pesimistas indolentes (20% de la población) se caracterizan más por su crítica que por su pesimismo. Y al grupo que llamábamos Nacionalistas inconformes (9% de la población en 2010) se transformaron más en Inconformes autosuficientes, creciendo en cinco puntos porcentuales, de 9% a 14%.

Dado que este estudio no es un panel, no podemos estar seguros de que una persona pase de un segmento a otro. En general, las predisposiciones, afectos y la mayoría de las opiniones tienden a ser relativamente estables, pero podemos establecer algunas hipótesis que expliquen estos cambios.

Los Optimistas sobre el futuro son un grupo que se mantiene con la incorporación de nuevos jóvenes a la edad del estudio pero que al paso del tiempo no crece porque se ha convertido en “expulsor”. Impulsados por la frustración, la decepción y la resignación se convierten en Soñadores sin país, donde mantienen una perspectiva positiva sobre el futuro y sus expectativas, que se ve mermada cuando se contrasta con la realidad. En menor medida, algunos con un mayor resentimiento con su situación, se transforman en Inconformes autosuficientes.

El grupo de Nostálgicos tradicionalistas es un segmento que decrece tanto porque quienes lo forman son mayores de edad y van falleciendo o porque migran al segmento de Inconformes autosuficientes en primer lugar y a Soñadores sin país en segundo lugar.

A continuación están estas tipologías.

 

Soñadores sin país: con 29% de los encuestados, representan el grupo más grande del país. Creció cuatro puntos porcentuales vs. 2010, principalmente por un sentimiento de menor capacidad del mexicano en general de cambiar su propia vida (90% vs. 83% en 2017). Es el temperamento que muestra menos confianza en sí mismo.

Muestran una actitud positiva hacia la vida colectiva, opinan bien sobre los demás mexicanos, sueñan con un país unido y con rumbo, que no ven en la realidad. Piensan que en México los sueños se pueden hacer realidad y que los mexicanos tenemos sueños comunes. En general sus posiciones no son extremas, se mueven en cierto espacio gris de la conformidad. Se sienten limitados para cambiar y mejorar, y piensan que México le queda a deber a sus ciudadanos. Ven un México confundido y desmotivado. Son personas que han buscado el apoyo del país y no lo han encontrado.

Los Soñadores sin país consideran que México no se mueve (neutral, 28%), no tiene un rumbo o dirección definida, va como un barco a la deriva (63%). Muestra una actitud dependiente, inclinado a pensar que pueden hacer poco o nada para cambiar su vida y la de su familia (36%). Consideran que México tiene todo para salir adelante (71%). Son optimistas frente al futuro vislumbrándolo como esperanzador (76%) y tranquilo (67%). Sin embargo, se sienten inciertos en el ámbito económico. Tienen un excelente concepto sobre los mexicanos, considerándolos: divertidos (87%), bien hechos (83%), activos (82%), responsables (81%),  trabajadores (70%), ingeniosos (68%), disciplinados (63%) y respetuosos (61%). Ven a México como un país que requiere una mayor generación de riqueza, lo cual se refleja en desilusión, pues consideran que México les ha quedado a deber ( 87%)

Su perfil sociodemográfico tiende a ser de nivel socioeconómico (NSE) medio bajo y se concentran más que el promedio en el norte del país.

 

Nostálgicos tradicionalistas: con 22% representan el segundo grupo en importancia en el país. Pierden ocho puntos porcentuales en importancia vs. 2010, debido a que baja la proporción de mexicanos en general a los que les importa más el pasado que el futuro (39% en 2017 vs. 31% en 2010). Con 49% de este grupo compartiendo este punto de vista. Mientras más mexicanos se enfocan en ver hacia delante, este grupo prefiere estar anclado en el pasado. Tienen una actitud negativa hacia el país y su circunstancia, piensan que todo tiempo pasado fue mejor. A su valoración positiva del pasado suman una percepción melancólica y pesimista sobre el presente y, desde luego, sobre el futuro. Tienen una baja confianza en su capacidad para mejorar su vida, la de su familia y la de su país. Registran mayores sentimientos de infelicidad y conflictos en su vida familiar. Es un México que se está yendo, triste y huyendo hacia el pasado. Prefieren que México tenga lo básico para vivir a que México sea una potencia mundial (58%), una proporción que también cayó en el total nacional.

Consideran que México se mueve lentamente (primera,  26%) y lo hace por un mal camino (71%), lo que se refleja en una percepción de que el país ha empeorado frente al de sus abuelos (58%). Muestra una mayor actitud de dependencia, donde consideran que necesitan de otros para  lograr sus aspiraciones (51%). Se mantienen neutrales en cuanto a su confianza para generar un cambio en su vida. Les importa mucho más el pasado (sobre el futuro) que el resto de los grupos (49% vs. 31%).

Ven su futuro económicamente preocupante (65%). 71% se siente engañado por los gobernantes. Consideran que la mala calidad en los empleos (70%) y el incumplimiento de la ley (66%) les impiden alcanzar sus sueños. Los Nostálgicos tradicionalistas son principalmente mayores de 55 años, con niveles de estudios básicos, de NSE bajo, católicos y tienden a concentrarse el centro del país.

 

Críticos indolentes: con 20% de la población, mantienen exactamente la misma proporción de hace siete años. Tienen una actitud negativa hacia la vida colectiva y son más críticos con los demás mexicanos. Este aspecto del grupo nos orientó a cambiar su denominación de Pesimistas indolentes hacia Críticos indolentes. Tienen una mayor confianza en sí mismos, que contrasta su juicio severo sobre el presente con sus expectativas de un mejor futuro para ellos y sus familias, aunque no necesariamente para el país. Representan a un México que permanece, girando en círculos, desde la comodidad de sus privilegios.

Perciben a México como un país que no se mueve (27%) que va por un mal camino (76%) empeorando frente al México de nuestros abuelos (63%). Consideran que México le queda a deber a sus ciudadanos (64%) y anteponen a la familia frente al país (76%).

Son seguros de sí mismos: consideran que el logro de sus aspiraciones está basado en su esfuerzo personal (91%); que  un cambio tanto en su vida (91%) como la de su familia (82%) está en sus manos. Para ellos el futuro es más relevante que el pasado (72%). Le ven un gran potencial a México pues piensan que el país tiene todo para salir adelante (82%); lo ven como un país rico, que debe buscar expandir sus horizontes, concentrándose en el mercado internacional para abrir su economía (58%). A pesar de esto tienen una opinión negativa sobre los mexicanos considerándolos indisciplinados (44%), corruptos (42%) y pasivos (24%)

Desde un punto de vista sociodemográfico los Críticos indolentes son principalmente hombres de mediana edad, entre los 30 y 45 años, con estudios de licenciatura y de NSE medio alto. Les interesa más la política que al promedio y son usuarios y consumidores altos de tecnología y noticias.

 

Optimistas sobre el futuro: representan un 15% de la población, y mantienen prácticamente la misma proporción que en 2010 (16%). A pesar de tener en esta medición opiniones más críticas sobre la situación del país y sus gobernantes en general, los Optimistas sobre el futuro mantienen su peso por incorporación de nuevos jóvenes con deseos de triunfo, además de que, el mexicano en general, ahora le atribuye más influencia a los esfuerzos personales sobre los colectivos para lograr sus sueños en comparación con hace siete años.

Los Optimistas sobre el futuro tienen una actitud positiva, “a prueba de balas”, hacia la vida colectiva y la individual. Valoran positivamente casi todo lo que les rodea: su país, sus compatriotas, su circunstancia y su horizonte. Destaca su gran confianza en su capacidad para poder mejorar su vida, la de su familia y la del país. Ven un México que mantiene su vitalidad, contra viento y marea. Tienen una percepción positiva de la situación actual del país. Considerando no sólo que México se mueve (en segunda velocidad, 32%), sino que lleva un rumbo y dirección  definidos (55%) hacia un buen camino (68%).

Este temperamento cuenta con un alto nivel de confianza en sí mismo: saben que pueden hacer mucho por cambiar su propia vida (99%) y la de su familia (89%), y también tienen la capacidad de cambiar el rumbo del país (67%). Les importa más el futuro que el pasado; muestran una postura positiva sobre el futuro, al que visualizan como alegre (75%) y económicamente prometedor (63%).

El optimismo de este grupo no sólo está asociado al país y a la confianza en ellos mismos, también tienen un excelente concepto de su gente. Consideran que los mexicanos son: responsables (86%), ingeniosos (81%), trabajadores (80%), respetuosos (78%), disciplinados (71%) y honestos (72%).

Desde su perspectiva de México como un país que se mueve con rumbo y dirección, los optimistas declaran que ellos contribuyen a la situación actual del país (62%),  atribuyendo los aspectos negativos a otros, por ejemplo:  la corrupción, la que consideran culpa de unos cuantos (49%). Tienen una opinión positiva sobre los gobernantes, consideran que México es un país rico (72%), que debe concentrarse en abrir su economía (73%), esperando que evolucione a ser una potencia mundial (50%). Son principalmente jóvenes entre los 15 y 29 años de NSE medio bajo y se concentran más que el promedio en la región sur-sureste del país.

 

Inconformes autosuficientes: aunque es el temperamento con menos personas en el país, 14%, es un grupo que creció cinco puntos porcentuales en los últimos siete años, debido principalmente a la mala percepción sobre la situación del país. Además de un sentimiento más arraigado de autosuficiencia: 57% piensa que México no necesita de Estados Unidos para salir adelante (51% pensaba así en 2010). En una evaluación más a fondo de este grupo, consideramos que esta opinión se basa más en el sentimiento casi desmedido de confianza en sí mismo. Tienen una actitud negativa hacia la vida colectiva. Contrarrestan su valoración extremadamente negativa sobre el presente del país con su profunda confianza en sí mismos para cambiar su circunstancia personal y familiar a partir de su propio esfuerzo. Podríamos considerarlos como los liberales salvajes “en esteroides”.

Perciben un México que va hacia atrás (reversa, 26%), sin un rumbo y dirección, como un barco a la deriva (84%) y por un mal camino (93%). Son altamente independientes, 94% piensa que para lograr sus aspiraciones depende completamente de su esfuerzo personal; 96% cree que son solamente ellos mismos quienes pueden cambiar su vida. Para este grupo lo más importante es el futuro antes que el pasado y lo visualizan con esperanza (68%), con alegría (63%), aunque económicamente preocupante (61%). No tienen un buen concepto sobre los mexicanos, a pesar de considerarlos trabajadores y respetuosos (66%), se inclinan a pensar que son corruptos (55%), violentos (50%) y mal hechos (43%).

Es el grupo más proclive a pensar que México es un país dividido sintiéndose no sólo abandonados (88%),  sino también engañados (87%), e incluso ignorados por sus gobernantes (58%)

Consideran la baja calidad de empleo (74%) como la barrera más importante para lograr sus objetivos, es por esto que consideran que México le queda a deber a los ciudadanos (76%). Este grupo tiene una participación importante de personas con escolaridades y NSE bajos.

 

Habiendo definido el perfil de los grupos, las tablas 2, 3 y 4 nos ayudan a comprender mejor las diferencias y similitudes entre ellos.

Sensibilidades y sabores regionales

El estudio de 2010 dibujó al menos tres sensibilidades regionales: maneras de soñar, valorar el pasado y sobre todo hacer frente a los desafíos del presente, diferentes según el lugar donde se vive. Somos los mismos mexicanos pensando y actuando de manera distinta, con una gran influencia del entorno local.

Una característica que hemos notado, no sólo en este estudio, es que las personas que viven en el centro del país suelen ser más críticos con la situación del país que los que viven en el norte y sobre todo que los mexicanos del sur-sureste. En este sentido, tres cuartas partes de los que viven en el centro del país piensan que México está alejado del país de sus sueños, siete de cada 10 opinan así en el norte, mientras que en el sur seis de cada 10 (ver tabla 5).

Esta misma posición crítica de los habitantes de hogares en el centro del país coincide con la de los mexicanos del norte respecto a la situación actual de México si se compara con el país en el que vivieron sus abuelos. Ambos piensan que está empeorando, mientras que la mayoría de aquellos que viven en el sur piensan que está mejorando (ver tabla 6).

Otro rasgo sobresaliente es el gran optimismo hacia el futuro que muestran los mexicanos que viven en el sur-sureste; ocho de cada 10 piensan que sus hijos vivirán mejor que ellos, en el norte y centro la proporción baja a seis de cada 10 (ver tabla 7).

Aunque en general se piensa que México es un país rico, los norteños perciben, en mayor medida que el resto del país, a un país pobre en el que se tiene que generar mayor riqueza, la gran mayoría de los que habitan el sur del país piensan que México es un país rico en el que se tiene que repartir de mejor manera esta riqueza percibida (ver tabla 8).

No obstante que son los que mencionan más que México es un país pobre en el que se tiene que generar mayor riqueza, los mexicanos que viven en el norte son quienes más ven a un México en deuda con sus ciudadanos, ocho de cada 10 así lo expresan, seis de cada 10 piensan de esta manera en otras partes del país (ver tabla 9).

Los mexicanos del norte están más convencidos que el resto del país en que los sueños se pueden alcanzar, 38% piensa así, contra un 32% en el centro y sólo 29% en el sur-sureste (ver tabla 10).

Estas distintas maneras de actuar, junto a muchas otras, hacen que la distribución de los temperamentos del mexicano cambie de acuerdo con su lugar de origen; mientras que en el norte sigue siendo la región en donde encontramos más Soñadores sin país, en el sur-sureste se concentran más los Optimistas sobre el futuro, esto no ha cambiado desde 2010.

En el centro del país, en 2010, la proporción de Críticos indolentes era mayor que en el resto de las regiones, sin embargo, aunque esta región concentra una gran proporción de éstos, ahora es la región en donde encontramos más Nostálgicos tradicionalistas. Los Inconformes autosuficientes se distribuyen de la misma manera que el promedio de todos los mexicanos (ver tabla 11).

 

La idiosincrasia en acción: Posturas frente a algunos temas actuales

Hemos dejado para el final un cajón de sastre, con algunas preguntas exploratorias que pensamos que nos ayudarían a entender mejor a los mexicanos, conocer sus opiniones frente a algunos temas coyunturales que plantea la modernidad, y frente a los desarrollos y cambios propuestos por la sociedad.

Los mexicanos y la igualdad

En los últimos años hemos visto una gran actividad a favor de los derechos de las minorías. En algunos casos esto ha llevado hasta a marchas a favor o en contra de conceptos como la familia tradicional y los derechos de género. En esta categoría no tenemos referencia, ya que no fue medida en 2010, pero podemos ver que en general los mexicanos tienden a ser relativamente tolerantes. En el tema de respeto a la homosexualidad un 74% está de acuerdo en que debe ser respetada, lo cual no quiere decir que uno de cada cuatro piense que no se debe respetar no deja de ser alto. Algunos aspectos como el 37%, más de la tercera parte de la población, que afirma haberse sentido discriminado muchas veces muestra que todavía hay un camino largo por recorrer (ver gráfica 11).

La familia de puertas para adentro

Inesperadamente, encontramos que existe una división prácticamente perfecta entre las personas que prefieren padres estrictos que ponen reglas firmes y los que los prefieren cariñosos y flexibles. Esto abre la puerta para explorar causas, consecuencias e hipótesis sobre el efecto que esto puede tener en nuestra sociedad. ¿Alguno de los dos modelos impulsa una sociedad más creativa y emprendedora? (ver gráfica 12).

Sistema penal

Enfrentados a la disyuntiva entre encarcelar a un inocente o dejar libre a un culpable, la mayoría (58%) piensa que es peor dejar libre a un culpable, por lo que es equivalente a dejar en la cárcel a un inocente. Esto muestra, otra vez, el largo camino por recorrer que tiene el Nuevo Sistema de Justicia Penal para ganar la batalla en la opinión pública en términos del derecho a un proceso judicial justo y la disposición que parecemos tener a políticas de mano dura aun en contra del respeto a los derechos humanos. No encontramos diferencias significativas entre grupos (ver gráfica 13).

Entre los claroscuros encontrados vemos tres tendencias muy definidas: un sentimiento de inmovilidad en el país donde además no se ve un sentido de dirección, México ha perdido la velocidad y el rumbo; falta de confianza en los demás, vista como un aspecto estructural donde la solidaridad solamente se da en momentos breves y frente a las desgracias colectivas; y frente a esta falta de dirección y empatía con los otros, una intensificación del individualismo y la confianza en las propias capacidades, y en nadie más, para cumplir con los sueños, las aspiraciones y los anhelos. Cada vez más liberales, cada vez más salvajes, frente a lo que podría ser un panorama desolador, los mexicanos siempre podemos encontrar refugio en la familia, la diversión y la comida.

 

Marco Robles
Actuario. Es socio y director general de GAUS SC.

Benjamín Salmón
Ingeniero químico. Actualmente es socio director en GAUS SC.


Fuentes: 1 INEGI, 2 FMI, 3 Segob, 4 mediciones desde 1997: Segob.

 

6 comentarios en “El mexicano hoy.
Igual de liberal, pero más salvaje

  1. Excelente trabajo solo conforma mucho de lo que me temía, pero que bueno que pude confirmar lo mal que estamos!, esperemos que el cambio se dé sin importar quien gane las elecciones, pues según parece que los candidatos punteros dicen si al cambio!

    • Marco y Benja.. Ojalá en un futuro no lejano, tengamos un presidente de la república, que cambie mucho e inicie algo nuevo que lo continúen las cuatro o cinco generaciones próximas. Vale.

  2. Marco y Benja.. Ojalá en un futuro no lejano, tengamos un presidente de la república, que cambie mucho e inicie algo nuevo que lo continúen las cuatro o cinco generaciones próximas. Vale.

    • Independientemente de las posiciones políticas de cada quien, es una aspiración legítima, y sumamente entendible. Esperamos que el país empiece a moverse, de a deveras. Gracias por tu comentario.

  3. La esperanza debe seguir existiendo en cada uno de los mexicanos y entonces aferrarse a decir con orgullo “La patria es primero”, porque ella es una gran nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *