A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

ORÍGENES

El 20 de agosto de 1928, mediante reformas al artículo 73, fracción VI de la Constitución General de la República, el municipio libre en el Distrito Federal dejó de existir. Por esta reforma el gobierno del DF pasó a manos del Presidente de la República «quien lo ejercerá por conducto del órgano u órganos que determine la ley». Finalizaba el período presidencial de Plutarco Elías Calles y comenzaban las profundas transformaciones jurídicas, políticas y administrativas que posteriormente se ajustarían para transformar al aparato estatal de gestión de la ciudad de México, y convertir a sus habitantes en ciudadanos «de segunda» tal como repetidamente se denuncia en los últimos tiempos. ¿Cuál es el proceso político que llevó a la desaparición de los municipios en el DF?. Lamentablemente, muy pocos trabajos de investigación se han dedicado a desentrañar las múltiples interrogantes que ofrece este proceso histórico en la vida de la ciudad de México. La decisión política que llevó a la desaparición de los municipios en el territorio del DF debe enmarcarse dentro de la compleja situación política y social de los años 1926-1928 y de la lucha de poderes y fuerzas sociales que actuaban entonces en el país, y particularmente, en la ciudad de México. El proyecto originario de supresión de los ayuntamientos de la jurisdicción del DF provino de una iniciativa de ley presentada por el general Alvaro Obregón, candidato a la presidencia, en las sesiones extraordinarias del Congreso en mayo de 1928. La ley fue aprobada por amplia mayoría; los laboristas fueron los únicos que se opusieron a estas reformas que liquidaban los ayuntamientos libres en el distrito. Debemos tener en cuenta que el Partido Laborista, «instrumento político de la CROM, puesto que los sindicatos legalmente no podían hacer política», había adquirido durante esos años mucha fuerza en los distritos electorales y las seis municipalidades del DF. Además, Morones, uno de los hombres de la Nueva Política Económica del gobierno de Calles, y dirigente de la CROM, peleaba por impulsar su propia candidatura a la presidencia contra Obregón, quien aspiraba reelegirse como Presidente de la República(*).

Bajo el mandato provisional de Emilio Portes Gil se decretó la primera Ley Orgánica del Distrito Federal publicada en el Diario Oficial del 31 de diciembre de 1928, bajo el titulo de Ley Orgánica del Distrito y de los Territorios Federales. Esta ley expresaba el cambio radical que ya se había producido en la gestión político-administrativa y en la conformación del territorio del DF; las funciones de gobierno, anteriormente encomendadas a los ayuntamientos y una dependencia del ejecutivo, el Gobierno del Distrito, pasaron a ser ejercidas por el Departamento del Distrito, pasaron a ser ejercidas por el Departamento del Distrito Federal, directamente dependiente del Ejecutivo. El territorio del Distrito Federal fue entonces dividido en un Departamento Central y 13 delegaciones: Guadalupe Hidalgo, Atzcapotzalco, Ixtacalco, General Anaya, Coyoacán, San Angel, La Magdalena Contreras, Cuajimalpa, Tlalpan, Ixtapalapa, Xochimilco, Milpa Alta y Tláhuac. En 1930 la población de la ciudad era de 1,229 576 habitantes. ¿Qué ofreció el Estado mexicano en reemplazo de las elecciones municipales que existían en esa época, cuando tos Ayuntamientos de las Municipalidades del DF se integraban por personas «designadas mediante elección popular directa en primer grado»? Veamos cómo empezaron los Consejos Consultivos:

CONSEJOS CORPORATIVOS

El capítulo X de la Ley Orgánica de 1928 establece (Art. 84) que en cada delegación y en el Departamento Central se formaran consejos «representativos de los principales intereses de la localidad», reminiscencia quizás de la previa distribución por municipios del funcionamiento administrativo de la ciudad, La composición del Consejo Consultivo tenía un carácter netamente corporativo, ya que debía integrarse por representantes de las cámaras de comercio, asociaciones de comerciantes en pequeño, cámaras industriales, agrupaciones de dueños de propiedad raíces, asociaciones de inquilinos, agrupaciones profesionales y agrupaciones de campesinos y madres de familia. En las delegaciones, los delegados escogían dentro de estas agrupaciones, las más importantes de cada localidad. Los Consejos Consultivos tenían derecho a: inspeccionar los servicios locales, denunciar las deficiencias, revisar la cuenta anual del DDF; «dar su opinión» al jefe del DDF respecto a la contratación de obras, servicios y aprovechamientos por más de dos años o cuando excedieran del 10% de la cantidad asignada al servicio, a la municipalización de algún servicio y proponer reformas a reglamentos y medidas para el mejoramiento de los servicios públicos.

En 1941 el presidente Manuel Avila Camacho decretó la Ley Orgánica del DDF (Diario Oficial, 31 de diciembre de 1941). La división territorial de la ciudad presenta algunas modificaciones: desaparecen las delegaciones de General Anaya, Guadalupe Hidalgo y San Angel; aparecen las delegaciones de Villa Gustavo A. Madero y Villa Alvaro Obregón. Entonces, la población del DF es de 1.757,530 habitantes. Los Consejos Consultivos sufren también algunas modificaciones: desaparecen en las delegaciones y se establece que en el DF funcionará un Consejo Consultivo integrado por representantes de las mismas asociaciones y agrupaciones que menciona la ley del 28; las mismas asociaciones y agrupaciones que menciona la ley del 28; las madres de familia son eliminadas y aparecen representantes de las mujeres trabajadoras y de otros trabajadores no incorporados en las anteriores. Estos representantes eran designados por el jefe del DDF, a propuesta de las asociaciones. Las atribuciones de este consejo son: exponer, proponer y expresar opinión, desaparecen las de inspeccionar y revisar. La ley del 41 claramente lo establece: «El Consejo Consultivo tendrá únicamente función informativa y de opinión y en ningún caso ejecutoria y decisoria» (Art. 74).

LA CIUDAD CRECE, LOS DERECHOS SE DILUYEN

Llegamos a 1970; la población del DF es de 6.874,165 habitantes. La Ley Orgánica del DDF decretada por el presidente Luis Echeverría Alvarez (Diario Oficial, 29 de diciembre de 1970) incorpora 4 nuevas delegaciones en la división territorial de la ciudad: Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, con lo que resultan 16 delegaciones en total. El capítulo III de esta ley nos habla «de los delegados, de las juntas de vecinos y del Consejo Consultivo». En cada delegación aparece ahora una Junta de Vecinos integrada según lo establece el reglamento correspondiente. En esta nueva versión, el Consejo Consultivo estará integrado con los presidentes de las Juntas de Vecinos (desaparecen los representantes de las asociaciones) y su presidente es el jefe del DDF. ¿Cuáles son las atribuciones de este consejo?: informar, proponer, recomendar, emitir opiniones, cooperar, practicar visitas y participar en ceremonias. La ley es muy explícita: «Las proposiciones, opiniones o dictámenes que emitan el Consejo Consultivo o las juntas de vecinos no obligarán en forma alguna al jefe del DDF ni a los delegados» (Art. 26). Esta ley de 1970 es sustituida por otra, decretada en la presente administración y publicada en la Gaceta Oficial del DF el 1° de enero de 1979. A las juntas de vecinos se añaden, en cada delegación, los comités de manzana y las asociaciones de residentes como órganos de colaboración vecinal y ciudadana (Cap. V).

Estamos en 1980, seguimos con 16 delegaciones y somos 10 millones de habitantes. ¿Cuál es la nueva modalidad del Consejo Consultivo? La presidencia la tendrá un vecino, elegido por los presidentes de las 16 juntas de vecinos que lo integran . ¿ Las atribuciones del Consejo?: los mismos verbos.

(*) Véase, Historia de la Revolución Mexicana, Período 19241928, No. 11, por Jean Meyer en Colaboración con E. Krauze y C. Reyes, El colegio de México, págs. 100,122 y 144.