Con la edición que el lector tiene en sus manos nexos celebra su 40 aniversario. Para conmemorar el hecho hemos convocado a autores de distintas generaciones de la revista a escribir un ensayo personal sobre el México en que cada quien cree vivir y el México que cada quien espera del futuro: México mañana.

Subrayamos en nuestra carta de invitación a los autores el carácter personal de los textos que buscábamos, textos más cercanos a la introspección que al análisis.

Ilustración: Víctor Solís

Privilegiamos el perfil generacional del ejercicio. Quisimos reunir miradas de todas las edades de la revista, empezando por el más joven de sus autores frecuentes, nacido en 1992, terminando por el mayor, nacido en 1924.

Cargando los dados en ese camino, dispusimos los textos para esta edición en orden ascendente de edades, de menor a mayor, de modo que en las primeras páginas se oyen las voces de autores nacidos en los años 90 del siglo pasado, y en las últimas las de nacidos en los 20 y 30.

Cada texto lleva al calce del título y el crédito, entre indiscretos guiones, el año de nacimiento del autor.

Son todas voces de autores vivos. Reservaremos espacio en las ediciones del año para rendir tributo a nuestros autores, fundadores, editores o administradores muertos, entre ellos: Antonio Alatorre, Guillermo Bonfil, Alba Cama, Carlos Castillo Peraza, Jesús García Ramírez, Luis González de Alba, Juan Goytisolo, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, Yolanda Moreno Rivas, José María Pérez Gay, Carlos Pereyra, Luis Villoro, Daniel Waksmann, Arturo Warman.

La edición que presentamos reúne a 96 autores, de los cuales 34 son mujeres y 62 son hombres.

Los cuatro primeros en nuestro orden de aparición, nacieron en los 1990. Son una mujer y tres hombres. No han cumplido los 30 años.

Los siguientes 15 autores, siete mujeres y ocho hombres, nacieron en los 1980: navegan por sus años treintas.

Los 18 siguientes, 10 mujeres y ocho hombres nacieron en los 1970. Están hoy en sus cuarentas.

Los 20 que siguen, cuatro mujeres y 16 hombres, nacieron en los 1960. Cincuentean.

18 más (cinco mujeres y 13 hombres) nacieron en los 1950. Transitan por sus años sesentas.

16 más (siete mujeres y nueve hombres y) son de los 1940. Bordean o han entrando a sus setentas.

Tres de los autores finales, en muchos sentidos los fundadores de la revista, nacieron en los 1930, están en sus ochentas.

Dos más, nacidos en los 1920, tocan a la puerta de sus noventa.

El primer número de nexos vio la luz en enero de 1978, bajo la dirección de Enrique Florescano. Decía su editorial:

Nexos quiere ser lo que su nombre anuncia: lugar de cruces y vinculaciones, punto de enlace para experiencias y disciplinas que la especialización tiende a separar, a oponer incluso.

Aspira a ser un foro donde se expresen los problemas de la ciencia y la tecnología, la investigación económica y social, el ensayo literario, la historia y la realidad política. Es, sobre todo, un intento de exhibir y volver accesibles los conocimientos y recursos intelectuales de que disponemos para entender los problemas estratégicos de México y, por extensión, de América Latina.

Se trata de revisar, con los instrumentos propios de la cultura, los procesos convergentes de índole histórica y cultural que caracterizan a nuestras sociedades.

Juzgamos limitado, o inútil, diseñar un proyecto cultural que no incluya en su perspectiva los desafíos y el análisis de la realidad social a que pretende dirigirse.

En un continente como el latinoamericano, y en un país como México, con tan escasas posibilidades educativas, la actividad intelectual está destinada a ser minoritaria tanto en su ejercicio como en su influencia inmediata. (Por minoritario hay que empezar a entender algo distinto al término “elitista”).

Pero dicha actividad puede y debe inscribirse en una línea de preocupaciones que incluya los problemas de todos, los factores múltiples que frenan, complican o deforman nuestro desarrollo, y ratifican o acrecientan privilegios y desigualdades.

Mucho ha cambiado en nexos y mucho cambiará, pero no el espíritu de estas palabras fundadoras.

“Mañana, y mañana, y mañana”, dice Macbeth al saber que ha muerto su mujer, luego de afirmar que debió morir más tarde.

El mañana avanza hacia nosotros cada día, sigue Macbeth, con su pequeño paso, hasta el último rincón del tiempo. Todos nuestros ayeres, al final, no hacen sino iluminar el camino de los tontos a la muerte. Y los tontos somos todos, que nos hacemos ilusiones sobre las promesas del tiempo.

Macbeth pronuncia después los más terribles versos que se hayan escrito sobre el (sin)sentido de la vida:

Life’s but a waIking shadow… It is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
Signifying nothing.

(“La vida es una sombra que pasa… Un cuento
que cuenta un idiota, lleno de blá blá blá,
que nada significa”).

Por momentos, las páginas de los diarios del México de hoy, y la vida que reflejan, parecen también un cuento sin sentido, lleno de blá blá blá o, si se antoja tomarlo literalmente, lleno de ruido y rabia. Y el mañana, sólo una palabra que adelanta el fracaso, la vana promesa de que las cosas cambiarán un día.

Muchos de los textos de esta edición tocan esos acordes del sonido nacional. No hay nada que corregir ni matizar en ellos: son una radiografía coral del momento de México.

Digo sólo que tenemos suficiente tiempo haciendo esta revista como para recordar que hemos pasado mejores y peores tiempos, y que, aunque el mañana está siempre incumpliendo sus promesas, volviéndose pasado insatisfactorio, es una dimensión obligatoria de nuestra mirada, una necesidad de la imaginación pública y del anhelo íntimo, una apuesta compartida de la crítica y del deseo.

El México de hoy es impensable sin el México de ayer, pero también sin una apuesta, una elección, sobre el México de mañana. El mañana no es el espacio de nuestra fatalidad histórica, sino el de nuestra libertad dentro de la historia.

HAC
Diciembre 10, 2017

 

Héctor Aguilar Camín
Escritor y periodista. Es autor, entre otros libros, de La modernidad fugitiva. México 1988-2012 y coautor con Jorge G. Castañeda de Un futuro para México y Regreso al futuro. Su novela más reciente: Toda la vida.


La espera ha perdido sentido

Luciano Concheiro
—1992—

Hoja de ruta

Juan Pablo García Moreno
—1991—

Visión de Anáhuac en Arkansas

Nicolás Medina Mora
—1991—

El juego de los tiempos

Ana Sofía Rodríguez
—1991—

Utopía de la patria

Álvaro Ruiz Rodilla
—1989—

Contradicciones

Raúl Bravo Aduna
—1986—

Una liga que no se rompe

Esteban Illades
—1986—

La seguridad en cuatro tiempos

Lilian Chapa Koloffon
—1985—

Calles de la abundancia precaria

Sara Hidalgo
—1985—

El futuro es femenino

Catalina Aguilar Mastretta
—1984—

Despertar a los muertos

Alejandro García Abreu
—1984—

Hilar fino

Lisa Sánchez
—1984—

Desigualdad

Estefanía Vela
—1984—

Desde la calle

Teresa Zerón-Medina Laris
—1983—

Minucias para mis hijos

Mateo Aguilar Mastretta
—1982—

Si despertara hoy

Andrés Lajous
—1982—

Ambrose Bierce y el futuro

Kathya Millares
—1982—

La historia de Felipe Aureliano Reyes

Natalia Mendoza
—1981—

Al final del deseo

Jorge Landa
—1981—

La necesidad de pensar

Saúl López Noriega
—1980—

Tenacidad para el futuro

Alexandra Délano Alonso
—1979—

Espectros mexicanos

Sandra Rozental
—1979—

En el rostro oscuro

Claudia Altamirano
—1978—

Derecho a tener derechos

Miriam Jerade
—1978—

Bienvenida la revolución

Eunice Rendón
—1978—

La crisis en el corazón

César Blanco
—1977—

En construcción (y a la deriva)

Alejandro Madrazo Lajous
—1977—

La antiutopía del futuro

Salvador Medina Ramírez
—1977—

Testigos de otro México

Catalina Pérez Correa
—1976—

El malentendido mexicano

Maruan Soto Antaki
—1976—

Momentos

Ivabelle Arroyo
—1975—

Hay un niño que escribirá este texto

José Merino
—1974—

El optimismo de la voluntad

Natalia Saltalamacchia Ziccardi
—1974—

Tres niños y una flauta

Alma Maldonado-Maldonado
—1973—

“Cuando era niño quería ser narco”

Luis Javier Plata Rosas
—1973—

El México que he visto

Valeria Moy
—1972—

La normalidad anormal

Ciro Murayama
—1971—

Enseñar México

Pedro Salazar Ugarte
—1971—

En el camino

José Antonio Aguilar Rivera
—1968—

México, la agenda cuádruple

Javier Tello Díaz
—1966—

Seguridad, ¿hasta cuándo?

Eduardo Guerrero Gutiérrez
—1965—

Las tres transiciones

Edna Jaime
—1965—

La conspiración de la fealdad

Jesús Silva-Herzog Márquez
—1965—

No amo mi patria

Carlos Puig
—1964—

Una invención llamada México

Leo Zuckermann
—1964—

Un sueño en el despeñadero

Ana Laura Magaloni
—1963—

El mal que te hará infeliz

Héctor de Mauleón
—1963—

Preguntas para una ciudad

Pablo Piccato
—1963—

Adoctrinamiento y educación

Macario Schettino
—1963—

El presente que nos agobia y el futuro que no llega

Roberto Breña
—1962—

El mañana efímero

Fernando Escalante Gonzalbo
—1962—

Cuando no esté aquí

Carlos Tello Díaz
—1962—

Que el futuro se tarde en llegar

Mauricio Tenorio
—1962—

En el espejo de sus novelas

Roberto Pliego
—1961—

Una derrota vital

Guillermo Fadanelli
—1960—

Ranuras

Blanca Heredia
—1960—

Cambiar las reglas

Sergio López Ayllón
—1960—

Andar el país, la calle

Lucía Melgar
—1960—

Vuelta a la cuestión social

Carlos Illades
—1959—

Fragmentos a su imán

María José Rodilla
—1959—

Un país misoneísta

Jorge Javier Romero Vadillo
—1959—

Tomarse en serio la educación

Claudio Lomnitz
—1957—

Deseo y oscuridad

Rafael Pérez Gay
—1957—

Espolvoreado de emes

Luis Miguel Aguilar
—1956—

Ayer y ahora

María Amparo Casar
—1955—

The dream is over

Hugo García Michel
—1955—

Ahora y mañana

Luis Rubio
—1955—

Frente a la naturaleza

Julia Carabias
—1954—

40 años de altibajos en la autoestima nacional

José Carreño Carlón
—1953—

La plenitud

Jorge G. Castañeda
—1953—

México protegido

Julio Frenk
—1953—

Nosotros tuvimos utopías

Raúl Trejo Delarbre
—1953—

Contra las visiones apocalípticas

José Woldenberg
—1952—

México grande y pobre

Arnoldo Kraus
—1951—

Carta a Vivianne

Nora Lustig
—1951—

Nexos y yo

Soledad Loaeza
—1950—

No vamos en el mismo barco

Ignacio Almada Bay
—1949—

Lo inevitable es que haya sorpresas

Fátima Fernández Christlieb
—1949—

Mi mañana es ahora

Ángeles Mastretta
—1949—

Seguir sin existir

Sara Sefchovich
—1949—

Masoquista y sin jardín

Marta Lamas
—1947—

El momento de la sociedad civil

Jacqueline Peschard
—1947—

Mi cartografía del miedo

Álvaro Ruiz Abreu
—1947—

Pueblo de pobres

Héctor Aguilar Camín
—1946—

Atrevernos a mirar hacia adentro

Cassio Luiselli Fernández
—1946—

Peor que los papás

Silvia Molina
—1946—

Las grietas del desencanto

Roger Bartra
—1942—

Entre interrogaciones

Rolando Cordera
—1942—

Pobre de mi México querido

Jean Meyer
—1942—

En las garras del progreso

Hugo Hiriart
—1942—

¿Cuál de los mañanas?

Lorenzo Meyer
—1942—

Contra los sexenios

Alejandra Moreno Toscano
—1940—

Educación, educación, educación

José Sarukhán
—1940—

Para fundamentar nuestro optimismo

Julio Labastida Martín del Campo
—1938—

El México en el que vivo y en el que me gustaría vivir

Carlos Tello Macías
—1938—

Mañanas fundadoras

Enrique Florescano
—1937—

Tinieblas en la frontera

Adolfo Gilly
—1928—

En deuda con la ciencia

Ruy Pérez Tamayo
—1924—

 

9 comentarios en “México mañana.
40 años, 96 autores

  1. Siempre es necesario hacer un balance para de allí delinear el futuro, por calidad de quiénes participan en esta entrega es una valiosa manera de “ver el futuro”

  2. Realmente es maravillosa esta colección de escritos tan disímbolos, que nos ayudan a pensar en temas que que a veces olvidamos.
    Gracias, muchas gracias por este gran esfuerzo.
    Lo agradezco de corazón.

  3. Felicidades nexos, para no variar, la edición de enero 2018, es una inteligente aportación para documentar perspectivas.

  4. Muy interesante iniciativa,deja puntuadas muchas de las diferencias de percepción, usos del lenguaje, sensibilidades diferenciadas (y no, es decir, también podemos encontrar la búsqueda y la afirmación de identidades), gracias por la guía de autores.

Responder a Armando Rey Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *