A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

02-despuesdeelbaesther-01

La educación como dilema, Elba Esther Gordillo como solución: demasiados años se nos fueron en tan estúpida coordenada. Unos afirmaban que sin ella nada sería posible, otros que su inmenso poder de veto representaba el principal obstáculo. (Me ubico entre los segundos.)

Hace un año ya que el personaje no estorba para mirar de frente al tema educativo y sin embargo todavía no logramos comprender en su dimensión el enorme rezago que México impone sobre los 24 millones de niñas y niños que hoy pueblan las aulas del sistema público de educación básica.

La moda ahora es suponer que la reforma constitucional, junto con el encarcelamiento de la líder del magisterio, serán vara mágica para modificar la realidad. Ambos hechos han afectado la vida de las instituciones donde se fabrica y gobierna la política educativa, pero estos eslabones son sólo los primeros de la larga cadena que habría de moverse para mejorar la calidad de la enseñanza en nuestro país. Miente quien afirme que es suficiente un órgano autónomo dedicado a la evaluación o un sistema de profesionalización docente para que pueda obtenerse una mejora significativa sobre el logro académico de los educandos. Afirmar lo anterior es acudir tramposamente a la misma simplificación que se cometía cuando la profesora Gordillo Morales era vista  como única solución (o problema) de la educación mexicana.

La reforma educativa reciente no debería llamarse así. En realidad se trató de una reforma política, una transformación a las instituciones dentro de las cuales se fraguan y gobiernan las políticas educativas. Una modificación a la vasija donde se gestionan los asuntos de la educación pero no a sus contenidos. Con esta reforma política puede suceder que las muchas reformas educativas pendientes comiencen a ocurrir, pero eso está todavía por verse.

Es tesis de este texto que la obsesión con los actores y las instituciones de la educación debería pasar ya a segundo término para concentrar energías sobre un tema más urgente: la transformación del modelo pedagógico.

En otros países donde no hay Elba Esther, ni SNTE, ni grandes modificaciones institucionales, se discute desde hace tiempo sobre la pedagogía que habría de promoverse de cara a un futuro marcado por la revolución de las tecnologías —en particular las digitales— y la evolución demográfica. 

La voz es del especialista estadunidense Tony Wagner, quien sintetiza correctamente el dilema: ¿cómo lograr que quienes hacen las políticas públicas, y quienes dirigen y enseñan en la escuelas, resuelvan una formación a favor de los estudiantes, la cual les vuelva capaces de pensar críticamente, de comunicar con eficacia y de agregar valor mientras colaboran en la cadena del conocimiento? 

Los sistemas educativos que logren responder a esta interrogante harán que la economía futura de sus sociedades sea saludable porque habrán preparado a sus poblaciones para enfrentar una realidad donde la innovación será la regla y la inflexibilidad merecerá una severa condena.1

Porque las economías más innovadoras prevalecerán, las personas capaces de agregar valor dentro de la cadena productiva obtendrán mejores ingresos y superior desarrollo profesional. Es frente a esta circunstancia que preocupan los resultados arrojados por las evaluaciones practicadas en México.

El reporte PISA, que en nuestro país va ya en su quinta edición,2 mide las habilidades de los educandos de 15 años en matemáticas, comprensión lectora y ciencias. Clasifica los logros en seis niveles. Ya sabíamos que el grueso de los estudiantes mexicanos de educación básica —más del 95%— se encuentra atrapado en los tres primeros niveles. Pero recientemente tomamos conciencia de que, entre 2006 y 2012, la situación se deterioró. Mientras 81% de los menores de edad evaluados en matemáticas en el año 2006 se encontraba entre los niveles 0 y 2, en 2012 esta población creció para alcanzar 82.5%. Peor resultado exhibieron las ciencias: mientras en 2006 el 77% de los estudiantes evaluados se encontraba entre los niveles 0 y 2, en 2012 el número alcanzó 84%. En lo que se refiere a la comprensión lectora las cifras permanecieron prácticamente inalteradas (ver tabla).

Sirve también para observar el detrimento en este periodo la comparación de los estudiantes ubicados en el tercer nivel. En ciencias, 18% se encontraba en el nivel 3 en el año 2006; para 2012 la cifra descendió a 13.8%. Con respecto a matemáticas, los números permanecieron prácticamente sin movimiento. La única mejora observable se halla en la evaluación sobre la comprensión lectora, la cual pasó, en el nivel 3, de 18% de 2006 a 19.8% para 2012. 
02-tabla
Los resultados de la prueba PISA 2012 se pueden resumir en una frase: la administración de Felipe Calderón fue un desastre en materia educativa. Seis años tirados por la borda. No sólo habríamos los mexicanos que reclamarle al ex presidente por haber multiplicado la violencia durante su mandato, el rezago educativo también fue obra suya, producto de negociaciones políticas francamente corruptas. Pero este juicio pertenece a otro lugar.

¿Qué mide en realidad la prueba PISA? El proceso mediante el cual el estudiante utiliza conocimientos previos para interactuar con el aprendizaje recién adquirido. Quiere valorar el pensamiento crítico con el que la persona se enfrenta a lo aprendido. Por ejemplo, en comprensión lectora el objetivo es observar la interacción con el texto: arrancar inferencias, hipótesis, interpretaciones de la persona evaluada. La prueba en ciencias o matemáticas corre por cuerdas similares. Los primeros niveles muestran conocimientos básicos —precarios—, mientras que los últimos capturan no sólo el aprendizaje sino el valor agregado por el educando. 

Si bien PISA es una prueba estandarizada y por ello podría criticarse, lo cierto es que tiene por objeto medir la capacidad de la persona evaluada para agregar valor a lo enseñado por la escuela, así como las habilidades para analizar y sintetizar información y también para comunicar lo aprendido.

Lo grave para México no es que nuestros estudiantes se hallen a media tabla, en comparación con el mundo, o que ocupemos el último lugar entre los países de la OCDE. La tragedia está en otra parte: 95% de los educandos no cuenta con las habilidades indispensables para enfrentar con éxito su futuro laboral. Y eso no es responsabilidad suya o de sus padres sino del sistema educativo dentro del cual están insertos; sistema que  —por estar dedicado a  deliberar sobre otros menesteres— ha sido incapaz de adaptar el modelo pedagógico a las obvias necesidades del mañana.

Las especialistas Cecilia Fierro y Patricia Carvajal, en un notable texto, Mirar la práctica docente desde los valores, ayudan a comprender el fracaso referido. En vez de provocar pensamiento crítico, las escuelas mexicanas tienen como núcleo atómico de la pedagogía el respeto por la autoridad. Lo importante no es agregar valor a lo que el profesor instruye sino someter al estudiante, sin derecho de réplica, a las enseñanzas de la escuela. Las tres frases más utilizadas dentro del centro escolar son: ¡Guarda silencio! ¡Pon atención! ¡Trabaja sentado en tu lugar!3

Este modelo pedagógico no lleva a la edificación de mejores subjetividades. Por el contrario, reproduce patrones autoritarios. No promueve la innovación, tampoco ayuda a agregar valor. El desafío está colocado en hacer que el alumno imite al maestro y que lo haga con docilidad. Se trata de un modelo que abusa de las técnicas memorísticas, pródigas en información que nunca se asimila, ni logra convertirse en aprendizaje definitivo.4

Sobre esta deficiencia del modelo pedagógico mexicano es que debería estar centrada la atención de nuestra política educativa. Es la causa de los malos resultados de PISA y otras evaluaciones. Es la razón del fracaso sistemático de los estudiantes cuando son arrojados al mercado del trabajo. Es explicación para la falta de innovación en la economía mexicana y por tanto para los bajos niveles de productividad que, a la vez, repercuten en salarios pobres y plazas insuficientes de trabajo formal.

¿Qué de la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto tiene que ver con el modelo pedagógico practicado dentro del sistema de educación básica? La respuesta es transparente: nada. Basta revisar el Plan Sectorial de Educación, publicado a finales del año pasado, para constatar que el tema no está en la brújula de las actuales autoridades federales. Más allá de una breve mención sobre la mejora en la calidad educativa, los planes, programas o materiales, en ninguno de los seis objetivos5 de este instrumento gubernamental —tampoco en sus líneas de acción— aparece referida la reforma al modelo pedagógico.

Claramente son otros moros y otros tranchetes los que siguen nublando la vista a la hora de mirar el problema educativo mexicano. Es momento de dejar atrás obsesiones viejas para pasar a concentrarnos en lo que realmente importa.

 

Ricardo Raphael de la Madrid
Profesor asociado a la División de Administración Pública del CIDE y coordinador de la maestría en periodismo y asuntos públicos de la misma institución. Es integrante de la Coalición Ciudadana por la Educación.


1Tony Wagner (2012): Creating innovators, the making of young people who will change the World, Scribner.

2PISA (2012).

3María Cecilia Fierro y Patricia Carvajal (2003): Mirar la práctica docente desde los valores, Editorial Gedisa, México.

4Ver Ricardo Raphael (2007): Los socios de Elba Esther, Planeta, México, pp. 75-76.

5(1) Asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población. (2) Forta- lecer la calidad y pertinencia de la educación media superior, superior y formación para el trabajo, a fin de que contribuyan al desarrollo de México. (3) Asegurar mayor cobertura, inclusión y equidad educativa entre todos los grupos de la población para la construcción de una sociedad más justa. (4) Fortalecer la práctica de actividades físicas y deportivas como un componente de la educación inte- gral. (5) Promover y difundir el arte y la cultura como recursos formativos privilegiados para impulsar la educación integral. (6) Impulsar la educación científica.

 

13 comentarios en “¿Y después de Elba Esther qué?

  1. It rebate le sus opinions sobre la problematical educativa, desde tiempos arras see ha hablado de su deficiencies, desafortunadamebte todo Ello estaen manos de la political estatal o por major decor de Los politicos que son analfabetos en esta materia y no de Los verdaderos maestros que estan en el campo, que desgracia para mexico

  2. Parcialmente estoy de acuerdo con usted, sobre todo en lo que se refiere en que la Sra. Elba Esther fue un grave obstáculo para alcanzar una educación de calidad y agregaría que aún quedan muchos rescoldos de su terrible paso por el SNTE, rescoldos que seguirán afectando la buena marcha de la educación. en lo que no estpy totalmente de acuerdo es lo que dice de la reforma, ésta para mí, que soy profesor frente a grupo de muuuuuuchos años de antigüedad (38 ) representa un gran paso, personalmente he visto y operado variadas formas de enseñanza según el grupo que está en el poder y ahora verdaderamente veo que además de que el alumno es verdaderamente el centro de la intención pedagógica, se toma mucho en cuenta el proceso y el contexto.
    Lo que considero que no se toma en cuenta en este texto, es la visión del maestro, que es una gran detonante para el éxito educativo de la escuela; La visión de lo que se quiere, la forma en que se tiene y debe llegar a los propósitos y sobre todas las cosas: la visión que tiene de sí mismo sobre su valiosisimo papel de formador de nuevas generaciones. Considero que esto último es parte importantisima del sistema educativo nacional y tendríamos que remitirnos a la Formación inicial de los futuros maestros, las normales, que dejan mucho que desear y claro; a los estímulos tanto económicos como sociales que debe recibir el maestro por su labor.

  3. Hace ya algún tiempo que los problemas de nuestro país, (o de cualquier país), no son responsabilidad exclusiva de las instituciones y organismos a cargo, los principales actores no participamos, sólo interpretamos, padecemos y en todo caso, criticamos. Y después que?
    El tiempo se agota y seguimos sólo «interpretando» lo que pasa y no pasamos a un verdadero proceso de «transformación».
    Tenemos el derecho constitucional de participar en la elaboración de los planes pero no lo ejercemos, tenemos el derecho de elegir a nuestros líderes y tampoco lo ejercemos con plena conciencia. El gremio intelectual y la academia no son mucho más que observadores y no han asumido un papel de verdadera trascendencia.
    El problema de la educación en México no es exclusivo de la educación básica, a nivel superior, tampoco estamos generando nuevos líderes o tomadores de decisiones, los archivos están llenos de tesis de doctorado que no dicen nada y nuestros mejores talentos terminan en el extranjero o dando clases.
    El problema de la educación en México efectivamente es un problema pero eso ya lo sabemos, ahora que hacemos.
    De Elba Esther Gordillo y el tiempo perdido ya se ha dicho todo, porque no escribimos ahora sobre las ideas y propuestas para mejorarlo todo. Urge pasar de la «interpretación» a la «transformación». De la participación al activismo real y proactivo.

  4. Y si el problema en la educación era la Maestra Elba Esther, ahora el problema para el desarrollo del país es Peña Nieto.

  5. Las tres frases más utilizadas dentro del centro escolar son: ¡Guarda silencio! ¡Pon atención! ¡Trabaja sentado en tu lugar! Estas mismas frases se utilizan en la aulas de Japón, Alemania, y otros países con excelentes sistemas educativos, pero no se toman en cuenta cosas tan simples como por ejemplo considerar que por una sola persona todo el sistema esta hecho trizas, por otro lado, muchos opinan pero nunca han estado en un aula impartiendo clases.
    No es necesario inventar el hilo negro dentro de la educación, el problema sigue siendo, que no pasa nada con los aviadores que sigue habiendo muchos dentro del sistema educativo, las decisiones las siguen tomando gente que jamás ha estado vinculada a la educación, pero si al dinero publico; y otra muy importante, mientras a este gobierno no le convenga gente critica y pensante, todo esto de las reformas, es una farsa mas.

  6. La educación y el aprendizaje, desde que el hombre se convirtió en tal, han servido para modificar las circunstancias de vida en beneficio de los colectivos sociales, pero la educación por sí misma no basta para cambiar a las sociedades, es la voluntad explicita de cambiar a la sociedad lo que está detrás de la educación. En otro comentario, el año pasado mencionaba que la educación, como formula de solución de los problemas sociales, estaba siendo equívocamente utilizada, y decía qué con la educación están haciendo lo que se conoce como poner la carreta delante de los caballos. El caballo de tiro no es la educación, la educación es un medio, un recurso, pero la solución está en el espíritu de nuestros ciudadanos…

  7. La solución de la educación en México no se encuentra fundamentalmente en el uso de tal o cual recurso pedagógico, sino en el «espíritu» de los individuos…¿críptico?…un poco

  8. El tiempo dirá (lo que menos tenemos es tiempo) si encerrar a la MAESTRA ELBA era lo necesario para la transformación que el SISTEMA EDUCATIVO DE MÉXICO necesita…personalmente creo que no es así…si lo de la MAESTRA es un asunto legal por esos medios se resolverá; y lo educativo? y los millones de niños en pobreza extrema? y los miles y miles de padres sin empleo; y los planes y programas de estudio de las escuelas formadoras de docentes totalmente desfasados…y las instalaciones e infraestructura educativa…y el dinero destinado a educación que nunca llega a los beneficiarios finales…un niño que vive en la sierra(cualquier parte de MÉXICO te resuelve muchos problemas difíciles de vida que no vienen en las pruebas estandarizadas…EL CONTEXTO, EL CONTEXTO, EL CONTEXTO¡¡¡¡¡

    • Estoy completamente de acuerdo el contexto es determinante. Y por otro lafo volvemos donde está el presupuesto de Educación Pública wue nuestros nimos están en escuelas deplorables ni bancas tienen para sentarse no se diga los materiales del profesor sueldos y todas las horas extras que emplean enplanear y calificar no cuentan.

  9. Lo pedagógico es como la caja de herramientas del mecánico, puedes tratar de armar y desarmar algo, pero cada sociedad tiene que delinear que es lo que pretende. Un personaje de las películas Piratas Del caribe con cierta frecuencia le espeta a sus interlocutores: ¿Cuál es tu propósito?. en esa frase se encierra un principio de comprensión del problema educativo…es una clave de la cuestión educativa…Trataré de contactar al profesor Ricardo Rafael para poder echar a rodar una visión más completa de la problemática educativa en México. La pedagogía es la caja de herramientas con las que se puede hacer algo…pero el ¿Qué hacer? es algo que nosotros los ciudadanos debemos de tener claro, sólo puedo decir de momento que tiene que ver con el proceso de racionalización de nuestro sistema social. Ya no se puede continuar como hasta el presente se ha venido haciendo. el germen del cambio ya está sembrado…

  10. A mi, al menos, me queda claro que la detención de la Maestra EEGM, que se oponía a que en la absurda Reforma «Educativa» de EPN se considerará la permanencia de los Docentes; sino que, y sobre todo, al igual que su nefasta «Reforma» era con toda la intención de vengarse de ella, al igual que de los maestros que dejaron de servirles en sus elecciones, prueba de ello sus dos derrotas anteriores a nivel Nacional… A este PRI-Gobierno no le interesa mejorar la Educación, como nunca le interesó en sus 70 años anteriores que estuvo en el poder. Que, siempre cambiaban planes y/o programas educativos según el priísta en turno, pero nunca cambios esenciales y estructurales que permitieran mejorar la calidad educativa…. Así como entonces, ahora, no por hostigar, degradar, o dejar sin su plaza a los maestros, sin opción a defenderse, se mejorará la Calidad Educativa… Por esto y mucho más me queda claro que a EPN y secuaces no les importa la Educación… Un pueblo educado no se dejaría que le compren su voto por mil pesos… Su objetivo es una estúpida Venganza contra EEGM y los maestros… Lástima que con la displicencia y/ o temor de JDT… Por eso extrañamos a la Maestra, porque, al menos ella, si cumplía con su papel de Líder Sindical, defender los Derechos de los Trabajadores de la Educación… Como dijo, una vez, Lech Walesa, Líder Sindical por Excelencia, en el 1er. Congreso Internacional de Educación en León, Guanajuato… Al Líder Sindical le corresponde precisamente esto: defender los derechos de sus agremiados y exigir al patrón porque este, el patrón, nunca dará nada, a menos que le sea exigido… La función de la maestra no era promover lo educativo, y sin embargo, se realizaron en su gestión 5 Congresos de Educación que permitían hacer propuesta en lo educativo al gobierno…

  11. Estimado señor De la Madrid, lo más rescatable en su artículo es el interés por el tema educativo. Fin de los elogios. El resto de su texto es una reedición de todo lo que dice la prensa acerca de la educación pública, una prensa poco especializada en el tema y que llena su desconocimiento del asunto con los lugares comunes que circulan una y otra vez en los medios. Estoy seguro que una evaluación de la participación de los medios de comunicación en el debate de la educación pública en México arrojaría un resultado similar a los de la prueba PISA. A lo largo de los muchos años que tengo como editor de libros de texto he podido leer en la prensa las opiniones más descabelladas. En fin. Su texto no es descabellado, simplemente es superficial. A lo que usted llama el «modelo pedagógico» es a lo que la autoridad ha dedicado el mayor esfuerzo; gracias a eso tenemos planes y programas de estudio modernos y en permanente proceso de mejoramiento. Lo verdaderamente dramático de esto es que esos programas no se ponen en práctica al interior del salón de clases. La pésima preparación de los maestros, los escasos recursos culturales de los alumnos y las condiciones adversas en las que se lleva a cabo la enseñanza-aprendizaje, son las principales causas de esto. Créame, si en algo ha trabajado la autoridad educativa es en el «modelo pedagógico», letra muerta en el caos del sistema educativo nacional.