A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

No la búsqueda deliberada sino los encuentros casuales, en mancuerna con el paso del tiempo, me han vuelto un recolector de estadios futbolísticos con una peculiaridad que a falta de otra cosa he llamado “estadios como sueños idiotas”. Al rendir el catálogo se entenderá el motivo. Como verá o disculpará el lector, la formulilla retórica es necesaria en cada ejemplo, como nos ocurre al “plantearnos” un sueño. Sobra aclarar que son estadios coleccionados por televisión; su arco de tiempo va del Mundial Italia 90 a la Copa Sudamericana 2013.

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un puerto con todo y faro donde nomás falta que las gaviotas sobrevuelen la cancha? (Estadio de Génova.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un hotel donde las tribunas y los palcos son arcadas y terrazas y balcones, y la “vista” viene a ser la cancha? (Estadio de Mónaco.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien entre dos montañas que bajan a un valle, valle que viene a ser la cancha? (Estadio del Sporting de Braga, Portugal.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un estacionamiento en el que los coches no cesan de circular alrededor de la cancha mientras se juega el partido? (Estadio del Joe Public Football Club en Trinidad y Tobago.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un edificio burocrático de control aduanal como de capitanía marítima? (Estadio Loubriel, Bayamón. Para mayor sueño idiota ahí juega el PRI: el equipo Puerto Rico Islanders.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un escenario de condominios en venta, con zonas verdes y zonas apenas en construcción, con terrarios y sitios de estacionamiento, con banderines para estreno como de promotora inmobiliaria? (Estadio António Coimbra de Mota, del equipo Estoril Praia, Portugal.)

¿Por qué, si estoy en un estadio de futbol, estoy más bien en un extenso taller mecánico con una accesoria para venta de refacciones automovilísticas? (Estadio Municipal General Rumiñahui, Ecuador, del equipo Independiente Valle.)

Ahora bien: una vez concluido el Mundial Sudáfrica 2010, los organizadores del Mundial Brasil 2014 difundieron no sin cierta megalomanía un despacho internético sobre los estadios que construirían para su Mundial. Estaba fechado el 21 de julio de 2010. Ahí di, sobre todo, con un estadio de absoluto concernimiento para mi colección, aunque hubiese de conjugarlo en tiempo futuro para la formulilla: ¿por qué, si estaré en un estadio de futbol, estaré más bien en…? La entrada decía: “Estadio Vivaldo Lima. Manaus. Projeto: Gerkan Marg und Partner. Nova Arena do Vivaldão. Cobertura imita cesto de palha com escamas de répteis da fauna amazônica. Valor: R $500 milhões”. Y ahora bien: el 24 de septiembre de este 2013 una nota de AP daba una información especial.

RIO DE JANEIRO.- Un estadio para la Copa del Mundo que se construye en la Amazonía brasileña quizás no se convierta en un elefante blanco. Al menos un juez de la zona tiene una idea para utilizarlo después del torneo: un centro para procesar reos.

Brasil utilizará 12 estadios en el Mundial del próximo año, y varios —entre ellos el que construye en Manaus— tendrán pocos usos después del campeonato.

La FIFA y las autoridades brasileñas fueron blanco de críticas en multitudinarias protestas en Brasil hace tres meses durante la Copa Confederaciones por los gastos en instalaciones para el Mundial.

Brasil gastará unos 3.500 millones de dólares en estadios para la Copa del Mundo, como parte de un presupuesto de unos 13.300 millones en obras de infraestructura para el torneo.

Alvaro Corado, vocero del sistema judicial del estado de Amazonas, dijo el martes a la AP que el juez Sabino Marques propuso una idea innovadora.

“Quizás propondría al gobierno del estado de Amazonas que el estadio sea utilizado después del Mundial como un centro para procesar reos” dijo Corado, citando a Marques, quien es también el encargado de supervisar las cárceles del estado.

El estadio de Manaus, con capacidad para 44.000 personas, es construido a un costo de 275 millones de dólares, y sólo albergará cuatro partidos del Mundial. La ciudad de 2.3 millones de habitantes no tiene equipos en la primera o segunda división del futbol brasileño.

Otros tres estadios —en la capital Brasilia, en Cuiaba en el suroeste y en Natal en el noreste— también corren peligro de caer en desuso después del Mundial.

El ministro de deportes de Brasil, Aldo Rebelo, ha defendido la construcción de estadios, y ha dicho que pueden ser utilizados como “centros para deportes y actividades no deportivas”.

Lo del estadio de Manaus ya es triple vuelta con salto mortal en cuestión de estadios como sueños idiotas, e invierte el orden onírico: ¿por qué, si estoy en una cárcel, estoy más bien en un estadio de futbol con la apariencia delirante de un cesto de paja con escamas de reptiles de la fauna amazónica? n

 

Luis Miguel Aguilar. Poeta y ensayista. Entre sus últimos libros: Las cuentas de la Ilíada y otras cuentas y El minuto difícil.

 

Un comentario en “Estadios como sueños idiotas

  1. Brasília: 3a ciudad mas poblada de Brasil, la mayor renta per capita, la unica ciudad del país q tiene un campeonato de futbol equvalente al de otros estados, una de las 5 ciudad mas ricas del país. Manaus: una de las 5 ciudades ma ricas del país, la ciudd q tien el mayor aeropuerto de cargas etc Cuiabá capital del estado q es la Meca de agribusiness. Sólo Natal puede tener algun problema. Y todas esas ciudades, hasta Natal, ya tuvieron equipos y por varias decadas en la 1a división de Brasil