Twitter es, al mismo tiempo:
  •  Lugar de encuentro y conversación
  •  Una plaza congestionada
  •  Muro de lamentaciones
  •  Río de ocurrencias
  •  Espacio para la recreación  de soledades
  •  Exhibicionismo triste
  •  Plataforma de lanzamiento  hacia la nada
  •  El retrato de una sociedad vociferante
  •  Catapulta de necedades
  •  La isla de los hombres solos (también de las mujeres)
  •  Jauría desbocada
  •  Termómetro de la temperatura social
  •  Telaraña
  •  Zócalo de los “verbomotores”
  •  Ciudadanos en búsqueda de su ágora
  •  Murmullo ambiental
  •  Selva en la que se encuentran enterradas algunas perlas auténticas
  •  La democracia de los ansiosos
  •  Un ring inmenso y anárquico
  •  Hyde Park universal
  •  El reino de la palabra sin filtros
  •  Babel
  •  Batidora
  •  Botellas lanzadas al mar…
  •  Alaridos de auxilio
  •  Cuchicheos cariñosos
  •  Rutina cansina
  •  Mucho ruido y pocas nueces
  •  La fragmentación del espacio público
  •  Expresión sin barreras ni jerarquías ni guías
  •  Bla, bla, bla
  •  El futuro en el presente: todos hablan, nadie oye
  •  Encarnación del derecho  a expresarse
  •  Juego plausible
  •  Pasatiempo de millones
  •  Ocio y palabras
  •  Parlamento de nuevo cuño
  •  Deliberación sin brújula
  •  “Gritos y susurros”
  •  El caos realmente existente
  •  Lago para Narcisos
  •  Persuasión sin argumentación
  •  Desorden ordenado o a la inversa
  •  “El público tiene la palabra”
  •  Museo de necedades
  •  Morgue acogedora para ideas  de todo tipo
  •  “Nada de lo humano me es ajeno”. ¡Qué tedio!
  •  La famosísima opinión pública  o un coro desafinado
  •  Corral para las obsesiones
  •  Baúl de sorpresas
  •  Poder popular (ja)
  •  El funeral de la peregrina pretensión de decir la última palabra
  •  Modernidad sin ruptura
  •  Vereda ancha y generosa: todo puede transitar por ella
  •  Esbozo imperfecto del mañana
  •  Circuito circular
  •  Castillos en el aire
  •  Mucha fe, poca esperanza, unos gramos invisibles de caridad
  •  La primera persona del plural
  •  Un nosotros sesgado que se cree representativo n

 

José Woldenberg. Ensayista y escritor. Es autor de Nobleza obliga, Política y delito y delirio. La historia de tres secuestros y El desencanto, entre otros libros.