A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Los nativos de Fakaofo, o Isla Bowditch, al norte de Samoa, hacían remontar el origen del fuego a un personaje: Mafuike. Pero, al revés de los Mafuike de la mitología de otras islas, éste era una vieja ciega. El personaje Talanga bajó a las regiones inferiores donde ella reinaba y le pidió que le diera algo de fuego. Ella, obstinadamente, se negó, hasta que él amenazó con matarla, y entonces ella cedió. Junto con el fuego Talanga la hizo que confesara qué pescado era mejor para cocinar, y cuál debía seguir consumiéndose crudo; y fue entonces cuando dio comienzo el tiempo de la comida cocinada.

Fuente: James G. Frazer, Mitos sobre el origen del fuego (trad. Alberto Cardín), Editorial Alta Fulla, Barcelona, 1986.