A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

fiesta

Durante la mayor parte del año la cristiandad medieval predicaba lo solemne, el orden, la restricción, la camaradería, la honestidad, el amor a Dios y el decoro sexual, y luego en las vísperas del año nuevo abría los cerrojos en la psique colectiva y daba rienda suelta al festum fatuorum, la fiesta de los locos. Durante cuatro días el mundo se ponía de cabeza: los miembros del clero jugaban dados sobre el altar, rebuznaban como burros en vez de decir “amén”, hacían competencias de bebedores en la nave, se pedorreaban en acompañamiento del Ave María y pronunciaban sermones de burla basados en parodias a los evangelios (el evangelio según el Culo del pollo, el evangelio según la Uña del dedo gordo del pie de Lucas). Luego de beber jarras de cerveza, sostenían sus libros sagrados al revés, dirigían plegarias a las verduras y orinaban en las torres de los campanarios. Se “casaban” con asnos, se amarraban a las túnicas penes gigantes de lana y se afanaban en tener sexo con cualquiera y de cualquier género que los aceptara.

fiesta2

Pero nada de esto se consideraba sólo una broma. Era algo sagrado, una parodia sacra, diseñada para asegurar que todo el resto del año las cosas se mantuvieran del modo correcto. En 1445, la Facultad de Teología de París les explicó a los obispos de Francia que la fiesta de los locos era un acontecimiento necesario en el calendario cristiano, “para que la locura, que es nuestra segunda naturaleza y algo inherente al hombre, pueda emplearse libremente por lo menos una vez al año. Las barricas de vino estallan si de vez en vez no las abrimos y dejamos que entre algo de aire. Todos los hombres somos barriles puestos juntos infelizmente, y por eso permitimos la locura en ciertos días: para que al final podamos volver con un fervor más grande al servicio de Dios”.

Fuente: Alain de Botton, Religión para ateos. Una guía del no creyente a los usos de la religión, Pantheon Books, NY, 2012.