adriana

Señora Nascimento, usted nació en Brasil pero vivió varios años en Sudáfrica. ¿Cómo llegaron ahí?

Mi esposo mis dos hijas y yo llegamos a Sudáfrica desde Angola. En Angola mi esposo trabajaba en un periódico y yo en el Ballet Nacional. Pero en 1973 el gobierno declaró estado de emergencia y entonces cerraron el periódico. Incluso quisieron reclutar a mi marido en el Ejército —estaban llamando a todos los hombres menores de 45 años, aunque no fueran ciudadanos. No podíamos regresar a Brasil, era muy peligroso, y no teníamos ningún futuro en Angola, así que nos marchamos, tomamos un bote hacia Sudáfrica. No fuimos los primeros en hacerlo, ni los últimos.


La versión completa de este artículo se encuentra en la revista impresa.