Luces y sombras del SNI

El SNI, que paga sobresueldos a 15 mil estudiosos del más alto nivel, parece un mundo aparte, ajeno a los problemas nacionales. Un mal de origen, dice Fátima Fernández Christlieb, que conviene revisar Entre los académicos de tiempo completo y en los institutos que se dedican a la investigación en México las siglas del SNI son plenamente identificables. Fuera de esos ámbitos, algo conocen los funcionarios públicos relacionados con el sector de la ciencia y muy poco sabe de ello la sociedad. Por la trascendencia que podría llegar a tener el Sistema Nacional de Investigadores conviene, ahora que está por cumplir 25 años de existencia, revisarlo y solicitar a sus miembros y a sus posibles beneficiarios propuestas viables para darle mayor congruencia.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2009 Julio