Isabel Quiñónez 1949-2007

El 29 de octubre 2007 dejó de latir el corazón de la poeta Isabel Quiñónez. Cinco semanas después, sus hermanas invitaron a un homenaje póstumo antes de depositar sus cenizas en una funeraria de la colonia San Rafael. Insólito es el adjetivo con que puede ser calificado ese acto. Lo usual, en este tipo de conmemoraciones, es resaltar aciertos personales y subrayar las virtudes de una obra. Aquí la obra pasó desapercibida y lo resaltado fue una serie de datos y recuerdos para “entender por qué era como era”, en palabras de Marina, su hermana mayor.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2008 Febrero