Katrina: Una historia para contar

A más de dos meses del huracán, la ciudad de Nueva Orleans lucha por recuperarse de las heridas infligidas por la naturaleza. Es sobrecogedor caminar por calles desiertas en las que las maltrechas casas son mudas testigos del drama. Las huellas de la tragedia están lo mismo en los muebles y enseres domésticos que la fuerza de las aguas arrancó de las viviendas, que en los automóviles enmohecidos que sin dirección alguna permanecen en aceras y camellones. En el aire hay un penetrante olor a humedad y podredumbre difícil de soportar por mucho tiempo. Para algunos, Nueva Orleans nunca volverá a ser la misma y tal vez muchos de los que ahí vivieron no regresen ya. Pero otros tienen la determinación de no dejar morir a la Reina del Golfo, como en algún tiempo se le conoció, y desde ahora hacen llamados para que sus parroquianos regresen y participen en su limpieza y reconstrucción. Por lo pronto, en algunos de sus barrios, como el popular French Quarter, apuran ese regreso y anuncian su reapertura, en un gesto que tiene que ver más con la necesidad de curar las heridas que con una verdadera vuelta a la normalidad.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2005 Noviembre