A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

KAVAFIS, UN POEMA

POR LUIS GONZÁLEZ DE ALBA

En celebración de los próximos Juegos Olímpicos, en Atenas, algunos que no lanzamos el disco ni la jabalina podríamos traducir a un griego. Propongo un bello poema de Kavafis por breve, emotivo y náutico, del que ofrezco a los poetas una versión estrictamente literal y otra fonética para trabajar con ellas una traducción más digna. La versión literal, para comprender el sentido y la fonética para poder escuchar la musicalidad aproximada del poema en griego. Las rimas, que parecen idénticas al escribirlas con letras latinas, no lo son pues en griego llevan muy diversa ortografía, aunque el sonido sea igual. La versión fonética se lee como español, pronunciando la th como z madrileña, la v muy labiodental. El poema es de 1898, lo cual significa que pertenece a la primera época del poeta alejandrino, por entonces de 35 años.

déisis

I thálassa sta váthi tis pir’énan náfti. I mána tu, aníxeri, piéni ke anáfti

stin Panagía brostá éna ypsiló kerí ya na epistrépsi grígora ke nan’kalí kerí –

ke ólo pros ton ánemo stíni t’aftí. Alá enó prosévjete ke déete aftí,

i ikón akúi, sovarí ke lypiméni,

xévrondas pos den thálthi piá o yiós pu periméni.

súplica

El mar en sus profundidades tomó a un marino. Su madre, sin saber, va y planta

a la Virgen enfrente una alta vela

para que vuelva pronto y tenga buenos tiempos;

y todo hacia el viento alza el oído. Pero mientras reza y suplica ella,

la imagen escucha, seria y triste,

sabiendo que no volverá ya el hijo que espera.