EL REGRESO DE ISHIGURO

La más reciente novela de Kazio Ishiguro acaba de ver la luz en España. Se trata de Cuando fuimos huérfanos (¿no suena mejor Cuando éramos huérfanos?). Con esta quinta novela de Ishiguro volvemos a sentir los poderes de un encantador de serpientes. La serpiente, en este caso, tiene la forma de la indagación detectivesca. El caso es que Cuando fuimos huérfanos persigue uno de los fines más queridos por la literatura: interrogar al pasado, convertirlo en materia infaltable del presente. Vale decir que en Ishiguro confluyen Oriente y Occidente, la memoria y el olvido, el arraigo y el desarraigo. Gracias a él sabemos que la infancia es tierra extranjera. Y comprobamos también que nada sustituye la imagen del primer hogar. De entre las muchas incertidumbres que nos deja Ishiguro nos quedamos con aquella que se resuelve en la oscuridad: es frecuente que la indagación del pasado no conduzca nunca a la verdad. n