Presentamos un fragmento de En legítima defensa (Grijalbo, 2017) de Ana Katiria Suárez, libro sobre Yakiri Rubio, quien en 2013 mató en defensa propia a un hombre que la secuestró e intentó violarla. Rubio, enviada a la cárcel por el delito de homicidio calificado, pasó año y medio detenida hasta que finalmente fue absuelta por las autoridades.
En legitima defensa narra su historia, así como el proceso legal que llevó Suárez, la abogada de Rubio, para defenderla.

defensa


1

Olor a miedo

Entre el lento tránsito vehicular de las polvosas avenidas del oriente de la ciudad, las altas e inconfundibles torres de vigilancia anuncian a la distancia la llegada al penal de Santa Martha Acatitla. Alguna vez estuvieron a las afueras de la ciudad, pero hoy un espacio mínimo separa a la prisión de las colonias aledañas. Junto al imponente cerco de rejas, alambre de púas y enormes lozas plúmbeas, la vida cotidiana transcurre de acuerdo con los ritmos que marcan las 24 horas del día las operaciones del centro de readaptación. Algunas noches el sueño de los vecinos se colma de sirenas, luces y sonidos de magnetófonos. Cierta electricidad permea el aire y recibe al visitante enmudecido. Al fondo, los muros de la penitenciaría pintados de colores por la ropa que las internas ponen a secar al sol. Imponente, el coloso ofrece su silencio gris y pesado bajo las nubes que corren sobre pequeños cerros punteados de verde a punto de ser devorados por la mancha urbana. Es difícil distinguir dónde termina el concreto y dónde comienza el cielo. Poco importa cuántos años se tengan en el ejercicio de la abogacía: las cárceles jamás pierden su temible enormidad.

Éste era uno de esos días de fin de año en la Ciudad  de México en los que, aunque soleados, el frío cala hondo. Después de una hora de espera, en medio de unas custodias sorprendidas por mi petición de hacerla venir, vi llegar una figura muy menuda a la que recuerdo incluso más pequeña que ahora, con la mitad del rostro completamente ennegrecido y sin ninguna prenda abrigadora. Una profunda y grave herida en el brazo izquierdo, la cual ya había visto en fotografías, supuraba una mezcla de sangre, pus y agua.

Era la mañana del lunes 16 de diciembre de 2013 en el área de locutorios1 del Centro Femenil de Reinserción Social (Cefereso) de Santa Martha Acatitla, donde la joven    de 20 años se encontraba recluida, acusada formalmente de homicidio calificado. La causa: había privado de la vida al hombre que la violó.

Nuestras manos se tocaron, en ese breve contacto ínfimo que apenas permiten las rejillas, aferradas por los dedos la una a la otra.

—Soy Ana, y no sé qué tenga que hacer —le dije—, pero te juro por mi vida que te voy a sacar de aquí.

La joven bajó la cabeza y vi caer sus gruesas lágrimas contra el cemento frío, en medio de ese aliento a bilis y miedo que exhalan las prisiones.

—¿Tienes algo que decirme? —le pregunté de inmediato, pero el llanto no le permitió responder nada—.  Yo  voy  a ser tu abogada.

Yaki tomó la hoja que deslicé por debajo de la rejilla para firmar la autorización de la defensa que iniciaría ese día.

 

Era el miércoles 11 de diciembre de 2013: habían pasado ya cinco días de su traslado a la cárcel desde la agencia 50 del Ministerio Público de la colonia Doctores, al que había sido consignada en condiciones poco claras, por decir lo menos. El descomunal amoratamiento de su rostro tenía una explicación tremenda: un grupo de internas había tratado de asesinarla a golpes a cambio de un pago de 30 pesos. Aquellas reclusas se habían hecho pasar por familiares de uno de sus violadores. Antecedidas por los gritos: “Tú mataste al Bolas [éste y el Mamertis eran sus dos alias conocidos], que era mi hermano, y te vamos a matar” y “Tú mataste al Bolas, que era mi primo, y te vamos a matar”, las presas habían obligado a la joven a mantenerse en su celda desde el primer instante de su llegada, segundo tras segundo, hora tras hora, y después la golpiza.

Aquella frágil muchacha de mirada tristísima que tenía frente a mí, enmudecida por la conmoción, el espanto y el llanto, era una sobreviviente por partida doble: no solamente había burlado de manera casi inexplicable la brutal y clara tentativa de homicidio antecedida por su secuestro y violación sexual, sino que ahora también escapaba de la muerte en ese centro de reclusión gracias, en buena medida, a la intervención de una custodia que impidió los ataques más devastadores de aquellas mujeres.

Al verla, me quedó claro que debía ser trasladada a un penal donde se garantizara su integridad física. La autoridad había mentido a los medios diciendo que se le había aislado de las demás reclusas para evitar cualquier intento  de agresión.

En ese momento yo sabía que contaba con menos de 24 horas para aportar cuantos elementos probatorios a su favor me fuera posible, mientras aumentaba mi indignación, mi rabia y la certeza de que todo se trataba de una burda manipulación de la autoridad.

 

La tarde del lunes 9 de diciembre de 2013, Yaki salió de su trabajo en la tienda de bolsas de sus abuelos en Tepito y abordó el metro para bajar en la estación Doctores de la línea 8. Al salir, caminó sobre la calle Doctor Liceaga, en la colonia Doctores, para dirigirse a la tienda de autoservicio Súper City que está muy cerca de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), mejor conocida como el Búnker.

Hacía frío y en la solitaria calle apenas se escuchaban sus pasos. Horas antes se enteró de una terrible noticia: la pequeña hija de ocho años de su novia Gabriela fue violada por su tío paterno. Por eso estaba ahí, porque juntas iban a denunciarlo.

La quietud de su entorno se vio  de  pronto  interrumpida por el ruido de un motor que escuchó cada vez más cerca: una motoneta amarilla en la que viajaban dos hombres empezó a seguirla. No tardaron mucho en emparejársele:

—¿A dónde vas, chiquita? Te llevamos, ándale.

Yaki fue rotunda ante el hostigamiento:

—No, gracias —les dijo y apretó el paso tratando de ignorarlos lo más que pudo y miró a su alrededor buscando una patrulla que la auxiliara. Desde ese momento la acometió el miedo: no había nadie, ninguna patrulla o policía, sólo sus agresores en la motoneta, quienes la siguieron por  lo menos cuatro cuadras más.

Yaki siguió ignorándolos hasta que le bloquearon el paso. Uno de ellos, el que conducía, de nombre Miguel Ángel Ramírez Anaya, se bajó sujetando una navaja arqueada en forma de hoz, un cuchillo negro para cortes precisos utilizado recurrentemente en la comisión de delitos violentos, conocido como pela papas.

Con el arma amagó a la joven:

—¡Súbete o te subimos! —le ordenó Miguel Ángel a Yaki mientras la sujetaba del brazo izquierdo con su enorme mano derecha; con la izquierda le hizo sentir en el torso la punta afilada del cuchillo.

Sometida, Yaki subió en medio de los dos; detrás de ella iba Luis Omar, hermano menor del conductor, quien la sujetó firmemente de la pretina de los pantalones para que no pudiera bajarse.

El terror consumió su voz. Ningún grito de desesperación pudo emerger de su aliento. Estaba paralizada, no tenía idea hacia dónde la llevarían hasta que avanzaron dos o tres cuadras y se detuvieron a unos metros de la entrada del estacionamiento del Hotel Alcázar. En cuestión de segundos, Luis Omar se bajó de la motoneta que seguía en marcha y de inmediato Miguel Ángel aceleró y con la joven a bordo ingresaron en el estacionamiento del hotel y se detuvieron en el lugar más cercano a la recepción.

Bajaron.

Miguel Ángel tomó a Yaki por la espalda como si fuera su novia y usó nuevamente la punta del cuchillo para evitar cualquier intento de huida. Le advirtió: “Tú calladita, aquí me conocen y ya te chingaste”.

Se acercaron a la lúgubre recepción de vidrios polarizados que apenas permitían ver un poco más allá, y que a pesar del polvo y el descuido tenía algunos adornos navideños y una vieja televisión empotrada en una esquina. Ahí  se encontraba Víctor Núñez, el administrador del hotel, un español delgado, de aspecto descuidado, cuyo aliento denotaba una intensa adicción al tabaco. “La de siempre”, le dijo Miguel Ángel a Núñez, refiriéndose a la habitación donde violaría a su víctima.

El administrador asintió con la cabeza y sonrió. No le dio llave ni le pidió los 170 pesos que cobraba por habitación; tampoco le exigió anotarse en el libro de registro, así pasaron. Yaki recuerda con claridad ese detalle: contempló una posibilidad de huida, pero al no poder hablar, al no poder gritar frente a sus agresores, se hizo plenamente consciente del sitio en el que se encontraba y del infierno mismo que se revelaba frente a ella.

Todo indicaba un probable modus operandi y que Núñez conocía a Miguel Ángel, quien según el propio administrador acudió al lugar al menos en 10 ocasiones. Se deduce que no se le exigía paga, subía a la misma habitación con alguna víctima o amante; entraba con amigos o quizá a cometer algún delito, siempre con plena libertad.

Frente a aquella descuidada recepción Miguel Ángel giró a Yaki hacia su lado izquierdo: fue en ese momento en que la joven observó las escaleras que la conducirían a su fatal destino: la habitación 27. Con la punta del cuchillo todavía en su costado, Yaki subió al segundo piso con el hombre respirándole en la espalda; así no podía regresar la mirada para buscar una salida.

La habitación “de siempre” estaba a la mitad del pasillo con la puerta abierta, visiblemente desordenada, y en el piso había un condón usado. Ésa era la guarida donde la bestia atacaría por última vez.

Miguel Ángel empujó a Yaki por la espalda hacia dentro de la habitación, con tal violencia que se estrelló en el espejo que cubría la pared del fondo. Luego le preguntó con un tono perverso:

—¿Eres mayor de edad? —como si eso disminuyera la responsabilidad de privar de la libertad a una mujer.

Entre sollozos Yaki respondió:

—Sí. Por favor, no me hagan daño.

Sin embargo, ella sabía que todo estaba perdido, que no había vuelta atrás, que nadie podría ayudarla. Detrás de ellos llegó Luis Omar.  Él cerró la reducida habitación dejando a Yaki sin escapatoria. El estremecimiento y el asco llegaron al máximo cuando el propio Luis Omar se le acercó y empezó a tocarle los senos. La transgresión a su sexualidad continuó cuando la sujetó en forma de llave china (“como cuando los agarran en Tepito”, acotaría Yaki en su relato) y le pegó en la nuca para inclinarla y así poder arrancarle el suéter negro de cuello de tortuga y la playera de manera violenta. Así, en un principio, ella se quedó sólo con su brasier azul cielo, prenda que para la podrida autoridad sería inú-  til como prueba porque no estaba lo suficientemente desgarrada.

El menor de los hermanos Ramírez Anaya no demoró en arrancarle los pantalones, los tenis y los calzones de muñequitos. Así fue como Yaki quedó totalmente desnuda. A la par, Miguel Ángel se quitaba la ropa. A ninguno le importó el llanto y las súplicas de la joven.

Enseguida Luis Omar colocó una toalla blanca en el filo inferior de la puerta. Yaki pensó que era para que otros huéspedes no escucharan sus gritos, pero luego se dio cuenta de que lo hizo para que el humo de un porro de mariguana que encendió no saliera de ahí. Qué ironía: los hermanos se protegían de no cometer un ilícito por consumo de estupefacientes, pero les resultaba aceptable destruir el cuerpo de una mujer.

En la cruel escena de la habitación 27 Luis Omar se burlaba de Yaki mientras fumaba y observaba los tocamientos que ahora Miguel Ángel le asestaba a su presa.

Luis Omar desapareció de ahí.  Lo único que quedó de  él fue el porro que recargó en la cabecera de la cama antes de irse para “arreglar una virgencita”, mentira que utilizaría para su defensa.

Miguel Ángel no necesitó de él para continuar con su brutal ataque y azotó a Yaki contra el espejo. Ella quedó de espaldas a su violador y la única imagen que pudo ver fue la de su propio rostro desgarrado de dolor, manchado de asco, reflejando su indecible sufrimiento.

 

Éste es el inicio de la historia, una odisea inconclusa cuyos monstruos y sucesos iré develando al lector tal como los fui descubriendo luego de un año y medio de investigación. Éste es el relato del viaje en que se convirtió para mí la defensa de una mujer a quien desde un principio creí inocente y por cuya libertad vivo hoy bajo amenaza de muerte, custodiada día y noche. Éste es mi testimonio, el cual ofrezco precisamente en la época en que la lucha contra la violencia de género en nuestro país ha cobrado un auge inusitado. Hoy, cuando la llamada primavera violeta, la máxima concentración y movilización de mujeres en la historia mexicana, comienza a ver sus primeros frutos. Hoy, cuando las múltiples formas de la violencia machista se han hecho más visibles que nunca y nos han convocado a tomar las calles, a expresarnos, a no guardar silencio frente a una serie de males endémicos y a expresar nuestra verdad. Hoy, cuando casos como el de jóvenes agredidas en plena calle mientras alguien graba en una cámara de video o el de muchachas hostigadas en su propio recinto universitario siguen impunes, y la alerta  de género se impone en diversas partes de nuestro territorio sin que parezca existir voluntad política para poner reme-  dio. Hoy, cuando ajenas a partidos políticos, filiaciones, credos y formas de la diversidad, las mujeres decimos resueltas que ya basta, ya ha sido suficiente.

 

Ana Katiria Suárez


1 Los locutorios son un área dentro de los penales donde a través de unos encargados denominados estafetas (que también son internos o internas), mandan llamar al recluso que el abogado va a ver. No es visita de familia ni de amigos; los locutorios son los espacios en donde los abogados hablan con sus clientes.

 

Un comentario en “En legítima defensa

  1. Vivan las mujeres y Dios le de fuerza a Yali y a su valiente abogada. Ya basta de ataques a las mujeres. Propongo que al maricón de los hermanos violadores que vive, lo CASTREN, igual que a todos los violadores. Violar a una mujer es producto de falta de hombría, porque no tienen los pantalones para conquistarla.