Hace 25 años Bosnia Herzegovina se independizó de Yugoslavia; se firmó el TLC; debutó Café Tacuba; Rigoberta Menchú ganó el Premio Nobel de la Paz…Y hace 25 años nació el Grupo de Información en Reproducción Elegida, GIRE.

02-gire

Ilustración: Víctor Solís

Lo que en 1991 fuera una idea compartida por Marta Lamas y Patricia Mercado, creció hasta convertirse en lo que hoy es GIRE: una organización sólida en la defensa de los derechos humanos integrada por 40 personas de diferentes perfiles y edades, pero todas feministas y comprometidas con la defensa de los derechos humanos en nuestro país, de la que tengo la suerte de estar al frente.

Durante muchos años las decisiones relacionadas con el cuerpo se tomaban en la esfera privada. No fue hasta 1994, en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, en el Cairo, que esto cambió con el reconocimiento formal de los derechos reproductivos como parte de los derechos humanos. Desde entonces se han ganado importantes batallas, pero la tentación de limitar estos derechos sigue presente. Muta y se adapta. Desde GIRE debemos hacer lo mismo para no ceder en algo tan preciado como las libertades y los derechos reproductivos. Nuestro objetivo último es lograr, a través de la exigencia de la justicia reproductiva, una transformación social y cultural en México.

Hay seis temas relacionados con derechos reproductivos que guían nuestros esfuerzos: en primer lugar, eliminar las violaciones relacionadas con el acceso libre, informado y sin discriminación a métodos anticonceptivos. Mientras que por otro lado encontramos casos de anticoncepción forzada, en los que el personal de salud impone métodos anticonceptivos a las mujeres, afectando así su proyecto de vida. Es absurdo que esta práctica sólo está contemplada como delito en 15 estados.

La legislación respecto al aborto en México varía entre entidades federativas, lo cual de inicio provoca una situación de discriminación jurídica, ya que las mujeres tienen más o menos derecho a interrumpir un embarazo dependiendo de su lugar de residencia. El aborto por violación es la única causal legal en todo el país.1 Sin embargo, la legislación está lejos de representar un acceso real para las mujeres y niñas que sobreviven violaciones sexuales. En los últimos tres años GIRE ha litigado más de 15 casos de negación de aborto legal por violación, la mayoría siendo embarazos en niñas.

La violencia obstétrica está presente en todo el país. GIRE litiga en la actualidad más de 12 casos en los que las mujeres no han recibido la atención médica durante el parto o ésta ha sido inadecuada, poniendo en riesgo su vida y la de sus recién nacidos. La respuesta de algunos estados ha sido la criminalización: encarcelar a los médicos en lugar de buscar soluciones que vayan al fondo del problema estructural del fallido sistema de salud. El abuso de cesáreas es un claro ejemplo de violencia obstérica constante. Por ejemplo, el ISSSTE reportó que 67.5% de los partos que atiende son cesáreas,2 mientras que la OMS recomienda que éstas no superen el 10% o 15%.3

En cuanto a muerte materna los datos no son menos dolorosos. Ciertamente, hemos visto avances pero sólo en algunos estados. En 2013, 129 mujeres menores de 19 años murieron por causas prevenibles relacionadas con el embarazo; seis de ellas eran niñas de entre 10 y 14 años.4 De 1990 a 2013 solamente Tlaxcala logró una disminución de 75% con respecto a la razón de mortalidad materna, RMM,5 meta que México se había propuesto cumplir como parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La falta de una regulación en materia de reproducción asistida provoca incertidumbre jurídica y permite abusos y discriminación en contra de las personas que participan de estas técnicas, así como desprotección para el personal de salud involucrado. En este marco, la gestación subrogada impone retos particulares que deben atenderse tanto a nivel federal como local.

Otro tema prioritario cuando hablamos de derechos reproductivos es la corresponsabilidad de la vida laboral con la reproductiva. Existen obstáculos graves, como la falta de afiliación a un esquema de seguridad social, así como condiciones generales de discriminación en la normativa vigente. Un ejemplo de esto son las licencias de maternidad, de apenas 12 semanas, mientras la OIT recomienda entre 14 y 17 semanas.6 En el caso de los padres es peor, ya que se contemplan sólo cinco días.7

A pesar de que la radiografía no es muy positiva y los retos son enormes en los seis temas que GIRE prioriza, en estos 25 años existen también muchos logros que destacar. Tal es el caso de la interrupción legal del embarazo en la Ciudad de México hasta las 12 semanas de gestación desde hace 10 años. Asimismo, durante muchísimos años GIRE trabajó para que las mujeres víctimas de violencia sexual tuvieran acceso a la anticoncepción de emergencia y, en caso de quedar embarazadas, pudieran interrumpir el embarazo sin tener que presentar una denuncia ante el Ministerio Público.

Otro logro importante fue el fallo histórico de la Suprema Corte de Justicia obtenido por GIRE en 2016 cuando se declaró inconstitucional y discriminatorio que el acceso a estancias infantiles del IMSS sea exclusivo para las mujeres, reproduciendo su papel como únicas responsables del cuidado de los hijos. A partir de este caso, todos los hombres derechohabientes del IMSSS podrán solicitar esta prestación y apelar al criterio de la Corte.

Ante este panorama de retos y logros es evidente la presencia de los derechos reproductivos en la agenda política y jurídica en el país. Pero debido al contexto de delincuencia, ejecuciones, desapariciones, censura y corrupción en que vivimos, las violaciones a los derechos de las mujeres parecieran una cosa casi normal. Todos los días más de la mitad de la población ve violados sus derechos a la salud en el marco de la reproducción. En estos casos también hay impunidad, corrupción y discriminación por parte de las autoridades.

La invisibilidad de este tipo de violaciones no nos detuvo antes y no nos detendrá hoy. Al contrario. Este contexto adverso a la defensa de los derechos humanos motiva a GIRE a trabajar más duro, más unidas y más fuertes en la defensa de quienes ven sus derechos violados o ignorados. Porque ésta también es una lucha por la defensa de las libertades, la igualdad y la democracia.

Lo más gratificante de este trabajo es estar cerca de las mujeres y sus familias, caminar a su lado buscando maneras para reparar los daños ocasionados por las violaciones a sus derechos humanos. Su vitalidad y su dolor convertidos en energía nos motivan y trastocan nuestras vidas todos los días.

Hoy, a 25 años de haber iniciado esta labor, el reconocimiento más honesto de GIRE es para aquellas mujeres que luchan por sus derechos, que se defienden ante feroces ataques. Aquellas mujeres que se siguen muriendo en las salas de parto por la negligencia del Estado, o bien, esas niñas que son violentadas sexualmente por sus familiares y obligadas a ser madres.

 

Regina Tamés Noriega
Directora de GIRE.


1 UNFPA, “Maternidad en la niñez: enfrentar el reto del embarazo adolescente”, Informe de la población mundial 2013, Nueva York, p. 61.

2 Grupo de Información en Reproducción Elegida, Niñas y mujeres sin justicia. Derechos reproductivos en México, México, 2015, p. 148. Disponible en http://bit.ly/1TqkES2

3 OMS, Declaración de la OMS sobre tasas de cesárea. Resumen ejecutivo, abril 2015. Disponible en http://bit.ly/1yj1iLa

4 Freyermuth, Graciela, Marisol Luna y José A. Muñoz, Indicadores 2013, México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Observatorio de Mortalidad Materna en México, 2015.

5 Freyermuth, op. cit., y Observatorio de Mortalidad Materna en México, Numeralia 2012: mortalidad materna en México, México, 2015, y World Vision México, OMM, México, 2014.

6 OIT, La maternidad y la paternidad en el trabajo. La legislación y la práctica en el mundo, Ginebra, 2014. Disponible en http://bit.ly/1IcYWzI

7 GIRE, op. cit., p. 226. Disponible en http://bit.ly/1TqkES2