Mateo Aguilar Mastretta: En principio quiero preguntarte sobre algunas cosas generales de tu libro (Exponential Organizations), háblame un poco de las sugerencias que tiene para traer a las corporaciones y a las empresas a una era digital, algo que al parecer muchas necesitan y que no es tan común.

Salim Ismail: Sé de verdad que no lo es y que es algo muy difícil de hacer. La razón de nuestra forma de pensar, por lo que existe Singularity University y en parte de por qué escribí el libro es que hemos visto una aceleración en cómputo por 60 años y ahora la vemos en una docena de tecnologías: drones, impresión en 3D, bitcoin, neurociencia, etcétera. La resolución a la que puedo escanear el cerebro se duplica cada año por tecnología de computadora y la ventaja de eso es increíble. Tenemos 12 tecnologías aceleradas hoy y donde se cruzan hay otro multiplicador en la ecuación, porque puedo tomar ese escaneo y añadirlo a un aprendizaje de máquina y tendría cualquier tipo de posibilidades.

MAM: ¿Entonces estamos hablando de cómputo en la nube e inteligencia artificial?

SI: Hay toda una serie de tecnologías como cómputo en la nube, inteligencia artificial, robótica, sensores y donde se cruzan las aplicaciones empiezan a explotar, así que puedo usar impresión 3D, biotecnología y tecnología de células madre para imprimir órganos y eso era simplemente increíble hace 10 años. La cantidad de innovación que está ocurriendo es algo que nunca habíamos visto y esto desestabilizará cada industria que vemos.

04-negocios-1

Ilustraciones: Patricio Betteo

En realidad, esta conversación era difícil hace cinco años cuando empecé a escribir el libro porque los ejemplos no estaban todavía. Veíamos desestabilización en periódicos y música y libros, pero no en mucho más y ahora tenemos cambios en taxis, hoteles, autos, energía y prácticamente cada industria que vemos está en sisma y tenemos ejemplos de ello. Creemos que este es el punto más crítico de inflexión para negocios que hemos visto y eso empieza a dar un mandato muy claro de cómo los empresarios deben pensar a futuro.

Tenemos dos recomendaciones clave: asegúrense que su administración está enterada que estamos en este mundo nuevo. En muchas vemos que el CEO sabe lo que está pasando, pero el CIO no sabe y el CFO nunca sabe lo que está pasando. Una vez que estás enterado, entonces necesitas organizarte para este nuevo mundo y nuestra recomendación ahí es que conserves la organización existente, haz mejoras incrementales, pero haz innovación que distorsione, al filo de la organización y apuntala hacia fuera. Larry Page se me acercó en Google hace algunos años y dijo: “Hey, tu incubadora es muy buena. ¿Debería hacer eso en Yahoo!?”. Y le dije no, porque cuando trates de hacer eso el sistema inmune de la empresa vendrá y te atacará, pero haz algo así y ponlo afuera. Ves resultados con Google Cards y Google Glass, en las que usan su capacidad central de administrar información y usan nuevo hardware para ver nuevas áreas. El maestro de esta técnica es Apple. Lo que hacen, a diferencia de todos, es que toman un pequeño equipo que distorsiona, que va al filo, lo mantienen secreto y le dicen que ataque a otra industria. Empezó con música, teléfonos, tabletas, relojes, pagos, salud. No hay límite para el mercado, siguen tirando industria tras industria y es sorprendente que nadie nota que lo hacen y nadie más lo está haciendo.

MAM: Bueno, ellos crean competencia específica en mercados que tienen mucho crecimiento y puedes anticiparlo. Como el caso de Spotify, cuando la compañía es suficientemente grande puedes estar seguro que Apple creará su producto para competir.

SI: Solíamos pensar que Microsoft atacaría esta industria o Google, pero Apple lo está haciendo. Por eso creemos que toda gran empresa hoy, o eres el que distorsiona o al que distorsionan. El resultado es que estoy hablando con los CEO de muchas compañías: BMW, Volkswagen, Credit Suisse, Unilever, Procter&Gamble, Mars, etcétera.

MAM: De acuerdo. ¿Y parte del objetivo del libro, de lo que entiendo hasta ahora, es que quieres implementar este modelo en compañías? Tú te encargas de ir a las empresas y mostrarles el camino.

SI: En realidad no. Mi esperanza es alterar a la comunidad empresarial entera. Lo que quiero decir es que hay una nueva forma de hacer negocios: escalar tecnología es sencillo, podemos pasar de un usuario a un millón de usuarios muy fácil, pero escalar la organización es un proceso incremental lento y siempre ha sido, pero ahora vemos, literal en los últimos cinco o seis años, nuevas organizaciones que han aprendido cómo escalar sus estructuras organizacionales tan rápido como podemos escalar tecnología y nunca habíamos visto algo así. Cuando investigamos, encontramos más de 100 empresas haciendo esto y las analizamos y nos preguntamos: ¿cómo lo están logrando? Y descubrimos que todas están usando alguna combinación de las 10 sugerencias, mínimo cuatro, pero si tomas a una empresa como GitHub, ellos usan las 10, Waze usa varias y Google también, pero mínimo cuatro, y si implementas cuatro o más, mejoras 10 veces el desempeño de tu compañía y eso es muy importante, así que en la primera mitad del libro analizamos quiénes están implementando esto y más adelante vemos cómo lo puede usar alguien más para emprender, hacer un Upstart, una compañía con esa filosofía, pero la parte más importante, el 40% del libro, explica la manera de aplicar este método disruptivo a empresas ya establecidas. Para mí ése fue el verdadero reto intelectual. Es fácil decir “aquí están las técnicas”, pero cómo se implementan es la clave. Ahora, cuando la gente quiere implementar los métodos de Exponential Organizations no tienen que acercarse a mí, porque hay muchas formas y recursos para hacerlo. Lo que yo hice fue identificar el cambio y decir: miren ya no estamos construyendo compañías de esta forma así que sugiero que los que quieran construir un negocio lo hagan de esta manera.

MAM: ¿Y pensando en eso fue que fundaste Singularity University, para enseñarle a otras personas la manera de implementar estos métodos disruptivos?

SI: No, Singularity University se enfoca en encontrar líderes en los negocios y la política, que impulsarán el futuro del mundo porque pensamos que el mundo necesita cambiar radicalmente. Piensa en esto: cada mecanismo que usamos para mover el mundo, ya sea política, el sistema legal, la educación, sistema de salud, propiedad intelectual, religiones, todos han expirado, se diseñaron para un mundo de hace unos siglos, para un mundo análogo de escasez material, cuando hemos entrado a un mundo digital de abundancia y los modelos viejos no aplican.

Uso el ejemplo de la democracia. Cuando la información era escasa, estando en la ciudad, no sabías qué pasaba en Chihuahua y la velocidad a la que viajaba la información era la de un caballo, por lo que tenías a un representante de Chihuahua para saber la situación de ese lugar. Ahora tienes una abundancia de información y no necesitamos al representante. ¿Cómo arreglas eso? Por eso cada democracia grande está rota: Estados Unidos, Brasil, México; la de Estados Unidos está completamente rota, pero actúan como si no lo estuviera. Tenemos que reinventar la democracia. Por ejemplo, podría usar una inteligencia artificial para leer todos los posts y tuits en México y averiguar qué tipo de política pública necesitan. No necesito un político o un representante, lo hago con IA. Pero no hacemos nada de eso y tampoco tenemos maneras de actualizar estas instituciones así que nuestra misión en Singularity University es entrenar nuevos líderes y usar nuevas técnicas para resolver grandes problemas. Eso es la universidad.

Yo estoy más enfocado en tomar el impacto de esas tecnologías en negocios para cambiar completamente el modelo y quiero alertar a la gente y educarla para lograrlo.

MAM: ¿Y cuando educas a gente en estas técnicas buscas crear un nuevo tipo de político, un político inteligente, por llamarlo así?

SI: Un político inteligente es una antítesis. Lo que queremos crear es un nuevo político. Lo que hacemos en nuestro curso de verano de 10 semanas: juntamos 80 estudiantes de 40 países y viven con nosotros en NASA. La mitad del verano damos 300 horas de talleres, laboratorios sobre el futuro de estas tecnologías y luego lo convertimos en una incubadora y les asignamos problemas globales: educación, pobreza, calentamiento global, para que los atajen con esta aceleración tecnológica que han aprendido y el objetivo central es impactar a mil millones de personas en 10 años. Le llaman Sleepless University y ahora tenemos cinco mil aplicaciones de 120 países peleando por 80 lugares. La edad promedio es de 25 años. Y bueno, lo que buscamos es traer a la gente que va a dirigir países en 10 o 20 años, acercarnos a ellos y con este conocimiento de tecnología pueden comportarse de manera más apropiada que los líderes que tenemos hoy en día. Por ejemplo, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, es un ex alumno, Víctor Lagunas aquí en México también y poco a poco nos acercamos a posiciones de poder. Actualmente tenemos 20 mil personas operando por todo el mundo.

MAM: Bueno, esto es un proceso y acabas de empezar, pero el propósito es mejorar el mundo, por lo que entiendo, hacerlo más eficiente. Así que si podemos tomar todos los procesos que el mundo necesita y hacer que funcionen tan eficientemente como sea posible, ¿eso arreglaría los problemas de la humanidad?

SI: En algunos casos, pero lo que sucederá es que estas nuevas tecnologías nos dan nuevas formas de pensar. Tú no creerías que mi Smartphone iba a ser mi maestro de escuela hace 10 o 20 años. En 10 años lo será con una IA que escuche mi voz y me enseñe cosas o las transmita directo a mi cabeza, quién sabe. Eso no es hacer un proceso más eficiente sino transformar radicalmente la experiencia actual. Piénsalo así: toda nuestra memoria estaba en nuestra mente y ahora está en nuestros Smartphones y eso libera muchas neuronas para hacer otros trabajos y no tienes que esforzarte en recordar cosas.

Creo que la tecnología es una fuente enorme de progreso en el mundo. Podría argumentar que es la única en el mundo y ahora tenemos una docena de tecnologías moviéndose muy rápido y eso nos emociona porque el resultado de eso será profundo y vemos que donde se desata la tecnología en el mundo hay mejoras radicales. Mientras más tecnologías lancemos al mundo será mejor para todos y queremos ver soluciones implementadas en todo el planeta.

MAM: Eso es lo que me hace ser optimista porque cuando ves problemas como el calentamiento global, siempre hay alguien que dice “la tecnología lo solucionará”. ¿Eso es posible?

SI: Bueno, ya es una solución. Desde el principio cuando usas un palo para bajar fruta, ya es una técnica y eventualmente será un dron el que lo haga por ti. Siempre usamos tecnología para mejorar la condición humana. Desde el momento que te vacunan de niño técnicamente eres un cyborg, no eres completamente humano porque te has suplementado con tecnología, pero el error en el que mucha gente cae es pensar que mientras más tecnología uso más retrae de mi humanidad. Yo afirmo lo opuesto, que la tecnología aumenta mi humanidad porque somos más eficientes como humanos cuando vemos mejor, sufrimos menos enfermedades y, cuando la tecnología automatiza trabajos, son los peores trabajos, pero aun así tenemos dos inquietudes: pérdida de trabajo por automatización y calentamiento global. Nos preocupa mucho el calentamiento global, y no porque sea un gran problema, sino porque no hay estructura política para solucionar el problema.

04-negocios-2

MAM: Bueno, ese es el problema. Después de usar el palo la tecnología ha avanzado tanto que está desestabilizando el planeta, y mi pregunta es si vamos a lograr llegar al punto en el que la tecnología nos salvará de nosotros mismos.

SI: Esa es una buena pregunta. Podríamos crear una biotecnología que disperse un virus que acabe con la humanidad. Eso podría pasar, pero la pregunta es si podemos extraer la promesa de la tecnología de sus peligros. Lo hacemos bien hasta el momento, es decir, puedo usar fuego para calentar mi casa o quemar la tuya y creamos estructuras legales y prisiones para que si quemo tu casa voy a prisión. En general tenemos modos de controlar el mal uso de la tecnología. El problema es que el crecimiento exponencial significa que el daño también crece. No lo puedes frenar: George Bush trató de detener la investigación de células madre por motivos religiosos en Estados Unidos. Todo el trabajo se mudó a Canadá, Australia y China. Los Estados Unidos pasaron de ser el número uno al ocho y el avance continuó igual. El país más poderoso del mundo no pudo abollar esta tendencia y Kevin Kelly escribe sobre esto en su libro What Technology Wants. Lo único que podemos hacer es mantenernos a la vanguardia porque contrarrestarla no es una opción. La opción es educar, crear las regulaciones para administrarla y controlarla para no tener malos resultados. Y el gran tema es que nuestra actual clase política no quiere saber del tema o lo usa como factor de miedo, y si logran librar esos dos obstáculos entonces no saben qué hacer al respecto, por lo que necesitamos nuevos mecanismos en negocios y política para navegar esto de manera más eficiente.

MAM: Bueno, siguiendo otro punto del libro sobre inteligencia artificial. ¿Crees que, eventualmente, con este crecimiento exponencial llegaremos al punto de darle más responsabilidad a las computadoras?

SI: Eso ya sucede. Volamos aviones con IA. Todos nuestros sistemas de detección de fraude de tarjetas de crédito, frenos ABS, más y más se le está dando a la IA y las aplicaciones con un enfoque muy específico. Las controlamos muy bien. La preocupación con IA es que crearemos una con un propósito general que pensará por nosotros. Bueno, ya tenemos a Facebook para eso, monitoreando algoritmos y nos dice qué ver y qué no.

MAM: Yo no tengo Facebook.

SI: O Google o cualquier otro. Eres dependiente de cualquier manera. Con el tiempo llegará a la población en general con IA en los teléfonos. El Smartphone notará que te tambaleas y dirá: “Estás borracho o enfermo. No manejes, llama un taxi”. Llegará una IA con esas capacidades. Y nos enojaremos porque no nos gusta que nos digan qué hacer, pero eso es mucho mejor que subirme al coche y matarme. Vamos a darle más control a la IA y tendremos miedo, pero al final es mejor para nosotros y para el mundo porque mi mente queda libre para hacer otras cosas. Cuando el coche se maneje solo, yo puedo enfocarme en algo más importante.

Se puede ver que Hollywood siempre termina con futuros distópicos con robots que toman el mundo como Matrix o Skynet y con suerte somos como mascotas y con mala suerte somos comida. Yo no veo que eso suceda, veo que nos mejoramos con tecnología y el Smartphone ya es parte de mí y si salgo a la calle sin mis teléfonos soy menos humano: mis memorias están ahí y no puedo hablar con mi hijo y no puedo conectar con el mundo. El hecho de poder sentir compasión con un terremoto en Ecuador me hace más humano, no menos. Y bueno, hay gente que está preocupada de que la IA domine al mundo. A mí me preocupa menos que a la prensa. La razón es que, por la manera que la IA está evolucionando, no lo hace replicando a los seres humanos, que tenemos una evolución única. Nuestras mentes, conciencias y cerebros evolucionaron para adaptarnos a condiciones biológicas cambiantes, eso somos. La IA toma ventaja de información masiva de la que saca conclusiones. Eso no nos reemplaza, sino que nos suma. Nosotros tenemos capacidades y usamos IA para acceder a una serie de nuevas capacidades como analizar 10 millones de páginas web. Yo no podría hacer eso, es una capacidad diferente y tampoco puedo frenar un coche en un milisegundo, pero una computadora sí puede.

Hay otra manera de ver esto que atiende la preocupación de Bill Gates. Elon Musk también ha mencionado este dilema, pero yo creo que él lo hace por razones de negocio porque él usa IA para todo y piensa que si asusta a la gente puede tomar ventaja, es muy inteligente. Pero bueno, la amenaza de IA es que tome conciencia, obtenga recursos para autodeterminarse y empiece a tomar decisiones independientes de nuestro control, libre en el mundo. Niel Jacobs, líder en IA dice que hay un precedente de eso y se llaman niños. Ellos crean conciencia y capacidades y empiezan a hacer cosas que no nos gustan. La sociedad ha creado límites para controlar a la gente y se acabará haciendo eso con IA. De cualquier forma, nos preocupa que las IA tengan conciencia, pero es un factor de miedo porque la parte posterior del cerebro, la amígdala, está buscando constantemente por amenazas y malas noticias. Somos 10 veces más propensos a atender malas noticias que buenas noticias, razón por la que eso es lo que hay en los noticieros y por la que nuestros cerebros imaginan este futuro apocalíptico.

Un ejemplo de esto es el Google Car. Cuando se anuncia que va a circular, mucha gente sale a decir que es peligroso, que puede matar a alguien y que debería prohibirse, porque la gente no quiere que un robot los mate, prefieren que los mate un borracho, que es lo que sucede todos los días, y el hecho de que este coche no tiene accidentes parece no interesarle a nadie.

El hecho es que nos aterra que una IA se vuelva consciente, pero no hay una definición clara de lo que es la conciencia, así que esa discusión no tiene punto de partida. Por lo mismo, si una IA se volviera consciente no tendríamos forma de saberlo. Pero el problema es que sólo vemos lo malo de esto sin pensar en los beneficios. Si vemos el caso de eBay o Craigslist: es igual de fácil para mí hacer una transacción positiva como negativa, pero los antropólogos y sociólogos que han estudiado estos sistemas descubrieron que en un ambiente abierto la relación entre actos buenos y malos es de 10 mil a uno. Eso me da mucho optimismo porque el ser humano tiende a escoger lo bueno con tecnología.

MAM: Ahora quiero hablar un poco de Moore’s Law, específicamente sobre el final de esta teoría que dice que la cantidad de transistores en un chip se duplica cada determinado tiempo y hay artículos que dicen que por limitaciones físicas estamos alcanzando un límite.

SI: Cuando la gente habla de un límite físico, cien por ciento del tiempo están mal. Déjame darte un par de ejemplos: el límite al que habíamos llegado cortando silicón era 250nm (millonésima parte de un metro), que es el tamaño del láser que usamos y mucha gente dijo que ya no había manera de hacerlo más chico, pero hace poco alguien descubrió la forma de dividir eso y ahora alcanzamos 125nm y después la mitad de eso y luego la mitad y hoy en día estamos en 7nm. A un año de la invención del circuito integrado los expertos en física de IBM dijeron que era una imposibilidad física, y así hay muchos ejemplos.

Gordon Moore, el creador de Intel predijo que cada 18 meses se doblaría el número de transistores en un microchip, eso es la Ley de Moore. Lo que sucede es que esto aplica a cinco tecnologías: electrónica, mecánica, tubos de vacío, transistores y circuitos integrados. Si observamos las gráficas de progresión en cada una, vemos que suben, alcanzan su límite físico, Cuando lo alcanzan usamos esa tecnología para diseñar la siguiente generación. Así ha sucedido cinco veces consecutivas. Es correcto que nos acercamos al límite físico de circuitos integrados porque los chips se están sobrecalentando ahora que alcanzamos los siete nanómetros y dicen que es el fin, pero ya hay cuando menos tres tecnologías que podrían saltar esa traba: Diseño de Chips 3D, Computación Óptica y Computación Cuántica. Van a surgir dos o tres más en el próximo año y cuando alcancemos el límite físico de la computación algo brotará. Mi apuesta es que será Computación Cuántica. Necesito mucho tequila para explicarte lo que es porque nadie está seguro cómo funciona, pero básicamente son fotones entrelazados y los puedes prender y apagar, que es la base de la computación, saber si un chip está encendido o apagado. Hoy tenemos gigabytes por cada cm de chip y si pasamos a tecnología cuántica la cantidad se vuelve infinita. Eso está a 10 años de distancia, pero va a suceder. La nueva computadora cuántica de Google opera 100 millones de veces más rápido que una normal.

La prensa siempre dice que se acerca el fin de la Ley de Moore, pero se equivocan.

MAM: ¿Entonces, la siguiente pregunta es qué tan chico se va a volver mi Smartphone?

SI: De nuevo, gran pregunta. Hace 20 años era del tamaño de un edificio. Se nos olvida que en 15 años va a medir como un glóbulo rojo. El poder de computo del iPhone cabrá en un glóbulo y Ray Kurzweil, uno de los fundadores de la universidad, propone que cuando alcancemos ese punto podremos poner nanobots en tu cerebro y podríamos pensar mal de eso, pero lo bueno es que puedes hacer todo tipo de análisis en tu cuerpo: imagina que cada célula de tu cuerpo va reportando niveles de enzimas, virus que están atacando y podemos enviar ayuda a cada problema. Es un cambio fundamental.

MAM: Espero poder ver eso.

SI: En 15 años. Bueno, si lo vemos desde el punto de vista del envejecimiento, hemos ido incrementando la expectativa de vida de manera continua. Hace mil años el promedio de vida era 25, hace 100 era 42 y ahora es 80. Hay un punto en el tiempo conocido como Velocidad de Escape: hoy por hoy con cada año que pasa vamos aumentado tres meses a tu vida. Tengo un amigo que tiene una enfermedad del hígado y le dan medicinas para estabilizarlo porque saben que en dos años existirán medicinas para nivelarlo por cinco años. O sea que no tienes que encontrar una cura para algo sino una solución hasta el siguiente avance.

Y cuando lleguemos a ver los niveles dentro del cuerpo eso me permitirá extender mi salud hasta el punto de Velocidad de Escape, que implica que por cada año que pasa podemos añadir más de uno a tu vida. Y en ese momento habrá gente que podría vivir por periodos arbitrarios de tiempo porque por cada cinco años de vida te aumentan 10. La facultad de la universidad dice que 15, Ray dice 10. Lo que es seguro es que no está a 100 años de distancia. Y también hay un precedente biológico en especies que no mueren por vejez. Hay una medusa que no muere al envejecer. Resulta que la muerte es un mecanismo evolutivo para que tus genes se reciclen, por lo que no es una condición inevitable.

MAM: ¿La inmortalidad será el siguiente dilema moral?

SI: Y eso causa mucha preocupación a religiones que venden el cielo. Pero bueno, piensa en lo que implica para planes de retiro, planes de salud, seguros de desempleo, de vida, todo.

MAM: ¿Y esto lo ves como algo global? Porque cuando la gente habla de tecnología avanzada siempre creen que sólo se ve en laboratorios en California, pero con tecnologías de código abierto e internet, esto podría cambiar.

SI: Sí, y aquí te va el gran cambio demográfico: en 2010 había 1.2 billones de personas conectadas a internet, hoy hay tres billones, y para el final de esta década habrá seis billones. El mercado más grande de la historia se va a formar en los siguientes cuatro años. Hay tecnologías que avanzan este número: satélites que transmiten banda ancha, Google Loon, Facebook tiene su Drone Project, Airbus tiene un avión solar y Skyfi es una compañía israelita que quiere transmitir gigabytes con satélites para el 2020. Te voy a dar uno de mis ejemplos favoritos de lo que implica este desarrollo: tengo una foto de pescadores vietnamitas que dependían de un barco que les entregaba diesel para sus botes y un día el barco ya no llegó. Se quedaron sin diesel, pero un niño buscó la solución y encontró paneles solares y ahora tienen barcos solares, inventaron barcos de energía solar. Compraron los paneles por internet enviados de Taiwán. Así tienes tecnología de punta en los linderos de la civilización con innovación disruptiva. Eso me emociona porque cuando la gente le ponga las manos a la impresión 3D, Bitcoin y drones habrá muchas cosas interesantes. Vamos a ver una explosión de innovación en todo el mundo, no sólo en laboratorios o en Silicon Valley, sino en todos lados. Hay partes negativas porque criminales y terroristas también tienen acceso a la tecnología, pero los beneficios simplemente superan a los riesgos.

MAM: Y en teoría, al menos, el bienestar general debería minimizar el crimen.

SI: Sí, debería. Si vemos atrás 200 años, 80% de la población vivía en pobreza extrema, hace 100 era 50%. Hoy estamos casi al 10% y Bill Gates dice que para 2030 nos habremos librado de la pobreza extrema. Creíamos que eso nunca sucedería. Y eso es por tecnología.

 

Mateo Aguilar Mastretta
Editor de nexos en línea.

Salim Ismail es un emprendedor, estratega tecnológico e ingeniero de software.
Fue vicepresidente de Yahoo!. Creó una empresa de noticias que se vendió a Google. También es autor del best seller, Exponential Organizations y fue el Director Ejecutivo Fundador de Singularity University. Ahora se dedica a ser embajador de la universidad y dar conferencias en las que expone los efectos revolucionarios de la tecnología en la creación y administración de empresas.

 

2 comentarios en “Una nueva forma de hacer negocios.
Entrevista a Salim Ismail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>