En esta entrevista de 1992, la ensayista Pascale Casanova dialoga con el escritor Patrick Chamoiseau, heredero de la búsqueda estética y política de otros antillanos como Aimé Césaire o Édouard Glissant, que aborda la obra de Derek Walcott y celebra la entrega del Premio Nobel de aquel año.

Pascale Casanova: Pensábamos que usted, como poeta antillano y defensor de la créolité, conocía seguramente muy bien a Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura 1992, y que debe provocarle sin duda sentimientos contradictorios. Debe de ser difícil y estupendo a la vez puesto que, por un lado, se trata de un poeta y escritor en lengua inglesa y, por el otro, esto significa el reconocimiento de la antillanidad.

Patrick Chamoiseau: Sí, estupendo porque es un escritor dedicado a la antillanidad, a eso que llamamos la créolité, pero el hecho de que escriba en lengua inglesa no me incomoda en absoluto. Usted sabe que la realidad cultural caribeña se transporta por medio de distintas lenguas vehiculares, las antiguas lenguas coloniales que se fueron entonando con realidades antropológicas diferentes. A pesar del multilingüismo, existe una unidad cultural patente en todo el Caribe. Entre Derek Walcott y Édouard Glissant, uno en lengua inglesa y el otro en lengua francesa, hay una unidad de visión, de percepción, una complicidad en cuanto a la visión del mundo y en cuanto al examen de la condición humana de hoy.

walcott-2

PC: Entonces otra vez podríamos constatar, por un lado, la extraordinaria libertad de la Academia Sueca que está privilegiando a un poeta que no es de lo más traducido y difundido en el mundo. Y por otro, podríamos decir que esto confirma la mundialización del Premio Nobel porque el primer negro tuvo que esperar 87 años para ser recompensado: fue Wole Soyinka en el 87 o en el 88. Este será entonces el segundo poeta negro en el palmarés del Nobel lo cual es importante. Y estos premios confirman une especie de dirección que se toma para mostrar y extender la investigación literaria.

PCh: Claro. Pero cuando uno conoce la obra de Derek Walcott no hay tanta sorpresa. Es una obra totalmente créole, usted sabe que él es una especie de chabin, mezcla de blanco y de negro, que nació en Santa Lucía. Aunque escribió teatro y otras cosas, es sobre todo poeta. Y su poesía expresa esa identidad mosaico, la identidad del Caribe, una identidad que surge tanto de Europa como de África, India o Asia, y que no deriva de fenómenos de síntesis armoniosos pero que permaneció en términos de mosaico y de difracción. Hay que partir de su dolor originario. Toda la civilización caribeña se fundó en el genocidio amerindio y en la trata de esclavos. Por eso hay una visión muy dolorosa en la obra de Derek Walcott, la visión de ese mar Caribe tapizado con los antiguos esclavos que eran arrojados por la borda. La obra de Walcott habla a menudo de que la unidad caribeña es submarina porque ese tapiz de cadáveres conecta todas las islas unas con otras. A partir de ese vasto cementerio se produce un fenómeno de sincretismo, un fenómeno de créolización por el que la identidad caribeña es una prefiguración de lo que va a pasar en el mundo en cuanto a multiculturalidad, transculturalidad y multilingüismo.

PC: Creo que es una obra estupenda sobre todo por lo que usted explica: esa mezcla extraordinaria de la créolité. Como usted lo dice, la obra de Walcott es una forma muy precisa de poner en práctica esa naturaleza mixta de las culturas. Esta mañana, en las ondas de radio, escuchábamos a su futuro editor en francés y nos contaba de las dificultades que tenía para encontrar un traductor de las obras de Walcott porque justamente hay una mezcla de inglés, de francés, de español, de créole.

PCh: Sí, bueno, es como lo que yo he narrado en Texaco y como lo que hago en mi oficio de escritor, en ese llamado a todas las lenguas del mundo. Cuando uno se instala en la lengua francesa se pueden invocar ecos de la torre de Babel o invocar todas las lenguas del mundo porque el área caribeña es a la vez compleja y multilingüe y, además, el escritor siempre se confronta a la presencia de todas las lenguas del mundo. Y en todas estas lenguas, de ahora en adelante, vamos a edificar otros lenguajes. Es lo que yo hice en Texaco y es lo que ha hecho, desde hace mucho tiempo, Derek Walcott con la lengua inglesa. Entonces hay una presencia muy particular en la lengua inglesa porque incumbe a la vez al créole, al francés. Y también incumbe a la poética de todas las otras lenguas que serán admitidas, invocadas y suscitadas. Un poco como si declaráramos que de aquí en adelante Babel es viable. Tal vez es ese el camino que ha sido recompensado con este Nobel: esa percepción de que existe una puesta en relación del mundo a partir de la poética de la multiculturalidad, de la transculturalidad y del multilingüismo.

PC: Bueno, última pregunta para templar un poco nuestro optimismo: se trata de un poeta de lengua inglesa. Esto quiere decir ciertamente que, aun si podemos hablar de Babel, es el inglés el que está siendo privilegiado. Usted decía hace un rato,con los micrófonos en off, que lamentaba que no hubiera sido premiado Édouard Glissant que también estaba nominado. ¿Qué piensa de esta dominación del inglés?

PCh: De acuerdo, pero si uno vive la poética del multilingüismo muchas cosas se modifican. Quiero decir que hoy sabemos que cuando una lengua desaparece, su muerte recae sobre todas las lenguas. Cuando una lengua desaparece todas las demás lenguas del mundo se empobrecen. Y cuando nos representamos el área caribeña no podemos pensar en términos de lenguas. Al contrario, queremos vivir todas las lenguas del Caribe en el amplio sentido de la palabra. Cuando defendemos el créole en nombre de todas las lenguas del mundo, defendemos tanto el francés como el inglés. El hecho de que Walcott escriba en inglés no nos incomoda para nada porque con ese inglés expresa un llamado patente al multilingüismo y construye un lenguaje muy particular que vive gracias a todas esas otras presencias lingüísticas.

PC: Claro, yo me refería al inglés también en el sentido de que Walcott es profesor en Estados Unidos y porque el inglés tiene más circulación.

PCh: Eso sí, cuando uno es escritor en inglés se llega más rápido al resto del mundo.

 

Pascale Casanova
Ensayista y socióloga de la literatura. Entre sus principales obras destacan La república mundial de las letras y La langue mondiale.

Patrick Chamoiseau
Ensayista y novelista martiniqués. Autor, entre otros, de Texaco y Éloge de la créolité.

Traducción de Álvaro Ruiz Rodilla. Entrevista transmitida en el programa Panorama el 9 de octubre de 1992 en la cadena nacional France Culture.