• La extradición de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” ocurre a pocas horas de la toma de protesta de Donald Trump, y pocas horas después de que se resolviera de forma apresurada el último amparo interpuesto por la defensa de Guzmán Loera. Es probable que existiera preocupación, de cualquiera de las tres partes involucradas (el gobierno de México, las autoridades norteamericanas y el propio Chapo), ante la incertidumbre que genera la llegada del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

extradicion

• Después de la pifia que significó la fuga del Penal del Altiplano, mantener en prisión a Guzmán Loera constituía una carga para el gobierno de Peña Nieto. La llegada de Trump a la Casa Blanca supone el riesgo de que los nuevos responsables de gestionar la extradición desde Estados Unidos (que incluirán al polémico Fiscal General, Jeff Sessions) pusieran trabas que demoraran indefinidamente el proceso. No se puede descartar que desde Los Pinos se exhortara al Poder Judicial a emitir un fallo para concretar la extradición en los términos acordados con la administración de Obama.

• Las autoridades norteamericanas interesadas en la extradición, que incluyen a los fiscales que promueven juicios en contra de Guzmán Loera ante cortes en Nueva York y otros estados, probablemente alertaron al gobierno de México sobre la posibilidad de que las condiciones contempladas para la extradición ya no se mantuvieran con la llegada del nuevo Fiscal General. 

• En los últimos meses que pasó en el Centro Federal de Readaptación Social 9 de Ciudad Juárez, Guzmán Loera vivió en condiciones duras (su defensa incluso denunció acoso sexual por parte de custodios del penal). Es probable que, en virtud de estas condiciones, y ante la incertidumbre por el cambio de gobierno en Estados Unidos, la misma defensa del Chapo accediera a destrabar el proceso.

• Es poco probable que la extradición Guzmán Loera propicie la atomización del Cártel de Sinaloa. Es una organización con líderes que han permanecido varios años, con vínculos familiares y de compadrazgo y con precedentes de cumplimiento de acuerdos en el largo plazo. También es importante destacar que Guzmán Loera no es el único líder del Cártel del Pacífico y que existen acuerdos al interior de la organización sobre la distribución de responsabilidades.

 

Eduardo Guerrero Gutiérrez
Socio de Lantia Consultores.

 

Un comentario en “Apuntes sobre la extradición de Joaquín Guzmán Loera

  1. Lo malo del asunto es que a unos delincuentes mexicanos, las autoridades los sueltan por cualquier pretexto, mientras que a otros los extradictan aunque sea tarde, como es el caso del Chapo, quien al dejar Ciudad Juàrez, por fin nos dejò dormir tranquilos a todos los fronterizos. Vale.