El opio fue producido primero en la India y el Asia Menor. Antes de 1767 las importaciones de opio a China desde la India no habían pasado de 200 cajas por año. El gobierno Qing permitió que el opio importado se utilizara como ingrediente medicinal. En 1773 el gobierno de la India Británica adoptó la política de exportaciones en gran escala a China y garantizó a la Compañía de Indias Orientales el derecho de monopolizar ese comercio en la India. Para asegurar el cumplimiento de su política en 1797 también dio a la compañía el derecho exclusivo de procesar el opio. Hacia el año 1800 el opio introducido a China había llegado a 2,000 cajas.

En 1813 el costo de una caja de opio de alta calidad en la India era de 237 rupias, pero su precio en subasta, incluyendo el impuesto con que lo gravaba el gobierno de la India Británica, era 10 veces esa suma, 2,428 rupias. Con anterioridad a la importación masiva de opio en China, la Compañía gastó grandes sumas cada año en dólares-plata para comprar té y sedas chinos. Pero después de que obtuvo el monopolio de la producción de opio y de las ventas en la India, tan sólo el monto de sus exportaciones a China financiaba la compra de grandes cantidades de sedas y té chinos.

El impuesto al opio se volvió un importante rubro en los ingresos del gobierno colonial de la India Británica, a una tasa de más del 300 por ciento ad valorem. Tal impuesto, recolectado en 1829-30, por ejemplo, sobrepasó el millón de libras esterlinas, cerca de 1/10 de su ingreso total anual. Para los comerciantes de la droga esto era muy rentable. William Jardine, el mayor de los traficantes ingleses de opio, reveló en una carta personal que “en los buenos años las ganancias brutas llegaban a veces a 1,000 dólares por una caja”. Jardine se abrió paso hasta llegar a la Cámara de los Comunes sin mucha dificultad en 1841. Otro traficante de opio, James Matheson, quien volvió a Inglaterra desde China en 1841, hizo tanto dinero que a su regreso compró una isla más allá de la costa occidental de Escocia y que “nada más” le costó 329,000 libras esterlinas. Luego fue condecorado por la reina Victoria.

Fuente: La guerra del opio, Ediciones en lenguas extranjeras, impreso en la República Popular China, Pekín, 1980.